El boxeador Evgeny Gradovich se mantiene invicto

El campeón ruso en peso pluma conserva su título tras derrotar al argentino Mauricio Javier Muñoz. Fuente: AP

El campeón ruso en peso pluma conserva su título tras derrotar al argentino Mauricio Javier Muñoz. Fuente: AP

Parece imposible vencer al campeón ruso Evgeny Gradovich, de 26 años, que registra, hasta ahora, un impecable récord de 17 peleas ganadas, 0 perdidas y 8 knockout.

Nacido en Igrim, un pequeño pueblo de 8.000 habitantes en Janti-Manssisk, el hasta ahora invicto boxeador de niño soñaba con jugar al fútbol profesional. “Tal vez en el Spartak de Moscú, o en la Juventus, que también es de mis equipos favoritos”, comentó alguna vez en el gimnasio donde entrena en Oxnard, California. Sin embargo, como amateur Evgueny tuvo una trayectoria impecable: 126 victorias y sólo 24 derrotas, por lo que en el año 2010 se  inició como profesional.

Inspirado por su entrenador, el mexicano-estadounidense Roberto García, excampeón de súper pluma por la Federación Internacional de Boxeo, Evgeny  ha empezado a aprender español y en la previa de cada combate viste una bata con una mitad azul con blanco y la otra mitad verde y blanco, entrelazadas en el color rojo, es decir, combina la bandera de México con la de Rusia.

De esta manera, se presentó el sábado 27 de julio, en Macao, China, para defender su título de la división peso pluma de la Federación Internacional de Boxeo (FIB), contra el argentino Mauricio Javier Muñoz, de 27 años, actual campeón latino FIB pluma, que intento, fallidamente, revertir la historia del invicto campeón.

El pleito fue claro, amplio y sin discusión. El argentino cayó con amplitud por puntos en 12 rounds y el dictamen de los jueces fue unánime. No le alcanzo a Muñoz el corazón ni el coraje;  que a pesar de poseer una gran preparación física, tuvo que conformarse con llegar en pie a la campana final.

Gradovich controlo todas sus acciones mediante un boxeo prolijo y efectivo, manteniendo bajo su control el dominio durante el combate, sin permitirle a Muñoz manera de aplicar golpes certeros.

Se vacío el estadio, se apagaron las luces y el ruso Gradovich nuevamente volvió a triunfar, llevándose otra vez a casa el cinturón obtenido en marzo de este año tras derrotar al australiano Billy Dib.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.