Moscú y Buenos Aires coordinan sus agendas internacionales

Argentina acudirá a la cumbre del G20 en San Petersburgo tras acordar su postura con Rusia. Fuente: Ria Novosti / Grigori Sisoev

Argentina acudirá a la cumbre del G20 en San Petersburgo tras acordar su postura con Rusia. Fuente: Ria Novosti / Grigori Sisoev

En la cumbre del G20 en San Petersburgo que tendrá lugar el próximo septiembre, la Argentina acompañará a Rusia junto con el bloque de países del BRICS, y en este sentido en la Cancillería argentina afirman que se pondrá énfasis en el acuerdo que firmaron los cancilleres Héctor Timerman y Serguéi Lavrov durante la visita realizada en junio pasado por el ministro ruso a Buenos Aires.

En el acuerdo alcanzado entre ambos países se hace hincapié en la decisión de ambos países de promover el desarrollo de la energía nuclear con fines pacíficos. 

Rusia y la Argentina avanzaron recientemente en convenios de cooperación en esta materia que, según la diplomacia argentina, podrían ser planteados como ejemplos en la cumbre del G20. 

En la visita de Lavrov a Buenos Aires ambos cancilleres también condenaron el uso de armas químicas y la creciente violencia en Siria, temas que seguramente también llevarán a la reunión en San Petersburgo.

En lo que respecta a las cuestiones financieras y económicas que se tratarán en la cumbre del G20, la intención de Moscú y de Buenos Aires quedó plasmada también en este encuentro: intensificar la cooperación en lo concerniente a la reforma del sistema monetario, financiero y comercial, en particular, en el contexto de los preparativos para nuevas reuniones de la Ronda de Doha y la cumbre del G20.

Algunos analistas económicos creen que si bien los países del BRICS y la Argentina no compiten con las funciones de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el Fondo Monetario Internacional (FMI) ni del Banco Mundial, sus acciones y mensajes de tono inclusivo contrastarán en la cumbre del G20 con la postura que han tomado, especialmente en Europa, algunos organismos multilaterales de crédito.

Rusia tendrá un papel relevante en la cumbre del G20, teniendo en cuenta no sólo su peso a nivel económico en el mundo sino que la reunión de presidentes se da en un momento en el que el caso del espía de la CIA Edward Snowden enfrentó a Moscú con los Estados Unidos. De esta manera, la administración de Putin queda alineada a los cuestionamientos de espionaje que hicieron los países del Mercosur en la reciente cumbre de presidentes, entre los que se encuentran Brasil y la Argentina, también presentes en el encuentro de San Petersburgo.

Rusia tiene a la vez un papel de gran importancia en el grupo de países BRICS, que tendrán una voz dominante en la cumbre de San Petersburgo si se tiene en cuenta que Moscú está alineada en este caso con economías gigantes del mundo, como las de India y China.

A juzgar por la comparación con varias potencias mundiales y por lo que representa en números globales su economía, la Argentina es casi una invitada de reparto en el G20. Pero Cristina Kirchner no tendrá en cuenta este detalle. Por el contrario: la presidenta argentina dirá que buena parte de las recetas de ajuste fiscal que cuestionó años atrás fracasaron en el mundo y dará consejos para promover profundas reformas en los organismos de crédito internacional con políticas de inclusión social como fórmulas excluyentes para fomentar el crecimiento.

Fuentes calificadas de la Cancillería argentina expresaron que la Presidenta fijará una postura claramente contraria a la de Alemania en cuanto a las fórmulas para encontrar el crecimiento y sostendrá que en el rebalanceo de las economías mundiales debe existir un fuerte fomento al consumo interno y poner énfasis en la recuperación del empleo con protección social. 

Además, en esta dura crítica a las recetas de ajuste de la Unión Europea que se llevará a la cumbre del G20, la Argentina buscará aliados en algunos de los países del BRICS que objetan los graves problemas que generan las políticas monetarias de los países avanzados y de la entrada y salida de capitales de los países emergentes.

“Se buscará una posición crítica y a la vez constructiva”, coincidieron varios funcionarios de la Casa Rosada al evaluar las eventuales propuestas de Cristina Kirchner en la cumbre de San Petersburgo. 

Martín Dinatale es editor de Política del diario La Nacion.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.