El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia llega a Argentina

El ministro ruso de Asuntos Exteriores Serguéi Lavrov con su colega argentino Héctor Timerman. Fuente: REUTERS / Enrique Marcarian

El ministro ruso de Asuntos Exteriores Serguéi Lavrov con su colega argentino Héctor Timerman. Fuente: REUTERS / Enrique Marcarian

El jefe de la diplomacia rusa habló de la importancia que tiene para Rusia la relación con Argentina, de las grandes oportunidades comerciales y de la situación en la región.

Lavrov arribó a Buenos Aires en visita oficial este lunes 10 de junio, para mantener conversaciones con su colega argentino Héctor Timerman, referidas a la posición conjunta a adoptar en la próxima cumbre del G 20 en septiembre en San Petersburgo y a la cooperación en el ámbito del Consejo de Seguridad de la ONU, en el que Rusia es miembro permanente y la Argentina ocupa un sitial durante este año.

“Rusia –afirmó Lavrov- le asigna una gran importancia al fortalecimiento de las relaciones amistosas con la Argentina, uno de nuestros socios claves en América Latina. Las relaciones diplomáticas entre nuestros países fueron establecidas hace 128 años, el 22 de octubre de 1885.

“Hoy nuestra interacción tiene el carácter de asociación estratégica”, puntualizó. Esto fue establecido en el curso de las visitas oficiales de la Presidenta de la Argentina a Moscú en diciembre de 2008 y del Presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, a Buenos Aires en abril de 2010 y confirmado en junio de 2012 por los jefes de nuestros Estados en el encuentro ‘en los márgenes’ de la cumbre del G20 en Los Cabos (México). Esta asociación incluye en sí misma la mutua intención de incrementar la actividad conjunta en la arena internacional, la adhesión a la ampliación de la cooperación bilateral en los ámbitos comercial-económico, técnico-militar, cultural y científico, entre otros.

“Los enfoques de nuestros países en lo referente a los problemas internacionales claves son afines –continuó-. Rusia y Argentina están de acuerdo en que la nueva arquitectura de las relaciones internacionales debe fundarse en una severa observancia de las normas ampliamente aceptadas del derecho internacional, antes que nada los principios fundacionales del Estatuto de la ONU, asegurándole a la Organización de las Naciones Unidas el papel coordinador central. Esto permite promover los intereses comunes en la ONU y en su Consejo de Seguridad, del que la Argentina es, en la actualidad, su miembro no permanente. Lo mismo ocurre en el G 20 y en otros escenarios internacionales”. 

Economías que se complementan y postura sobre las Malvinas

Lavrov recordó que “la Argentina es uno de los socios económicos y comerciales líderes de Rusia en la región. En 2012 el giro comercial entre ambos países ascendió a 1.600 millones de dólares. Las economías de nuestros países presentan en muchos aspectos un carácter complementario, lo que abre amplias posibilidades para la incorporación efectiva de los potenciales productivos y tecnológicos de ambos países en esferas de alta tecnología: el cosmos, la energía –en particular la atómica-y en la cooperación técnico-militar”.

Con respecto al litigio que mantiene la Argentina con Gran Bretaña en reclamo por la soberanía sobre las Islas Malvinas, el canciller ruso afirmó que la posición de su país “permanece incólume”.

Hizo especial hincapié en que “no ha incidido en ella el resultado del referendo realizado en marzo por Gran Bretaña, al que nosotros no consideramos como un reconocimiento de la soberanía británica sobre las islas”.

El jefe de la diplomacia rusa subrayó el respaldo a “la orientación de la Argentina hacia el inicio de negociaciones bilaterales directas con Gran Bretaña con el fin de una rápida y pacífica resolución del litigio sobre soberanía vinculado con las Islas Malvinas, tomando en cuenta las numerosas resoluciones al respecto de la ONU. Estamos dispuestos a respaldar en adelante este enfoque, inclusive en el Comité Especial de Descolonización de la ONU”.

Lavrov puntualizó especialmente que, “al igual que los países de la región latinoamericana y sus asociaciones, Rusia se pronuncia por impedir la militarización de la región del Atlántico Sur y la necesidad de una severa observancia por todas las partes de sus obligaciones internacionales por el Tratado de prohibición del armamento nuclear en América Latina (el Tratado de Tlatelolco) y los Protocolos Complementarios al mismo. Consideramos importante que las partes del conflicto se abstengan de acciones capaces de complicar el inicio de las negociaciones”. 

América Latina: estratégica en la política exterior rusa

“Observamos con satisfacción –destacó- el proceso de consolidación de la región de América Latina y la Cuenca del Caribe en calidad de uno de los centros importantes del mundo multipolar en formación. El avance por este camino se respalda en una sólida base de avanzados procesos de integración en múltiples planos”.

“Un aspecto importante de la consolidación política de América Latina lo constituye la intención de sus estados de reafirmar su papel independiente y su lugar en los asuntos mundiales, a pronunciarse si no unívocamente, al menos en el mismo lenguaje político, elaborar y promover enfoques solidarios en los asuntos internacionales. Su principal peculiaridad estriba en la consecuente defensa de los principios de multilateralidad, supremacía del derecho, fortalecimiento de la ONU, regulación pacífica de los litigios y no intervención en los asuntos internos de los Estados”, afirmó el jefe de la diplomacia rusa.

Lavrov puso de relieve “la determinación de los latinoamericanos hacia una mayor autonomía en los asuntos regionales e internacionales”, la que se ha manifestado en la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), a la que el canciller ruso calificó como “la organización más representativa de los países de la región” y advirtió que “Rusia le presta una gran atención a la interacción con la CELAC”.

El diplomático consideró la primera visita a Rusia de la 'troika' ampliada de la CELAC, llevada a cabo el 29 de mayo del corriente año, “como un importante acontecimiento en el establecimiento de nuestras relaciones con la Comunidad, fundador de una nueva etapa”. Las direcciones hacia la intensificación del diálogo político y la ampliación de la interacción interestatal fijadas en el Comunicado Conjunto reflejan la coincidencia en las orientaciones de política exterior de nuestros países.

“En el orden del día se encuentra la creación de un mecanismo de diálogo político y cooperación Rusia-CELAC, en el marco del cual estamos dispuestos a desarrollar la cooperación en materia de política exterior y la interacción en los ámbitos comercial-económico y cultural-humanístico”.

El canciller ruso también se refirió a las posibilidades de cooperación entre su país y la UNASUR, afirmando que la creciente importancia de esta unión es “un importante factor de la vida regional”.

Lavrov señaló que “aunque su consolidación por ahora se encuentra en una etapa inicial y está enfocada hacia sus aspectos internos, la UNASUR toma para sí cada vez más funciones políticas. Se trata de la regulación de situaciones críticas en la región, el fortalecimiento de la confianza entre los estados suramericanos en el campo militar, la coordinación de los enfoques comunes en cuanto a la sanidad. En el campo de su atención se inscriben cuestiones de desarrollo social, infraestructura y planificación, educación, cultura, ciencia y la lucha contra la amenaza del narcotráfico, entre otros importantes aspectos”.

“En Rusia –concluyó- estamos dispuestos a establecer con la UNASUR un diálogo directo luego de la culminación del proceso de institucionalización de las vinculaciones exteriores de la Unión”.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.