“Mi principal objetivo es acercar a los empresarios rusos y mexicanos”

Eduard Malayán, embajador de Rusia en México. Fuente: Saul Ruiz

Eduard Malayán, embajador de Rusia en México. Fuente: Saul Ruiz

El embajador reconoce el buen momento por el que pasan las relaciones bilaterales y el potencial de crecimiento que tiene el comercio bilateral.

Eduard Rubénovich Malayán, embajador de Rusia en México afirma que México no es solo uno de los países con los que mejor relación diplomática mantiene la Federación Rusa, sino que además, se trata de  un aliado fundamental en la estrategia de política exterior de cara a América Latina: 

“Consideramos que este país es una de las economías emergentes más importantes de América Latina, y como tal, Rusia le presta gran atención por las oportunidades y posibilidades que están surgiendo. Afortunadamente nuestra relación es muy amistosa y tanto políticamente como económicamente y culturalmente nos sentimos muy cercanos”. 

Es por ello que el embajador Malayán se ha fijado como objetivo principal promover el acercamiento entre los empresarios de ambos países: “Las empresas dependiendo de su nacionalidad tienen su propio mercado objetivo, sus propios intereses, clientela y formas de trabajar. Pero existe una gran oportunidad de negocio en este país, y mi meta es promover un espacio en el que puedan encontrarse, dialogar y comenzar a trabajar juntos”. 

Relaciones bilaterales 

Las relaciones diplomáticas entre Rusia y México se remontan al siglo XIX, sin embargo, no ha sido hasta la última década que las operaciones comerciales e intercambio económico se han fortalecido: “Hace años nuestro volumen de comercio era de cinco a seis millones de dólares. El año pasado fue de 1.500 millones, que no es mucho, pero representa sin duda un gran incremento. Estoy seguro de que en la reforma energética, económica y de comunicaciones que México planea hacer, Rusia, debido a su experiencia, tiene algo que decir, no solo aquí, sino a nivel mundial. Se trata de campos en los que Rusia está muy bien situado y es por lo que esperamos que el comercio y la cooperación entre ambos países se incremente notablemente.” 

¿Qué campos cree usted que podrían atraer a inversionistas y empresarios rusos a México? 

 Los campos en los que Rusia destaca a nivel mundial. Por ejemplo, energía, no solo petróleo y gas, sino también energía nuclear. El uranio que se utiliza en las centrales nucleares mexicanas es de procedencia rusa. 

Rusia destaca también en la construcción de centrales hidroeléctricas y de hecho, recientemente estamos terminando la construcción de una situada al norte del país. Son varios campos vinculados a la alta tecnología como es la aeronaútica, informática, industria energética... que son sin duda, campos en los que justamente Rusia destaca, porque sabemos que tenemos un producto de primera clase y aunque la competencia no es fácil, gracias a nuestra calidad  tenemos una posición prominente.

En este sentido, cabe destacar la reciente adquisición por parte de la aerolínea mexicana Interjet de aviones Sukhoi Superjet 100 por valor aproximado de 12 millones de dólares: “No es la primera vez que México compra maquinaria aeronaútica a nuestro país. La armada mexicana es comprador de helicópteros de fabricación rusa desde la década de los 70. Pero es la primer vez que se compran aviones. Se trata de un evento estratégicamente muy importante, porque nuestros aviones han conseguido la certificación de vuelo en este área, que es una de las más competitivas a nivel mundial.” 

Cada año más productos mexicanos entran al mercado ruso. Se trata sobre todo de piezas manufacturadas del sector automotriz, tecnológico, importación de carnes y productos agrícolas. 

Destaca sin embargo el hecho de que México se ha convertido en uno de los destinos turísticos con mayor incremento de viajeros rusos. El año pasado se contabilizaron 100.000 visitantes de esta nacionalidad: “No es sencillo que mis compatriotas vengan a visitar México, básicamente porque conlleva un gran desembolso económico. Pero al preguntarles a estos mismos turistas las razones por las que se decidieron a visitar el país, su respuesta es que se sienten como en casa. Existe una gran relación de amistad entre las personas de ambas nacionalidades, se siente que somos amigos y tener amigos, es algo de un valor incalculable, sobre todo si se trata de amigos extranjeros.” 

Nombramiento reciente 

Previo a su nombramiento como representante de Rusia en México el 24 de enero de este año, el embajador Malayán trabajó en las embajadas de la URSS y Rusia en Congo, Zaire y los Estados Unidos de América. 

Fue Embajador de Rusia en Jamaica y concurrente en la Manco-munidad de Dominica, en Antigua y Barbuda y en Luxemburgo: “Lo que más me gusta de mi trabajo es conocer a la gente, viajar y tener la capacidad de acercar nuestras regiones.

Por supuesto cada nueva ocasión es un nuevo reto, porque tienes que aprender a entender el país, comprender la cultura, las tradiciones y encontrar una forma fluida de aproximación a los países y sus instituciones y cada nuevo país es siempre un reto extremadamente interesante. Ahora mismo estoy conociendo a las personas, tanto mexicanos como a mis compatriotas, estableciendo contactos y explorando las diferentes regiones”. 

¿Cómo es su relación con Rubén Beltrán, embajador de México en Rusia?

Practicamente fuimos nombrados al mismo tiempo y tuvimos la oportunidad de conocernos en Moscú. Considero al señor Beltrán como un buen amigo y socio. Además, tenemos el mismo objetivo, que es promover relaciones de amistad y cooperación entre ambos países. 

Existe también un aspecto curioso, y es que él se llama Rubén, su padre se llamaba Rubén, mi padre se llamaba Rubén, su hijo se llama Rubén y y mi hijo se llama Rubén. Hay química entre ambos, ciertas similitudes y sobre todo, creo que es un gran diplomático. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.