Rusia compara el posible ataque a Siria con el de Irak en 2003

Critica que se hable de un ataque sin la aprobación de la ONU y duda del uso de armas químicas por parte del gobierno. Fuente: Reuters

Critica que se hable de un ataque sin la aprobación de la ONU y duda del uso de armas químicas por parte del gobierno. Fuente: Reuters

Moscú está muy preocupado con las declaraciones bélicas de las potencias occidentales mientras que los expertos alertan que una agresión contra Siria llevará a la descomposición del país. Por su parte, en una conferencia convocada con carácter de urgencia el lunes Serguéi Lavrov, aclaró que Rusia no va a utilizar la fuerza militar en caso de que las potencias occidentales ataquen a Siria, anunció el ministro de Asuntos Exteriores de la Federación de Rusia.

“No tenemos intención de luchar contra nadie. Todavía contamos con que de todas formas nuestros socios occidentales aplicarán su política de forma estratégica y no de reacción”, dijo Lavrov. Sin embargo, dio a entender que la invasión en Siria será una grave violación del derecho internacional, similar a las operaciones contra Yugoslavia, Irak y Libia. 

Según el ministro, todas las especulaciones en torno al empleo de armas químicas cerca de Damasco pueden ser útiles para aquellos que quieren lanzar ataques a Siria desde fuera. “Desde un punto de vista político, bueno y también del militar, al gobierno sirio no le convenía en absoluto acudir al uso de armas químicas cuando allí (en Siria) estaban trabajando los expertos de la ONU, cuando en general la situación militar era favorable al gobierno y cuando de un día para otro tiene que celebrarse una reunión ruso-estadounidense para preparar la conferencia de Ginebra”, dijo Lavrov. 

"¿Cuál es vuestro plan? ¿Cómo pretendéis hacer para que vuestra ya declarada o casi declarada, pero aún no autorizada (por el Consejo de Seguridad de la ONU), acción contra Siria resuelva los problemas de la región y no los multiplique hasta llevarla a una catástrofe?", preguntó Lavrov a Kerry.

Sin embargo, a los adversarios del presidente Bashar el Assad que quieren provocar los ataques desde el exterior sí que les sería rentable organizar esta provocación, añadió el jefe de la diplomacia rusa. Además, criticó la postura de los países occidentales que de forma categórica declaran que el ejército gubernamental está implicado en el ataque químico en las afueras de Damasco. Lavrov recordó que es indispensable presentar pruebas. 

Serguéi Lavrov alertó que el cambio de gobierno en Siria no pondrá fin a la guerra civil: “Si alguien piensa que todo terminará después de haber destruido la infraestructura militar siria bombardeándola y de dejar el campo de batalla preparado para que el enemigo del régimen alcance la victoria, esto es solo una ilusión. Incluso si se consigue esa victoria, la guerra civil continuará. La única diferencia será que los que representaban el bando presidencial serán la oposición”. 

Antes de la rueda de prensa, en una conversación telefónica con el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, Lavrov expresó su “profunda alarma” por las declaraciones sobre la disposición de las fuerzas armadas de EEUU de “implicarse” en el conflicto sirio. Moscú considera que la nueva intervención militar servirá para desestabilizar todavía más Oriente Próximo. 

Mientras tanto, expertos rusos advierten que en caso de intervención extranjera en el conflicto sirio Siria será destruida como país. “Creo que las consecuencias serán catastróficas para el mundo árabe y el mundo musulmán, el país será definitivamente destruido y en este caso Occidente no se verá como un defensor de la libertad y de la justicia”, considera el director del Instituto de Estudios orientales de la Academia de Ciencias de Rusia, Vitali Naumkin. 

El experto recordó que “la utilización de la fuerza militar sin el consentimiento del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas contradice al derecho internacional”. “Si nuestros socios occidentales se decantan por esta acción, ésta nos va a enemistar con los países miembros de la OTAN ya que nosotros consideraremos que es ilegal y, como se puede suponer, exigiremos que este asunto se discuta en el Consejo de Seguridad de la ONU”, explicó Naumkin. 

Según el experto, la intervención puede conducir a la aniquilación del régimen de Bashar al Assad. “Las fuerzas que se están concentrando alrededor de Siria superan de manera significativa por su potencial a la respuesta que puede lanzar Siria y más teniendo en cuenta que en tierra ya hay el así llamado Ejército Libre Sirio que puede realizar una ofensiva”, añadió Naumkin. 

El experto del Consejo Ruso de Asuntos Exteriores, Mijaíl Troitski, también considera que en caso de ataque de las potencias occidentales “las fuerzas gubernamentales serán aplastadas instantáneamente y el presidente Assad con sus compañeros de lucha más cercanos lo más probable es que se vean obligados a esconderse en las zonas alauitas del país”. 

“Todo esto recuerda el escenario de Irak. Como en Irak buscaban armas de destrucción masiva y no las encontraron, por lo visto aquí pasará lo mismo. El pretexto para la intervención es evidente. Sin embargo parece que todo se trata de una provocación”, está convencido el profesor de la cátedra de politología comparada de la universidad Instituto Estatal de Moscú de Relaciones Exteriores (MGIMO), Víctor Serguéyev. Según la información de los medios occidentales Estados Unidos está listo para un ataque sobre Siria, que podría ser inminente. 

"Estados Unidos y sus aliados ya han optado por lanzar un ataque masivo contra Siria y ahora es sólo cuestión de tiempo, de cuándo será asestado", afirmó hoy Serguéi Pushkov, presidente del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma, la cámara de diputados de Rusia.

Más noticias sobre la situación en Siria

Según el legislador, del partido oficialista Rusia Unida, el objetivo de ese ataque será destruir los mandos militares que "garantizan la estabilidad del régimen de Al Asad y la eficacia de la lucha contra la guerrilla".

Ello, añadió Pushkov, "permitiría a la guerrilla retomar la iniciativa que había perdido y derrocar en el menor tiempo posible el Gobierno de Al Asad".

La posible injerencia de Irán en el conflicto complica más la situación. “Hubo una declaración de uno de los jefes militares de Irán que decía que EE UU lamentaría haber intervenido en Siria. Esto significa que Irán está dispuesto a apoyar al gobierno sirio. Y esto huele a una guerra general en el Próximo Oriente”, concluye el profesor de la universidad MGIMO Víctor Serguéyev. 

Informe combinado en base a materiales de RIA Novosti,  Ministerio de Exteriores de la Federación de RusiaKommersant.