Rusia salva a Siria del ataque pero no de la guerra

Fuente: AFP / East News

Fuente: AFP / East News

Rusia Hoy recoge la opinión de algunos sirios que viven en Moscú sobre la iniciativa rusa de puesta del arsenal de armas químicas bajo control internacional. Muchos de ellos consideran que esta iniciativa responde a los intereses de Israel y Bachar el Asad, y no a los de Siria y su pueblo.

Hasán Aldash (ingeniero, empresario)

Las grandes potencias mundiales no respetan los intereses de nuestro pueblo, su derecho a la libertad y la democracia, a una vida digna, a ellos no les preocupan las consecuencias que puede sufrir nuestro país. Las armas químicas eran un método de disuasión de un posible ataque por parte de Israel. El régimen ha aceptado rápidamente a prescindir de estas armas sólo para seguir en el poder. La iniciativa rusa en este contexto es un juego pactado con América y el régimen de El Asad. La propuesta rusa, en su forma actual, únicamente beneficia al régimen, pero debilitará a Siria y dará a Israel total libertad para actuar.

Amin Aldaguer (doctor en ciencias tecnológicas, empresario)

La iniciativa de Rusia es buena si consideramos que previene un ataque a Siria, y en este sentido salva a muchos sirios de la muerte y la pobreza. Si se hubiera llevado a cabo el ataque, en Siria habrían ganado los islamistas radicales. Pero la iniciativa rusa no puede poner fin a la crisis si no trata además de detener la entrada de soldados del extranjero y de presionar sobre las partes enfrentadas para que estas participen en Ginebra-2 en busca de una solución política y de la creación de un gobierno de transición para la unidad nacional.

Nidal Abu-Ali (médico, funcionario)

Ya está bien de decir que esta iniciativa rusa ha detenido una posible agresión contra Siria. Esto no soluciona el problema. Es necesaria una decisión política, hay que sentarse a la mesa de negociaciones, y esta iniciativa puede ayudar a que esto se produzca. Rusia ha hecho lo que tenía que hacer, ahora Estados Unidos debería dejar de vender armas a los terroristas. Después de esto sólo quedará la auténtica oposición, y entonces ambas partes podrán negociar la paz. Pero Rusia debería tener un programa claro para unas negociaciones de paz que satisfagan las exigencias democráticas del pueblo sirio, cuya necesidad reconoce incluso el gobierno sirio.

Nedal Judr (médico, administrador)

Localización de la Flota rusa en el Mar Mediterráneo

El hecho de que todos los problemas del régimen se solucionen a costa de la seguridad del país provoca cierto sentimiento de ofensa. Las armas químicas, a fin de cuentas, son propiedad de los sirios, y ahora se han convertido en moneda de cambio para salvar al poder dejando al pueblo sirio en una situación sin salida. He aquí la cuestión: ¿si esta iniciativa-pacto detiene la violencia desde el exterior, podrá detener también la violencia interior? Rusia debería ejercer presión sobre el régimen y no olvidar que las exigencias por las que el pueblo salió a la calle hace ya dos años y medio son justas. El pueblo pide libertad, justicia y democracia. ¿Dónde está la iniciativa rusa en estas cuestiones?

Ahmed Al-Deri (farmacéutico, empresario)

Yo creo que todas estas iniciativas y estos pactos alrededor de Siria giran sobre un mismo punto: la seguridad de Israel, y no la seguridad del pueblo sirio. Y la última iniciativa alarga la vida del régimen de forma indefinida y pone al pueblo sirio en una situación peligrosa y humillante. ¿Y qué le importa esto al régimen? El régimen estará de acuerdo incluso si se queda una pequeña parte de Siria. Moscú sabe todo esto y, quizás, incluso permite el desmembramiento de Siria si cree que esta pequeña parte satisfará sus intereses. Me gustaría que Rusia fuera sincera con todas sus consignas, que realmente defendiera al Estado sirio y no al régimen.

Rusia Hoy ha obtenido también la opinión de un experto sobre esta cuestión.

Hazem Nahar es analista político del Centro Árabe de Investigación y Estudios Políticos en Doha, Catar.

El deseo de privar a Siria de las armas químicas responde a los intereses de Estados Unidos e Israel. De este modo, el estado sirio se quedará sin las armas que han servido como contención de Israel. Occidente puede estar de acuerdo con que El Asad se quede en el poder durante el periodo de transición si pacta con Rusia respecto a este tema, aunque esto no ayudará a los sirios. Y entonces surge una pregunta: ¿podrá Occidente detener la guerra en Siria? La guerra que ya dura más de dos años ha creado una nueva realidad, que es la siguiente: la oposición ya casi fabrica sus propias armas, existen muchas fuentes de suministro de armamento y financiación.

Y entonces surge otra pregunta: si, por ejemplo, la iniciativa sale adelante, ¿dónde está esta oposición que accederá a participar en Ginebra-2, incluso si Estados Unidos y Francia lo desean? La alianza de las fuerzas revolucionarias y la oposición no acudirá a las negociaciones, ya que es consciente de que ello implica que El Asad seguirá en el poder. Mantenerlo en el poder es el principal objetivo de Rusia, e Irán no desea esto. Israel también ve beneficioso privar a Siria de las armas químicas y mantener en este debilitado país a El Asad. Tanto Rusia como Estados Unidos están garantizando esto a Israel a través de su iniciativa-pacto.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.