“La estabilización en Siria está en manos de la oposición”

Tras la reunión con Ban Ki-moon, Serguéi Lavrov recuerda la responsabilidad de Washington ante sus socios. Fuente: AP

Tras la reunión con Ban Ki-moon, Serguéi Lavrov recuerda la responsabilidad de Washington ante sus socios. Fuente: AP

Tras la reunión del 8 de agosto con el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, declaraba que la ONU no cejará en su empeño de celebrar una segunda conferencia internacional sobre Siria. Lavrov está seguro de que es de vital importancia reunir a los representantes de Asad y a la oposición siria, ya que en plena guerra civil en el país los terroristas están ganando fuerza.

Lavrov explicó que durante el almuerzo de trabajo que mantuvo con el Secretario General de la ONU, hablaron sobre una amplia gama de temas, como por ejemplo el papel de la ONU en Afganistán después de 2014, la regulación en Oriente Próximo y el desarrollo de la situación en Egipto.

“En principio, nuestras posiciones coinciden. Por ejemplo, apoyaremos las propuestas del Secretario General tanto en el caso de Siria como en el de la regulación palestino-israelí. Además, contamos con el apoyo de la ONU en lo referente a las acciones del Grupo 5+1 (formada por los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, Rusia, EE UU, Francia y Reino Unido, y  Alemania) sobre el programa nuclear iraní”, señaló el ministro.

La reunión entre John Kerry y Serguéi Lavrov de la semana pasada fue "constructiva", según el ministro ruso y "pragmática", según fuentes de los EE UU. Lavrov aseguró a periodistas que los ministros han acordado otra reunión a finales de este mes para preparar la conferencia de Ginebra entre el régimen sirio y la oposición. El encuentro tuvo lugar tras la cancelación de Obama de su reunión con Putin debido al caso Snowden.

A la pregunta del diario Kommersant sobre si Ban Ki-moon había perdido la esperanza de convocar una conferencia internacional sobre Siria, Serguéi Lavrov declaraba: “No ha perdido la esperanza, pero únicamente se verán resultados en caso de que todos jueguen al mismo juego”.

Y aclaraba: “Rusia ha cumplido con sus obligaciones: el régimen sirio está dispuesto a enviar una delegación sin condiciones previas, ahora todo está en manos de la oposición”.

Anteriormente, Moscú y Washington habían acordado que Estados Unidos conversaría con los oponentes de Bashar al Asad. Sin embargo, todavía no se ha conseguido sentar a la mesa de negociaciones a los opositores sirios.

Según Serguéi Lavrov y Ban Ki-moon, el retraso de Ginebra 2 conllevará serias consecuencias para Siria y para toda la región. “Cuanto más tiempo tardemos en resolver este problema, más evidente se hará la necesidad de prestar atención a la amenaza del terrorismo. Los radicales están tomando las riendas del llamado Ejército de Liberación Sirio, y esta es una amenaza común tanto para los que ostentan en la actualidad el poder como para los que opinan que el gobierno debería cambiar pero desean conservar un estado laico multiconfesional”, comenta Lavrov.

La única salida posible de esta compleja situación se encuentra en el comunicado de Ginebra del año pasado, en el que se establecía que el gobierno y la oposición debían negociar la manera de garantizar la paz nacional y crear un órgano de transición que prepare unas elecciones y diseñe el proyecto de la nueva constitución. 

Publicado originalmente en ruso en Kommersant.