“Arabia Saudí y Turquía arrastra a Occidente a una guerra innecesaria”

Analistas rusos critican la intervención en Siria y creen que Moscú debería prestar apoyo diplomático y militar a Damasco. Fuente: Reuters

Analistas rusos critican la intervención en Siria y creen que Moscú debería prestar apoyo diplomático y militar a Damasco. Fuente: Reuters

Es muy probable que los EE UU y sus aliados comiencen los bombarderos sobre objetivos en Siria en breve. Los expertos rusos consideran que el verdadero objetivo no es destruir el potencial de armamento químico sino reducir la capacidad militar del ejército gubernamental lo que permitiría la victoria militar de la oposición. Además, señalan que es difícil que Moscú pueda prestar ayuda militar a Damasco y que debería concentrarse en el apoyo diplomático y propagandístico.

"La acción militar será parecida a la operación 'Cañón Dorado' que se desarrolló en 1986 contra Muamar el Gadafi. Ni muy larga, ni muy costosa", pronostica el experto del Instituto de Valoraciones Estratégicas y Análisis, Serguéi Demidenko. Está convencido de que Occidente no estará dispuesto a prolongar una operación aérea y menos aún a arriesgarse a iniciar una incursión terrestre en Siria, ya que esto resultaría demasiado caro. 

En opinión de Demidenko, los EE UU no quieren involucrarse en el conflicto sirio, esta no es su guerra. Arabia Saudí, Turquía y Catar son los que están arrastrando a EE UU a este conflicto. Para estos países el derrocamiento del régimen de Bashar al-Assad se ha convertido en una cuestión prioritaria, pero no son capaces de llevarlo a cabo con sus propias fuerzas. 

Surge la pregunta de qué pasará con los centros donde se producen y almacenan armas químicas en Siria si el objetivo de la operación militar en Siria es evitar su posterior utilización. 

 Haz click en la imagen para ver la galería de fotos exclusivas de una Siria en ruinas

"Estamos hablando de bombardear los lugares de almacenamiento o producción de armamento químico. Si se realiza un ataque en un almacén de armas químicas el resultado puede ser mucho peor que lo que sucedió durante el último ataque sobre Damasco", explica el experto del PIR Center, Andréi Baklitski. Considera que los ataques se realizarán sobre objetivos de las Fuerzas Armadas: en los puntos de mando, en las líneas de comunicación. 

El politólogo Serguéi Markov también considera que las fuerzas occidentales lucharán en parte como mercenarios de las monarquías árabes en Siria. 

"Hemos aceptado comúnmente que Inglaterra y Francia actúan en Siria como el brazo de los EE UU, pero yo creo que es justo al revés: es más probable que París y Londres sean los líderes y que Washington vaya detrás, de hecho con cierta reticencia. La situación es parecida a la de Libia, pero si en Libia Francia por lo menos tenía un interés comercial (obtener el control de los yacimientos petrolíferos), en la situación siria, creo que estamos hablando de un banal soborno de los sauditas y cataríes a los gobiernos inglés y francés. Además, el dinero se entrega tanto a nivel gubernamental, como a través de contratos y a nivel personal". 

“Los países occidentales, obsesionados en Siria por la supremacía táctica, cometen enormes errores estratégicos", señala Markov. "Por desgracia estamos obligados a vivir en un mundo donde el caos y la utilización de la fuerza es cada vez mayor", dice este politólogo. 

"Nuestros socios en Washington, Londres y París están cometiendo un grave error actuando contra sus intereses". Markov recuerda: "¿Qué ganó EE UU en la guerra en Irak? Nada. ¿Qué ganaron del derrocamiento de Mubarak? Tan solo salieron perdiendo. ¿Qué obtuvieron del derrocamiento de Gadafi? ¿Qué mataran a su embajador?". 

El papel de Rusia 

Llegados a este punto surge la pregunta, ¿qué puede hacer Moscú en los días o semanas que quedan hasta la intervención? Los expertos consideran que el frente diplomático y propagandístico tan solo puede continuar la política llevada hasta ahora, dirigiéndose ya no tanto a los gobiernos, como a la opinión pública occidental. 

"Rusia tiene que concentrarse en el trabajo de la misión de los inspectores de la ONU, serán precisamente los resultados de sus trabajos los que proporcionarán bien la fundamentación para el ataque sobre Siria o la posibilidad de alzar la voz de protesta", dice Serguéi Markov. 

"En segundo lugar, tenemos que realizar una intensa campaña en los medios de comunicación internacionales, porque una gran parte de los ciudadanos occidentales están desinformados. Desde la mañana a la noche les intentan convencer de que Bashar al-Assad ha utilizado armas químicas. Tenemos que escribir y decir que esto no es más que una evidente provocación y que el ataque químico fue llevado a cabo por la oposición". 

Algunos políticos rusos consideran que Moscú no debería limitarse únicamente a los esfuerzos diplomáticos. El líder del partido nacionalista LDPR, Vladimir Zhirinovski, por ejemplo, hizo un llamamiento para que se realizara un envío masivo de armas a Siria.

Y lo cierto es que un envío urgente de misiles tierra-mar y de sistemas de defensa antiaérea podrían hacer que el ataque a Siria se retrase o incluso se interrumpiera. En primer lugar, Rusia puede reforzar los complejos tierra-mar "Yajont" que ya ha enviado a Siria, que poseen una alcance de tiro de unos 400 kilómetros y podrían dificultar las acciones de la flota aliada. 

En cuanto a medios de defensa antiaérea complementarios, los expertos consideran que los sirios simplemente no podrán desplegarlos antes del ataque, por lo que los militares rusos se verían obligados a intervenir en el conflicto del bando de Damasco. También hay que tener en cuenta que un envío urgente de armas provocarían un empeoramiento de las relaciones con Occidente. 

Por otra parte, mientras no empiece el bombardeo aún queda la esperanza de que triunfe el sentido común. El presidente Barack Obama y el primer ministro Cameron todavía tienen que obtener el visto bueno del Parlamento. Además de esto Vladímir Putin probablemente intentará explicar por última vez en la cumbre del G20 en San Petersburgo a los "amigos de Siria" lo peligroso de sus planes. 

Informes combinados con materiales de Gazeta.ru, Vzgliad.   

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.