Gazprom firma un acuerdo para hacer exploraciones en Bolivia

Funcionarios de Gazprom y Total firmaron un acuerdo con el presidente de Bolivia, Evo Morales. Fuente: YPFB.

Funcionarios de Gazprom y Total firmaron un acuerdo con el presidente de Bolivia, Evo Morales. Fuente: YPFB.

La compañía rusa y la francesa Total asumen todo el riesgo de la inversión, 130 millones de euros, tras firmar un acuerdo con la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB).

“Es la primera vez que un país tan grande como Rusia nos pide una reunión bilateral y a mi me sorprendió que Bolivia sea invitado para una reunión de carácter bilateral. Es histórico, inédito para todo el pueblo boliviano. Mi gran deseo es que Rusia esté presente en América Latina y El Caribe”

Las palabras del presidente boliviano Evo Morales, pronunciadas en la víspera de su viaje a Moscú a principios de julio para asistir a la Cumbre del Foro de Países Exportadores de Gas (FPEG) subrayan la importancia, para el país andino, de estrechar sus lazos políticos y económicos con Rusia.

El FPEG, fundado en 2001 en Teherán, es un organismo internacional que reúne a trece de los principales productores de gas a nivel mundial (representan el 60% de las reservas del planeta) con el objetivo de promover una estrategia común para la comercialización de este importante recurso energético no renovable. Entre los miembros del grupo se encuentran Rusia, Bolivia, Venezuela, Algeria, Iran y Libia.

Amenazados por el descubrimiento de vastas reservas de gas de esquisto en los Estados Unidos (un hidrocarburo no convencional y más barato) los países participantes en la cumbre de Moscú hablaron de la necesidad de asociar la venta del gas con la del petróleo, en términos de precios, así como de la importancia de los contratos de exportación a largo plazo que garantizan la estabilidad del mercado internacional.

El encuentro entre Evo Morales y su homólogo ruso Vladímir Putin, sostenido al margen de la cumbre internacional, confirmó que el ámbito del gas representa uno de los pilares en las relaciones bilaterales entre los dos países.

Bolivia necesita que Rusia amplíe su presencia en la exploración y explotación de sus recursos nacionales para que se aprovechen por entero las reservas de gas natural, actualmente que suman un total de 11,2 billones de pies cúbicos.

“En las próximas semanas llegará a La Paz una comisión rusa para conocer de primera mano el potencial energético del país así como una representación de la empresa Gazprom para firmar contratos con YPFB (Yaciemientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos)”, anunciaba Rubén Saavedra, ministro de Defensa, al finalizar la reunión presidencial.

Uno de los puntos mas destacados del acuerdo suscrito entre los dos mandatarios prevé que la petrolera estatal rusa Rosneft se sume a Gazprom para realizar tareas de prospección de hidrocarburos en Bolivia: una operación que permitirá al gigante ruso del petróleo, ya presente en México, Venezuela, Brasil y Perú, profundizar su expansión territorial en Latinoamérica.

En la jornada de ayer, en La Paz, ejecutivos de la petrolera estatal boliviana (YPFB) firmaron con Gazprom y la francesa Total un contrato para la exploración del Bloque Azero, un área de 785.625 hectáreas de extensión ubicada entre las provincias de Chuquisaca y Santa Cruz.

Las reservas almacenadas en el bloque tienen un potencial (en gas natural) de 1,8 trillones de pies cúbicos según las estadísticas de YPFB.

 

 

Gazprom y Total asumirán una inversión de 130 millones de dólares en la perforación de dos pozos, mientras que la empresa boliviana se sumaría posteriormente, en la fase de explotación, en caso de que la exploración del área resulte exitosa, como ha confirmado Juan José Sosa, el ministro de Hidrocarburos: “En caso de un descubrimiento comercial positivo, inmediatamente se conforma una sociedad anónima mixta entre los socios y YPFB, donde el Estado participa con un no menos 51% para todos los casos. En este caso YPFB participaría con 55% y los socios con 45% para realizar actividades netamente de explotación”. La empresa rusa y la francesa trabajan de manera conjunta en Bolivia desde 2010, desarrollando actividades de exploración en los bloques Ipati y Aquio.

El acuerdo bilateral entre Evo Morales y Vladímir Putin establece incluso la compra, por parte del gobierno boliviano, de dos helicópteros rusos modelo Mi-17 para la lucha contra el narcotráfico, así como el aumento de becas para estudiantes bolivianos en Rusia.