La situación en Afganistán preocupa a Rusia y a sus aliados en la región

Se reúnen en Sochi los miembros de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC). Fuente: ITAR-TASS

Se reúnen en Sochi los miembros de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC). Fuente: ITAR-TASS

El pasado 23 de septiembre los líderes de los países que forman parte de la Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva (OTSC), Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguizistán, Rusia y Tayikistán, se reunieron en Sochi. Los participantes constataron que actualmente los principales desafíos y amenazas proceden de Afganistán.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, declaró: “Nos preocupa la situación en Afganistán debido a prevista reducción de la presencia militar extranjera a partir del 2014, lo  que puede conducir a una ulterior degradación de la situación en este país que afectará de forma negativa a toda la región”. 

En la cumbre se afirmó que Afganistán es ahora una zona de inestabilidad, una fuente de difusión del fundamentalismo islámico, un territorio donde tienen base grupos terroristas y extremistas y donde hay campamentos de preparación de guerrilleros, entre los cuales hay ciudadanos de estados miembros de la propia OTSC. 

OTSC

La Organización del Tratado de Segurida Colectiva agrupa a  Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán. El tratado se firmó en 1992 con el objetivo de luchar contra el terrorismo y el crimen organizado. Azerbaiyán, Georgia y Uzbekistán formaron parte pero se retiraron. En las prioridades de la política exterior rusa presentadas en diciembre del 2012, la OTSC ha recibido una importante atención.

Además, en el norte del país funcionan más de 2.000 narcolaboratorios cuya producción sale hacia Rusia, a través de la región del valle de Ferganá, Kirguizistán y Kazajistán, para llegar posteriormente a Europa Occidental.

Por este motivo el Consejo aprobó una serie de medidas destinadas a reducir la posible influencia negativa procedente de Afganistán tras el 2014. Se pretende aumentar la protección de la frontera entre Tayikistán y Afganistán, y para ello se proporcionará ayuda técnica y militar a la antigua república soviética. También se propuso reforzar la frontera con armamento complementario y, si es necesario, con policías fronterizos de los países de la OTSC, en primer lugar de Rusia. 

La presidencia de la organización es rotatoria. En esta ocasión ha pasado de Kirguizistán a Rusia, por lo cual el presidente ruso Vladímir Putin habló de las prioridades de la actividad de la OTSC en el año 2014. Además del incremento del potencial militar de los estados miembros, debido a los cambios en la situación geopolítica de Afganistán, se prevé la aprobación de una serie de medidas para optimizar el sistema de seguridad colectiva de la OTSC con el fin de combatir el terrorismo internacional, el extremismo, el comercio ilegal de drogas y la inmigración ilegal. 

Se prestará especial atención a la mejora de las fuerzas y a los medios de seguridad colectiva, lo  que incluirá un sistema unido de defensa antiaérea, fuerzas aéreas y fuerzas colectivas para operaciones especiales. Además, se ha planteado la posibilidad de desarrollar unas fuerzas de paz propias que puedan actuar en cualquiera de los países miembros de la organización y también en misiones de las Naciones Unidas. 

Los líderes también trataron el tema de la cooperación entre los países de la OTSC a la hora de lidiar con las consecuencias de las situaciones de crisis y las catástrofes naturales. Estudian crear una red de bases de reservas materiales para ayudar a los afectados por catástrofes naturales, tecnogénicas o militares. 

Asimismo, trataron el conflicto sirio y coincidieron en que la crisis del país árabe sólo se puede regular mediante métodos políticos y diplomáticos. Los países miembros respaldaron la iniciativa para que se entregue el armamento químico bajo control internacional para su posterior destrucción y que Damasco se una a la organización para la prohibición de armas químicas. 

Bajo iniciativa rusa, el Consejo de la OTSC emitió una declaración especial sobre Siria en la que también se destaca que los países miembros de la organización tienen intención de continuar sus esfuerzos conjuntos para defender las normas y principios del derecho internacional y el papel central de la ONU en los asuntos internacionales.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.