Sochi 2014: un antes y un después para el snowboard argentino

Fuente: Oliver Kraus

Fuente: Oliver Kraus

Los Juegos Olímpicos de Invierno que se realizarán en Sochi el próximo año marcan un antes y un después para el snowboard argentino. Steven Williams se convierte en el primer deportista del país austral en lograr una clasificación y, en consecuencia, trazar una huella imborrable en la historia de dicho deporte.

Al igual que muchos chicos nacidos en San Martín de los Andes, Steven comenzó a practicar esquí en el Cerro Chapelco. “Esquié hasta los ocho años, luego me aburrí y decidí probar con el snowboard”.  La figura de Maxi Cataldi, su actual entrenador, fue desde sus comienzos, la base de su crecimiento como profesional. “Maxi siempre fue súper motivador”, asegura. 

Chapelco es un centro de ski relativamente chico pero con pistas únicas. Según Steven, quien se desarrolla en la disciplina de Boarder Cross, “allí cualquier snowboarder está obligado a aprender a deslizar desde chico, porque es muy plano y uno tiene que arreglárselas para llegar a donde quiere”. 

Actualmente integra el Team Chapelco y el Equipo Argentino de Boarder Cross. En 2007 tuvo su primera tabla de competición y en 2011, con 23 años, realizó  su primera gira internacional en Europa en calidad de ayudante del entrenador, logrando resultados sorprendentes. 

Steven Williams nació el 5 enero de 1988 en San Martín de los Andes, provincia del Neuquén, al pie del Cerro Chapelco.  Allí es donde reside, donde concluyó sus estudios secundarios y se entrena hasta el día de la fecha, sacando provecho en contra temporada del invierno europeo.

Actualmente se dedica 100% al deporte, integra el Team Chapelco y el Equipo Argentino. Es uno de los principales corredores de snowboardcross (SBX) de nuestro país. 

Logró el primer puesto en la Copa Europea este año en Grasgehren. Es bicampeón argentino 2011-2012, corredor de copa del mundo (puesto 19 en Veysonnaz, Suiza 2013).

Ese mismo año en la Copa Europa terminó en el puesto 16 entre 100 corredores y en Francia quedó en cuarto lugar. 

Recién en febrero de este año logra su mejor actuación, coronándose campeón de la Copa Europa y obteniendo muy buenas actuaciones en la Copa del Mundo; resultados que le permiten a Steven sumar la suficiente cantidad de puntos para clasificar en los Juegos Olímpicos de Invierno a realizarse en Sochi en 2014 y a participar en las finales de la Copa del Mundo en Sierra Nevada. 

A esta última competencia acceden los 50 mejores deportistas del ranking. “Ese día no pasó nada especial por mi mente pero sentí que me había relajado de una forma inmensa”, asegura. 

Actualmente cuenta con el apoyo del ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y FASA (Federación Argentina de Ski y Andinismo) y se dedica 100% al entrenamiento, preparándose minuciosamente de cara a la pretemporada que realizará junto a su entrenador y otros miembros del equipo en el norte de Italia. 

 

Fuente: M. Weyerhaeuser

“Steven es un deportista especial”, asegura su entrenador. “Si bien cada uno tiene un estilo propio, para llegar a la elite hay que saber diferenciarse. Él  tiene una capacidad de observación muy grande, sabe ver las líneas de bajada, y su forma de estudiar el trazado antes de cada carrera realmente hace la diferencia. Además se pone a disposición. Es dócil pero siempre mantiene intacto su talento innato”. 

No es la primera vez que Steven visitará el centro de ski ruso; donde ya estuvo en dos ocasiones junto a su equipo. La última vez fue precisamente este año participando además de un test event previo a los Juegos. 

“Si bien Sochi y Chapelco tienen climas similares por la humedad del ambiente, la cumbre rusa suele ser muy seca. Tiene una pista única: larga, complicada y muy rápida”, nos cuenta. “La preparación de las tablas no cambia mucho gracias a esa similitud”, agrega su entrenador. 

Cuando Steven compite parece tener muy claros sus objetivos: “Si voy primero, hago lo posible por mantener el puesto y si voy atrás, pienso en cómo voy a pasar a quien tengo adelante”, asevera con gran seriedad. 

Uno de los logros más grandes del equipo en general fue hablar y desarrollar el tema del miedo. Maxi Cataldi explica que los resultados que se fueron obteniendo acrecentaron la confianza y también se fueron achicando los pánicos escénicos. 

 

Fuente: Oliver Kraus

“Culturalmente tenemos un problema con ese tema, no somos ni más ni menos que nadie, pero también comprendimos que en algunos puntos específicos, corremos con ciertas ventajas estando en el hemisferio sur.” 

Si bien el snowboard para él es sinónimo de competencia, también es considerado un estilo de vida, donde además de las costumbres  nómadas, se refleja un gran esfuerzo físico y mental.  

Todo el equipo ha cargado muchos bolsos y ha recorrido infinidad de kilómetros acumulando experiencias únicas. Sin ir más lejos, dos noches antes de clasificarse para los juegos, Steven durmió en el piso porque no había suficientes camas para todos. Ese hecho resume, tal vez, la magnitud del esfuerzo que realizan los deportistas argentinos en general, cualquiera sea la disciplina. 

“A veces me preguntan si el objetivo de los Juegos es traer un diploma y yo les contesto que no, que ya está probado que podemos ganarle a muchos campeones. El objetivo principal, sin duda alguna, es traer una medalla”, resume Cataldi con total convicción.