El caso Snowden y sus consecuencias en las relaciones EE UU-Rusia

La llegada a Moscú del exagente de la CIA podría tensar las relaciones entre ambos países. Fuente: AP

La llegada a Moscú del exagente de la CIA podría tensar las relaciones entre ambos países. Fuente: AP

Los expertos rusos opinan sobre cómo afectará el caso Snowden a las relaciones EEUU-Rusia.

Mientras los Estados Unidos exigen que Rusia detenga al exagente de la CIA Edward Snowden, los expertos rusos comentan cómo afectará el caso a las relaciones Estados Unidos-Rusia.

El defensor ruso de los derechos humanos Vladímir Lukin, opina que los Estados Unidos no tienen derecho a exigir a Rusia el arresto de Snowden. 

“Los estadounidenses no pueden exigir nada. Podemos extraditarlo o podemos negarnos a ello”, declaraba Lukin. “Esta es una buena historia de detectives, y me gustaría que siguiera desarrollándose sin mí, yo no trabajo en historias de detectives. Las historias de detectives son una buena lectura para antes de dormir”. 

El analista político Alexéi Makarkin, primer vicepresidente del Centro para Tecnologías Políticas, opina que el caso Snowden no empeorará las ya complicadas relaciones entre Moscú y Washington. No obstante, Makarkin añade que el caso podría indicar claramente el fin de la política de reinicio de los Estados Unidos. 

“El caso Snowden es un detalle en el contexto general de las relaciones Rusia-EEUU. Podría haberse dado una reacción severa y emocional por parte de Washington si la situación contrastara con unas relaciones en general buenas y notables, y si ambas partes tuvieran un alto nivel de confianza mutua. Yo no creo que esta situación pueda empeorar unas relaciones que ya son complicadas”, declaraba Makarkin a Interfax. 

Tanto la reacción de Estados Unidos como el comportamiento de Rusia son naturales dada la relación existente entre estos dos países, comenta el experto. 

"¿Qué estaba sucediendo en las altas esferas de [interacción entre] Rusia y los Estados Unidos? Había una ambiciosa propuesta de desarme nuclear de Obama que entraba en contradicción con el escudo antimisiles y otros complejos problemas de las relaciones bilaterales. Rusia se tomaba estas propuestas con más calma. Es cierto que existía un cierto optimismo en cuanto a la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre Siria, pero los últimos eventos muestran una tendencia opuesta”, declaraba Makarkin. 

Makarkin opina que Obama no presionará demasiado a Rusia en cuanto al caso Snowden porque le interesa preservar el reinicio de las relaciones. 

"Estados Unidos ya tiene en el punto de mira a los candidatos presidenciales en las elecciones de 2016. Si el rumbo de estas relaciones no cambia, dentro de tres años los estadounidenses podrían tener un presidente que daría por finalizada la cuestión del reinicio de las relaciones. Para Obama este es un asunto muy importante, razón por la que este no desea abandonarlo públicamente. De lo contrario, dañará seriamente su imagen y  contará con las críticas no sólo de los republicanos, sino también de muchos demócratas por su política ineficiente respecto a Rusia”, comenta Makarkin. 

"La clase política estadounidense ve las relaciones con Rusia en el contexto del fin oficial de la política de reinicio, así como de un posible deterioro de las relaciones en el futuro”. 

¿Cómo podría Estados Unidos atrapar a Snowden? 

Según una fuente del servicio de control de tráfico aéreo del aeropuerto moscovita de Sheremétievo, los controladores aéreos de Estados Unidos podrían hacer aterrizar forzosamente al avión que lleva a Snowden desde Moscú hasta Cuba cuando este vuele sobre las aguas estadounidenses si tienen buenas razones para ello. 

Sin embargo, según se ha confirmado, el Edward Snowden, no está a bordo del avión que salió hoy de Moscú con destino a La Habana, tal y como indicó una fuente de los servicio de seguridad rusos citada por la agencia rusa Interfax.

"Edward Snowden no está a bordo del avión, no salió en ese vuelo", dijo la fuente a la agencia, que minutos antes había informado de su partida.

Periodistas que viajan en ese vuelo, el SU150, de código compartido de la línea aérea rusa Aeroflot y Cubana de Aviación, indicaron a la agencia RIA Novosti que no han visto a Snowden ni en la clase turista ni preferente del avión.

De acuerdo con ese medio oficial, a bordo del vuelo SU150 se encuentra una treintena de periodistas.

 

"Lo más probable es que (Snowden) compró billete para otro vuelo, también a través de Cuba, por que no hay vuelos directos (de Moscú) a Caracas ni a Quito", dijo la fuente citada por Interfax.

La frecuencia de vuelos directos Moscú-La Habana es de uno al día, aunque también hay una conexión directa, aunque no diaria, entre la capital rusa y el balneario cubano de Varadero. 

 

En caso de que volase, podría cambiar la ruta para evitar entrar en el espacio aéreo estadounidense.

“Debería haber suficiente combustible para ello. Por lo general, siempre hay una reserva de combustible en los aviones. Generalmente se utiliza la ruta más corta, pero los aviones tienen combustible de reserva para situaciones imprevistas”, explicó un miembro de los servicios de control de tráfico aéreo. 

Aunque por el momento, lo único que se sabe seguro es que se desconoce el paradero de Edward Snowden. 

Artículo basado en materiales de Interfax y EFE