Snowden podría trabajar en VKontakte, la red social rusa

VKontakte es la red social más popular de Rusia, por encima de Facebook. Fuente: archivo

VKontakte es la red social más popular de Rusia, por encima de Facebook. Fuente: archivo

El extécnico de los servicios de inteligencia norteamericanos, Edward Snowden, que hace poco recibió asilo político en Rusia, dentro de unos años podrá aspirar a obtener la ciudadanía rusa, a través de un procedimiento simplificado, e incluso a trabajar en los organismos estatales.

El estatus de refugiado, el asilo temporal, contempla la posibilidad de obtener la ciudadanía rusa a través de un procedimiento simplificado”, informó a Interfax Vladímir Voloj, jefe del Consejo Social del Servicio Federal de Migración (FMS). Voljov subrayó que para aspirar a la ciudadanía rusa Snowden tendrá que vivir en Rusia varios años.

Según Voloj, al recibir el asilo temporal Snowden tendrá la posibilidad de trabajar en Rusia pero no en los organismos estatales. Sin embargo, estás restricciones se levantarán si Snowden consigue la ciudadanía.

Mientras tanto, el extécnico de la CIA ya recibe ofertas de trabajo de empresas rusas. Por ejemplo, puede unirse al equipo de la red social VKontakte, la más popular de Rusia, como especialista en la defensa de la correspondencia de los usuarios, informó el jefe del servicio de prensa de la red social Gergui Lobuskin.

RIA Novosti informa que el puesto vacante para Snowden apareció porque el fundador de VKontakte, Pável Dúrov, está diseñando un messenger para Android. Actualmente Dúrov está llevando a cabo la selección de los programadores.

El pasado 1 de agosto Pável Dúrov, a través de su página personal en la red social, ya había ofrecido a Eduard Snowden trabajar en su compañía.

Snowden podría unirse al equipo para trabajar en el protocolo de red, ¿por qué no?”, comentó Lobushkin. Lobushkin añadió que esta actividad es parecida a la de defender los datos de los usuarios de filtraciones en los sistemas norteamericanos.

Basado en materiales de Interfax y RIA Novosti.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.