Primeros pasos para alcanzar un tratado de libre comercio entre Chile y Rusia

Fuente: Servicio de prensa de la Cámara de Industria y Comercio

Fuente: Servicio de prensa de la Cámara de Industria y Comercio

La colaboración económica y comercial ruso-chilena aumentará exponencialmente durante los próximos años. Esta era la sensación de los participantes en la asamblea conjunta de los Consejos Comerciales de ambos países que se celebró en la Cámara de Industria y Comercio de Rusia.

La semana pasada se constituyó en Santiago de Chile el Consejo Empresarial Chileno-Ruso (CEChR). Sus objetivos fundamentales son evaluar y dar seguimiento al desarrollo de las  economías de Rusia y Chile y los efectos en las relaciones económicas y comerciales bilaterales. Además, se ocupará de hacer recomendaciones y sugerencias para mejorar la cooperación económica entre ambos países y, fundamentalmente, obtener en última instancia la firma de un tratado de libre comercio. 

A las dependencias de Asexma, donde tuvo lugar la presentación, asistieron el viceministro de Comercio de la Cancillería, Álvaro Jana, el vicepresidente ejecutivo del Comité de Inversiones Extranjeras, Matías Mori, y el encargado de negocios de Embajada Rusa en Chile, Yuri Lezgintsev, entre otras autoridades y empresarios. 

Paralelamente, en Rusia se siguió la formación a través de videoconferencia, estando presentes la  vicepresidenta de la parte rusa de la Comisión Intergubernamental Ruso-Chilena, Galina Kúrochkina, el subdirector del Departamento Latinoamericano del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación Rusa Serguéi Pisitsin, más un equipo de veinticinco autoridades y empresarios. 

Los principales objetivos serán promover el intercambio comercial y de inversiones para el desarrollo comercial entre  Rusia y Chile, pudiendo abarcar también aspectos sociales, culturales y científicos. 

Roberto Fantuzzi, presidente de Asexma manifestó que “se busca aumentar las corrientes de inversión, la transferencia tecnológica, el emprendimiento e innovación entre ambos mercados y de esta forma, poder realizar las más diversas actividades conjuntas. Se busca fomentar el desarrollo tanto económico como social, principalmente las relacionadas con las pequeñas y medianas empresas”. 

Por su parte, Álvaro Jana, viceministro de Comercio, señaló  que “durante el 2012, en comparación con el año anterior hubo un importante incremento del intercambio comercial. Sin embargo, este volumen no supera el 0,2% del total del comercio de Chile con el mundo. Ante estas cifras, el trabajo que pueda desarrollar este consejo resulta fundamental. Estoy convencido de que un aspecto clave para potenciar el comercio e inversiones entre Chile y Rusia es que podamos seguir avanzando para en la creación de un tratado de libre comercio”.

Por su parte, la directora en funciones del Consejo Comercial Rusia-Chile y consejera del Comité Nacional para la Colaboración Económica con los Países de América Latina, Tatiana Mashkova, considera que los lazos existentes entre los sectores comerciales de ambos países se podrían ampliar en gran medida. "Existen muy buenas perspectivas para la colaboración entre los sectores comerciales de nuestros países en el ámbito de la infraestructura de la innovación, el transporte aéreo y la construcción de instalaciones especiales, centrales eléctricas e instalaciones mineras”, comentó Mashkova.

Ni la distancia, ni la diferencia horaria deberían impedir el activo desarrollo de la colaboración económica. El vicepresidente de la Cámara de Comercio e Industria de la Federación Rusa, Gueorgui Petrov, señalaba que los dos consejos comerciales tendrán unas sólidas relaciones. En el Consejo Comercial Rusia-Chile participan 33 compañías rusas. "Existe un gran potencial de desarrollo de nuestras relaciones en el ámbito de la energía, las actividades expositivas, la agricultura, la educación y muchos más sectores. Tenemos un enorme terreno para desarrollar actividades en beneficio mutuo", opina Gueorgui Petrov.

Según consideran los expertos, en los próximos tres años el comercio  podría duplicarse gracias, entre otras cosas, a las nuevas oportunidades de suministro a Chile de grano y maquinaria para la industria minera, así como a la realización de nuevos proyectos conjuntos de construcción minera, el uso de tecnología rusa en radares de larga distancia y a la cooperación en el ámbito de utilización de fuentes de energía alternativas.

Como conclusión tras su intervención, Gueorgui Petrov expresó su esperanza de que la cooperación entre ambos consejos comerciales se mantenga durante muchos años.