México se consolida como el destino que más crece entre los viajeros rusos

El número de turistas se ha incrementado en un 70% en el último año. Fuente: Alamy / Legion Media

El número de turistas se ha incrementado en un 70% en el último año. Fuente: Alamy / Legion Media

En los primeros cinco meses de este año, arribaron a México 49.015 turistas rusos, lo que significa un incremento de casi el 70 % respecto al mismo periodo del 2012.

Tras la reunión celebrada el pasado 10 de julio entre la secretaria de Turismo del Gobierno de la República Mexicana, Claudia Ruiz Massieu, el embajador de Rusia en México, Eduard R. Malayán y el director de la Agencia Federal de Turismo de Rusia (Rosaturism), Serguéi Kilyakov, se dio a conocer que México y Rusia colaboran para desarrollar un programa específico de trabajo y para fortalecer la cooperación, con el fin de incrementar el flujo de visitantes de la Federación al país norteamericano. 

Serguéi Kilyakov afirmó para este medio sin embargo que son dos las causas principales por las cuales se ha dado este incremento: “Creo que hay dos aspectos importantes que hay que considerar. Por un lado, el aumento de vuelos y por el otro, las crisis políticas y sociales en los destinos más populares para los viajeros rusos”. 

Las aerolíneas rusas Aeroflot y Transaero, que controlan el 47 % del mercado aéreo de ese país, aumentaron de 12 a 16 el número de vuelos mensuales de Moscú a Cancún: “Gracias a estas compañías que operan con los aviones Jumbo 747 y Airbus 330-200, tenemos la posibilidad de recibir aquí en México hasta mil pasajeros por semana” afirma Serguéi Kilyakov. 

Y es que, en palabras del titular de Rosturism, ciudadanos rusos y ruso parlantes de las antiguas repúblicas soviéticas, aprovechan en la actualidad este puente aéreo para llegar, no sólo a México sino a toda América Latina. Se trata de viajes principalmente familiares, de una duración media de dos semanas y que implican un gasto mínimo de 2.500 dólares. Cancún, Riviera Maya y la Ciudad de México son los destinos más visitados. 

“Hay que considerar un segundo aspecto muy importante, y es que las crisis sociales y políticas que se dieron en destinos populares como Turquía, Egipto y Tailandia, han supuesto que se multiplique la afluencia a destinos lejanos como México, Brasil y toda la cuenca del Caribe”, explica  Serguéi Kilyakov. 

Los turistas rusos que arriban a México buscan un lugar cálido en el que pasar sus vacaciones. Se trata de un tipo de turismo fuertemente ligado al ocio cultural y al descanso. 

Con las crisis políticas desatadas en estos países, mediáticamente su atractivo se redujo en términos de turismo dada la situación de inestabilidad y violencia: “Al incrementarse las problemáticas, su afluencia disminuyó, y tanto la secretaría de turismo mexicana Sectur como Rosturism, trabajamos mucho para ofrecer una infraestructura de turismo internacional de promoción de las rutas del mundo maya”, explica Kilyakov. 

México se ha convertido en consecuencia el país de arribo del continente americano con mayor crecimiento proporcional en el número de visitantes rusos. 

Pero la relación turística bilateral continúa siendo particularmente desigual. Anualmente, la Federación Rusa apenas registra un máximo de 4.500 visitantes mexicanos anuales.

La razón principal está vinculada a motivos económicos. Con una tasa de índice de pobreza que alcanza casi el 50% de la sociedad mexicana, llegar a la Federación Rusa se convierte en un objetivo prácticamente incosteable para los mexicanos. 

David Oyervides, empresario mexicano que recientemente visitó Rusia como turista lo explica: “Moscú es extremadamente caro. Previamente ya había visitado en varias ocasiones Europa y aunque siempre había querido visitar Rusia porque se me hace un país realmente interesante, no me pareció que sea fácil hacerlo”.   

Serguéi Kilyakov comparte esta opinión: “Rusia todavía tiene una infraestructura limitada a recibir viajeros de países europeos”. Y es que según el director de Rosturism,  a diferencia de lo que sucede en países como la República Checa, cuya proyección internacional supone una considerable afluencia de turistas del continente americano, “el gobierno de Rusia apenas comienza a entender, que hay que promover la realización de una política de impulso del turismo proveniente de países no vecinos porque esto supone un fuerte desarrollo económico para cualquier país”. 

En una entrevista reciente del  embajador de la Federación de Rusia en México, Eduard R. Malayán a este medio, destacó que se trata de un factor en el que se está trabajando: “Las relaciones entre nuestros países son buenas y estables y para nosotros, es importante mantener relaciones amistosas con México para convertirnos en socios económicos y políticos confiables”. 

“Cuando el gobierno de Rusia invierta realmente en la política de promoción del país, el turismo proveniente del continente americano seguro que va a aumentar rápidamente”, concluye Kilyakov.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.