Snowden desea llevar una vida normal

Tras pasar por una gran tensión, sigue temiendo por su seguridad y tiene problemas de dinero. Fuente: Reuters

Tras pasar por una gran tensión, sigue temiendo por su seguridad y tiene problemas de dinero. Fuente: Reuters

Edward Snowden se recupera poco a poco tras pasar tres semanas en el aeropuerto y se acomoda a la realidad rusa. Ya ha aprendido algo de la lengua rusa, según su abogado Anatoli Kucherena.

“Ahora toda va muy bien. Se está recuperando poco a poco. No está siendo atendido por un psicólogo. Para él es suficiente estar en unas condiciones normales”, dijo Kucherena en una entrevista al diario Moskovski Komsomolets 

Snowden sigue en contacto con sus familiares, viaja (está empezando a conocer Rusia) y está interesado en muchas cosas, incluidas las noticias internacionales. Según Kucherena, Snowden es consciente de que todavía corre riesgo y de que debe tomar deteminadas precauciones.”Vive en unas condiciones aceptables, tanto en relación a sus necesidades personales como a su segurirad”, explicó su abogado. 

El fugitivo de la justicia estadounidense no tiene planes para el futuro todavía. Ha recibido numerosas ofertas de trabajo, pero no se ha decido por ninguna. “Mientras considera estas ofertas, organizaremos un encuentro con su padre, y todo debería concretarse más después de esta reunión”, explicó Kucherena. 

El abogado dijo que Snowden tenía “muy poco dinero” y que por eso está tratando de que se le transfiera dinero desde los fondos recolectados de las donaciones para el extécnico de la CIA. 

Por su parte, sigue estudiando la cultura rusa. Lee los libros que su abogado le llevó al aeropuerto. El primero fue Crimen y castido de Fiódor Dostoievski. “Voy a llevarle una serie de libros. Una selección de literatura rusa en inglés. Quiero llevarle unos vídeos sobre Tolstói (que ha pedido) y otros relacionados con las tradiciones y cultura rusas, ya que el está muy interesado en ellas”, comentó el abogado. 

Lea más noticias sobre el caso de Edward Snowden

El antiguo contratista también está tratando de aprender ruso. Está estudiando un manual de iniciales y ya puede decir algunas palabras como “jorosho, jorosho” (bien, bien) o “trudno” (difícil). Evidentemente, si decide quedarse en el país, tendrá que estudiar la lengua con más intensidad.

Según lo que comenta su abogado Snowden está cansado de toda esta historia y de las revelaciones. Lleva una vida modesta, y está esperando que se rebaje toda la atención pública para poder vivir una vida tranquila en Rusia o en cualquier otro lugar.