Los terroristas detenidos en Moscú la semana pasada combatieron en Afganistán

El Comité Nacional de Antiterrorismo informa que son ciudadanos rusos que lucharon en el país asiático. Fuente: AP

El Comité Nacional de Antiterrorismo informa que son ciudadanos rusos que lucharon en el país asiático. Fuente: AP

Los islamistas que preparaban un atentado terrorista en Moscú, y que fueron detenidos por el Servicio Federal de Seguridad (FSB) en dos recientes operaciones, se han entrenado en Afganistán y han combatido contra las fuerzas de la coalición internacional, según explican fuentes de los servicios de seguridad.

La campaña de prevención de atentados en Moscú durante el Día de la Victoria ha tenido continuación: los servicios especiales han detenido en la región de Moscú al presunto responsable que estaba preparando una serie de atentados en Moscú y que seguía  instrucciones de los cabecillas del Partido Islámico del Turquestán. 

Antes no se había informado sobre la preparación de atentados en la capital por parte de los miembros de esta organización, aunque el jefe del FSB Alexander Bórtnikov ha calificado a esta facción como una amenaza para la paz similar a la de Al Qaeda. 

Bórtnikov declaró que “el problema de la internacionalización de la actividad terrorista se está volviendo realmente grave”. 

Como resultado de la operación especial realizada en la región de Moscú, el FSB ha arrestado a Yulái Davletbaiev, informó el pasado jueves el Comité Nacional Antiterrorista.

Según los datos de este departamento, el combatiente Robert Amerjanov, detenido en mayo en otra operación en la región de Moscú, ha “entregado” a su cabecilla y reconoció que el grupo había recibido instrucciones de los líderes del Partido Islámico del Turquestán para llevar a cabo una serie de atentados en Moscú y después ocultarse en Afganistán. 

Amerjanov también declaró que Davletbaiev, quien en el momento de la operación del FSB no se encontraba en la región de Moscú, había sido nombrado responsable inmediato del atentado. 

En mayo, en el curso de una operación de los servicios de seguridad en Oréjovo-Zúievo fueron abatidos dos combatientes y detenido Amerjanov. Los terroristas estaban preparando una explosión en Moscú el 9 de mayo. El piso donde se ocultaban era de alquiler y el contrato estaba a nombre de Davletbaiev. 

Davletbaiev conocía al extremista de Prevolzhie apellidado Shaimujametov y neutralizado en el año 2010, quien estaba organizando la colocación de una bomba bajo el gaseoducto Urengói-Pomáry-Úzhgorod, por el que pasa el gas desde Siberia a los países de la Unión Europea, un ataque a un puesto fijo de la policía de tráfico en la zona de Perm y el asesinato de un policía. 

“Mientras se preparaba minuciosamente para cometer el atentado, Davletbaiev buscó un trabajo en Moscú que le permitiera trasladarse a la capital sin provocar sospechas a los efectivos de los cuerpos de seguridad”, indica el Comité Antiterrorista. 

Mientras circulaba por la ciudad conduciendo un taxi, Davletbaiev iba escogiendo los lugares más vulnerables de cara a cometer el atentado, “calculando las consecuencias más graves y numerosos daños personales”. 

Los servicios de seguridad no han informado de los lugares concretos del centro de Moscú donde los combatientes tenían planeado atentar. Al igual que no han informado de los nombres y los lugares de nacimiento de los dos muertos durante el arresto y del único detenido. 

Según los datos del Comité Antiterrorista, quienes encargaron los atentados en Moscú fueron los líderes del Partido Islámico del Turkestán, una organización islamista considerada terrorista por el Tribunal Supremo de Rusia. Sus actividades están prohibidas en muchos países europeos, en Asia Central, en EE UU. En marzo de este año el Ministerio del Interior de Rusia informó de la detención del líder de la «sección» moscovita de esta organización. Las autoridades se disponían a extraditarlo a Uzbekistán. 

Experiencia en Afganistán

Según datos de la fuente de RIA Novosti en los servicios de seguridad, quienes encargan la preparación de atentados se ocultan en el extranjero, en la frontera afgano-paquistaní. 

“Los miembros de este grupo, responsables de una serie de delitos en la región del Volga, salieron en el año 2010 en dirección a Afganistán, donde realizaron su preparación militar […] Tras una estancia de tres años en el extranjero y siguiendo órdenes de los líderes de la organización terrorista Partido Islámico del Turkestán, regresaron a la Federación Rusa en secreto con el fin de realizar acciones terroristas. Se instalaron en un piso en la ciudad de Oréjovo-Zúievo, donde se preparaban para cometer los delitos”, apunta el NAK. 

Los combatientes que preparaban atentados durante la celebración del Día de la Victoria en Moscú habían participado en acciones armadas en Afganistán contra las fuerzas de la coalición, han precisado fuentes de la lucha antiterrorista. 

“Han aprendido sobre minas y explosivos y participado directamente en 'partidas' bélicas contra las fuerzas de coalición de la OTAN”. 

Según el plan, las fuerzas de la coalición debenretirarsedeAfganistánafinalesdelaño 2014, sin embargo en el país se quedarán especialistas militares y de los servicios antidroga. 

En este aspecto, entre la comunidad internacional provoca especial preocupación el posible aumento de la tensión en la zona después de 2014. El movimiento talibán, la jihad islámica-Jamaat de los muyahidines y el Partido Islámico del Turquestán, que están establecidos en la región, representan una amenaza seria para los estados por separado y para la región en conjunto, ha señalado el jefe del FSB Alexander Bórtnikov. 

Artículo publicado originalmente en ruso en RIA Novosti.