Rusos y españoles exploran las cuevas más profundas de la Tierra

En 1864 Julio Verne narraría lo que es hoy la aventura del grupo Cavex: un viaje al centro de la Tierra en busca de la sima más profunda. Este equipo internacional de exploraciones subterráneas ha conseguido el récord mundial de profundidad. El espeleólogo español Sergio García-Dils y su compañero ruso Denís Provalov son los principales investigadores. Esta semana comienzan una nueva expedición. En esta ocasión irán acompañados de Jesús Calleja, famoso alpinista y presentador del programa de aventuras 'Desafío Extremo'.

Cuando el grupo Cavex comenzó su andadura, el récord del mundo en profundidad se situaba en la cueva Jean Bernard de los Alpes franceses.  1.602 metros de profundidad era hace dos décadas la cifra máxima alcanzada en el ámbito de la espeleología. Nadie superaba esta marca.

Entonces, en 1995, de la mano del espeleólogo Alexander Klimchuk se creó Cavex, con el objetivo de reunir a un grupo de espeleólogos dedicados a la exploración de grandes cavidades verticales.

En un congreso improvisado de la Asociación Espeleológica Ucraniana se produjo la  selección de sus miembros. Sergio García-Dils resultó ser uno de los jóvenes afortunados: “En aquella etapa entré en contacto con el Cavex Team durante una beca de doctorado en la Universidad Estatal de Moscú. A partir de ese año empezamos la primera búsqueda de la caverna más profunda”. 

En el caso de Denís Provalov el contacto se estableció por ser profesor en esta misma Universidad. “Entré en este grupo de casualidad. Nunca pensé vivir experiencias tan increíbles. Ya son casi 20 años de espeleología juntos”, afirma.

La formación del Cavex se nutre en cada nueva aventura de diferentes colaboradores. Cincuenta espeleólogos han sido los elegidos para la nueva edición en el descenso de la Krubera-Voronya. 

El inicio de la aventura, el macizo de Kanín

El primer acercamiento a la fantasía de Julio Verne comenzó en el macizo de Kanín, en los Alpes julianos de la zona de Eslovenia. El grupo tenía la intención de explorar la sima Skalarjevo Brezno que superaba los 1.000 metros.  En aquella fecha el Cavex Team centró su interés en esta zona, donde ya desde 1994 se sucedieron varios récords mundiales en la categoría de expediciones verticales.

García- Dils recuerda, aún inexperto, aquella primera experiencia. “Llegar hasta esta cueva suponía cavar la entrada diariamente. Se cubría de nieve con suma facilidad al estar al lado de una ladera de montaña”. 

El tránsito del refugio, que se encontraba en la superficie, hasta la sima era muy complejo. Provalov recuerda “las temperaturas extremas, a 26 grados bajo cero, como una de las experiencias más complicadas que ha vivido junto al Cavex”. 

La aventura hispano-rusa

En 1996 el naciente equipo decidió emprender la primera expedición hispano-rusa. A varios miles de kilómetros de Eslovenia les esperaba la Sima Gesm o también llamada Sima de la Luz, en la Sierra de las Nieves, provincia de Málaga. Fue la primera aventura del Cavex en España, y contó con la financiación de la Federación Andaluza de Espeleología.

El proyecto se centró en el buceo de un complejo sifón a gran profundidad. Provalov rememora cómo lograron “un primer récord mundial al recorrer la mayor distancia de una galería inundada con complejos equipos de buceo”, instalando el campamento a -320 metros de profundidad. No consiguieron llegar a la parte seca de la cueva.

Sin embargo, en esta ocasión tampoco faltaron las anécdotas. García-Dils relata que “el final de la expedición fue verdaderamente de infarto. Faltaban 40 horas para el despegue del avión de vuelta a Rusia y todavía teníamos el vivac montado. Logramos llegar gracias a una jornada de trabajo interminable”. 

El gran récord: la cueva Krubera-Voronya

 

Campamento con miembros del Grupo Cavex en una de las expediciones. Fuente: Cavex Team

En medio del conflicto de Abjazia con la vecina Georgia, el equipo Cavex comenzó sus primeras indagaciones en la región del Cáucaso. No serían los primeros espeleólogos que pisaban la zona.

Alexander Kruber fue pionero en su interés por la morfología de estas cuevas en 1910. Estas cavidades de origen kárstico siguen causando interés 90 años después a los miembros del grupo Cavex. “Nadie imaginaba que alcanzaríamos la cota más profunda de una cueva a nivel mundial”. El récord de 2.197 metros lo alcanzarían después de varias expediciones en el año 2004.

El logro de esta meta histórica no contó con la financiación de ningún organismo. Tan solo en una edición la revista National Geographic ayudó con su patrocinio a la continuación del proyecto. Los propios investigadores financian actualmente sus viajes para conseguir su sueño: seguir explorando a máxima profundidad. Y seguidores no les faltan. El alpinista Jesús Calleja ha querido acompañarlos con su cámara en esta edición hacia el fondo de la cueva.

El último éxito, el hallazgo de nuevas especies

De todas las sorpresas que podían encontrar, el hallazgo de nuevas especies ha sido una de las más alucinantes. En el verano de 2010 se encontró en una pequeña gruta el ecosistema más profundo de la tierra. La especie fue bautizada con el nombre de Catops cavicis. Sus condiciones de vida a 1600 metros de profundidad son extremas. Un hallazgo único que permitirá en esta etapa recopilar muestras de esta fauna a -1400 y -2140 metros de la cueva.

En medio de tal abismo, García-Dils destaca que ni para él ni Provalov los récords nunca han sido lo más importante. Para estos aventureros es más fuerte la sensación de haber sido los primeros seres humanos que han pisado esta zona de suelo, única en el planeta Tierra.  

Más información en la página del Cavex team.