Kaluga importa diseño español

Arquitectos valencianos proyectan un innovador palacio de deportes para la ciudad rusa. Fuente: servicio de prensa

Arquitectos valencianos proyectan un innovador palacio de deportes para la ciudad rusa. Fuente: servicio de prensa

El nuevo Palacio de Deportes y Juventud de la ciudad de Kaluga tendrá sello español, en concreto, valenciano. La distancia kilométrica, idiomática y climática entre la ciudad mediterránea y la rusa no han sido impedimento para que el proyecto de un equipo de jóvenes arquitectos valencianos resultara el ganador del concurso de ideas convocado por el Ayuntamiento de Kaluga.

El diseño se ha trabajado a tres bandas, con la participación de los estudios Espai MGR, El Fabricante de Espheras y A&G Proyectos y Desarrollos. Se trata de un proyecto innovador y muy ambicioso, así como un nuevo ejemplo de incursión de empresas españolas en territorio ruso.

“Es una utopía que poco a poco se ha ido haciendo realidad”, subraya Pasqual Herrero, uno de los autores del proyecto. Y es que los miembros del equipo –que no habían trabajado juntos anteriormente- solo dispusieron de 20 días para hacer el diseño y, aunque sí que tenían experiencia en concursos internacionales, nunca habían trabajado en Rusia.


Ver mapa más grande

“Lo primero que hicimos tras conocer la convocatoria fue buscar Kaluga en el Google maps”, bromea otro de los arquitectos, Bernat Ivars.

Una de las obsesiones de los autores ha sido proteger el edificio del frío, por eso, han propuesto utilizar fibra de carbono, ya que este material permite captar la energía solar a la vez que mantener la temperatura del interior y, con los tonos negros y dorados que han elegido, le dan al equipamiento exterior un toque de glamur.

Otro de los retos ha sido incluir espacios para múltiples actividades en una superficie relativamente pequeña, por eso, el edificio está concebido como una flor donde el cáliz sería la arena o pista central y  los pétalos serían los diferentes niveles superpuestos o equipamientos.

La instalación es prioritariamente deportiva –hay pistas para juegos de pelota, raqueta, zona de aguas-, pero va mucho más allá y también incluye zona comercial y de ocio, un hotel y un centro de congresos.

La versatilidad de los espacios era uno de los requerimientos, por eso, en la pista principal, en vez de utilizar pintura para marcar en el suelo las áreas y límites de las distintas canchas, se ha propuesto un sistema de iluminación que permite que apretando un botón, un campo de fútbol se convierta en dos de baloncesto o en seis de bádminton en pocos segundos.

Esta propuesta encandiló al jurado, aseguran.

Además, aunque la convocatoria del concurso de ideas solo preveía el diseño del proyecto, pero no su ejecución, los arquitectos valencianos confían en poder optar a la siguiente fase –cuyas bases todavía no se han hecho públicas- y así “poder colaborar con los colegas rusos para poder desarrollar un trabajo para nosotros muy querido”, señala Roberto Albert.

Desde Kaluga también se ha pedido a los jóvenes diseñadores una aproximación al presupuesto de ejecución, que rondaría entre los 30 a 50 millones de euros, en función de los materiales y de algunos detalles constructivos.

Sin duda, sería una buena oportunidad para estos estudios arquitectónicos, que saben que su futuro pasa por salir a buscar oportunidades fuera de España, ya que aquí, a causa de la crisis económica, “no se ve en el horizonte que las administraciones puedan concebir un proyecto tan ambicioso como el de Kaluga”.