Llega a Latinoamérica una exposición dedicada a la paz y el desarrollo social

Inauguración de la exposición en el Senado del Congreso Argentino. Fuente: Ana Nóvikova

Inauguración de la exposición en el Senado del Congreso Argentino. Fuente: Ana Nóvikova

En calidad de preludio a la 80ª conmemoración del histórico Pacto Roerich, el Centro Internacional Roerich de Moscú le obsequia al Senado de la República Argentina la famosa Bandera de la Paz.

La exposición  se inauguró en el Senado del Congreso Argentino el pasado 6 de mayo, convocando a representantes de numerosas organizaciones, cuya actividad está relacionada con la cultura, la lucha por la paz y el desarrollo social. 

El acto contó con la presencia de Alexéi Póstnikov, presidente del Centro Internacional Roerich de Moscú; Samuel Cabanchik, senador nacional por la provincia de Buenos Aires y Víctor Koronelli, embajador de la Federación rusa en Argentina. 

Tampoco podían faltar las dos entidades que han sido las principales promotoras de las ideas de Nicholas Roerich en Argentina: la Fundación Paz, Ecología y Arte y Mil Milenios de Paz,  movimiento asociado a la UNESCO.

Nicholas Roerich (1874-1947) fue un pintor, escritor, educador y filósofo ruso. Entre otras cosas, es conocido por las importantes investigaciones realizadas en el ámbito de la cultura oriental, y también por crear la corriente de pensamiento, denominada Agni-Yoga.

Uno de los principales discípulos de Roerich en el Hemisferio Sur fue Ricardo Rojas (1882-1957), destacado periodista argentino y fundador de la Biblioteca Argentina. Al igual que su maestro, consideraba el arte como un Camino hacia la Paz y la Unidad Planetaria. 

Durante el acto inaugural, Alexéi Póstnikov, Presidente del Centro Internacional Roerich recalcó, que Argentina fue elegida como primer anfitrión para el recorrido que hará la exposición en Sudamérica, por contar con una gran cantidad de seguidores de las ideas del gran pensador ruso.

En su breve discurso Póstnikov agradeció el apoyo brindado por el congreso argentino, la Fundación PEA, y de forma muy especial, a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En nombre de la organización que representa, Alexéi Póstnikov obsequió al senado argentino con una bandera de la paz, creada por Nicholas Roerich y explicó el significado del símbolo: las tres esferas rojas, enmarcadas en otro gran círculo, se asocian con la religión, el arte y la ciencia dentro del concepto más amplio de cultura.

También existe otra interpretación: presente, pasado y futuro, que simboliza la eternidad. Hablando de una permanente necesidad de proteger el patrimonio cultural de la humanidad, Póstnikov citó a Roerich, quien había profundizado en la famosa frase de Dostoievski sobre “la belleza que salvará al mundo”. Según el maestro, “el mundo será salvado por la comprensión de la belleza”.

“El Pacto Roerich se firmó en1935, lo que no evitó los destrozos ocasionados por la II Guerra Mundial. Lamentablemente, hoy las reliquias culturales también siguen peligrando, ya que las armas de la destrucción masiva han sido perfeccionadas y el concepto mismo de belleza ha sufrido distorsiones,” subrayó Póstnikov.

En relación a lo expuesto, el senador Samuel Cabanchik, insistió en que “no hay esfuerzo que sea excesivo para mantener la paz. Es un proceso permanente, que se lleva a cabo mediante las obras del espíritu.” 

Víctor Koronelli, embajador de la Federación rusa, a su vez, expresó la esperanza en que el aporte ruso-argentino a esta causa tenga un gran porvenir, debido al amplio apoyo por parte de los organismos institucionales de ambos países.

La exposición ‘Pacto Roerich: historia y contemporaneidad’ seguirá en Buenos Aires hasta el 30 de mayo y después seguirá su viaje por Sudamérica, dirigiéndose a Uruguay, Chile y Ecuador. También se está barajando      la posibilidad de llevarla a Brasil.