Se cumple medio siglo del 'teléfono rojo'

Los mensajes se transmitían a través de teletipo. Fuente: Corbis

Los mensajes se transmitían a través de teletipo. Fuente: Corbis

La célebre línea telefónica directa entre los mandatarios de EE UU y la URSS entró en funcionamiento hace cincuenta años. Aunque los métodos de comunicación no eran como la gente se los imaginaba.

La línea directa (popularmente conocida como 'teléfono rojo') Washington- Moscú fue creada en el año 1963 después de la crisis de los misiles en Cuba, сuando los americanos necesitaron 12 horas para descifrar el mensaje de Nikita Jrushchov a John Kennedy, utilizándose posteriormente como línea de emergencia entre los líderes de las dos superpotencias en plena Guerra Fría.

La leyenda envuelve a esta línea, siendo su propio nombre un ejemplo ilustrativo. Así, al principio, esta línea no era ni directa ( la comunicación se realizaba por cable,  que iba por el fondo del Atlántico y luego  a través de  Londres, Copenhague, Estocolmo y Helsinki, y sólo a partir de 1978  por sistemas de satélites internacionales) ni tampoco era telefónica; los mensajes que se intercambiaban los jefes de estado eran mensajes de texto. Se transmitían a través de teletipo, y el teléfono propiamente dicho fue establecido a principios de los 70, en tiempos de Leonid Brézhnev.

Hace tiempo que esta línea no se utiliza (ahora los presidentes se comunican realmente  por teléfono directo) pero todavía disfruta de amplia popularidad. No hace mucho en el  diario The Washington Post fueron publicadas  las memorias del ex jefe  de la 'sala de operaciones' de la Casa Blanca , Michael Bon que trabajó con los presidentes Lyndon Johnson, Richard Nixon y Jimmy Carter. En períodos de tensión, intercambiaban a menudo mensajes con los dirigentes soviéticos.

La primera prueba fue llevada a cabo el 30 de agosto de 1963. Los americanos transmitieron a Moscú la frase "un zorro rápido y pardo saltó sobre el lomo de un perro holgazán “ ( “The quick brown fox jumped over the lazy dog´s back”) , esta frase contenía todas las letras del alfabeto inglés. Esta línea alcanzó su máxima intensidad en los primeros días de la guerra árabe-israelí de 1967 (Guerra de los Seis Días), por aquel entonces se transmitieron cerca de 20 mensajes. Bon menciona que Robert McNamara, a la sazón secretario de defensa de EE UU, despertó al presidente Johnson a las siete de la mañana informándole de que por línea directa se había recibido el mensaje de Kosigin, jefe del gobierno soviético. Éste pedía presionar a Israel  para detener la guerra en Oriente Próximo. Los americanos tratando de  confeccionar una  respuesta se dirigieron  previamente a los soviéticos preguntándoles cómo  denominar al destinatario. Desde Moscú comunicaron: “Camarada Kosigin”.

Los mandatarios de EE UU y la URSS intercambiaron mensajes en 1971 con motivo del recrudecimiento de la guerra indo-pakistaní de 1971 y también en 1979 cuando los americanos manifestaron su protesta contra la ocupación de Afganistán por las tropas soviéticas. Por aquel entonces, tras haber amenazado a la Unión Soviética con graves consecuencias, el presidente de EE UU finalizó la carta dirigida a Brézhnev de manera bastante diplomática : “con los mejores deseos, Jimmy Carter”. No obstante, el teléfono rojo se usaba también para informar de cuestiones no estrictamente  bélicas. Así, Johnson ordenó transmitir información a la Unión Soviética sobre los vuelos de las naves espaciales Apollo.

En el año 1985, un nuevo canal se añadió a esta línea directa, la comunicación por fax. Precisamente por este medio, Reagan recibió un largo mensaje escrito a mano por Gorbachov, cuya letra, en palabras de Bon, provocó muchos quebraderos de cabeza a los traductores americanos. Gorbachov y Reagan fueron los últimos dirigentes en utilizar esta línea. En 1991, fue establecida la comunicación telefónica directa  siendo los primeros en utilizarla Borís Yeltsin y George Bush padre.

Artículo original en la página web