Rusia inquieta por el agravamiento de la situación en Siria

El enfrentamiento armado entre las autoridades y la oposición en Siria comenzó en marzo de 2011. Fuente: AP

El enfrentamiento armado entre las autoridades y la oposición en Siria comenzó en marzo de 2011. Fuente: AP

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha detectado signos de preparación de la opinión pública mundial para el inicio de una intervención militar en el conflicto sirio.

Rusia siente preocupación por los informes sobre ataques aéreos de Israel contra Siria y, en general, por el rápido deterioro de la situación que se ha experimentado recientemente en torno a los países árabes, en los que durante los dos últimos años se ha mantenido un enfrentamiento armado entre las autoridades y la oposición, según un comunicado del portavoz oficial del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, Alexander Lukáshevich.

"Estamos concretando y analizando todas las circunstancias que rodean los preocupantes informes que afirman que Israel lanzó ataques aéreos el 3 y 5 de mayo contra objetivos en los suburbios de Damasco. Esta inyección adicional de confrontación armada aumenta dramáticamente el riesgo de crear tensiones militares, también con la República Árabe Siria (UAR), e incluso en el Líbano, así como la desestabilización de la frontera entre Israel y Líbano, la cual por el momento se ha mantenido en relativa tranquilidad", dice un comunicado publicado en la página web oficial del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores Rusia el 6 de mayo.

Los medios de comunicación anunciaron durante el fin de semana que las fuerzas aéreas israelíes habían lanzado una serie de ataques sobre objetivos estratégicos sirios, incluidos unos depósitos de municiones, una base de defensa antiaérea y un centro militar cerca de Damasco.

Fuentes israelíes informaron de que el fin de la operación era destruir unos misiles iraníes de alta precisión destinados a la agrupación libanesa chiíta Hezbollah. Los ataques aéreos israelíes han sido la mayor intervención extranjera en estos dos años de conflicto sirio, según el periódico Kommersant.

En su comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia menciona también el uso de armas químicas en Siria, así como la exacerbación del sentimiento antisirio de los últimos días.

"En los materiales de una serie de medios de comunicación árabes y de otros países ha surgido mucho debate sobre el uso de armas químicas en el enfrentamiento entre las fuerzas gubernamentales y los combatientes de la oposición", dice el comunicado.

Los portavoces de EE UU ya afirmaban con anterioridad que "se puede hablar con relativa seguridad del uso de sarín por parte del gobierno sirio", según RBC. Del mismo modo, Israel ha expresado su certeza sobre el uso de armas químicas por parte de los aliados de Bashar Al-Assad.

"En este contexto, llama la atención la declaración de Carla del Ponte, miembro de una comisión independiente para investigar las violaciones de derechos humanos en Siria, la cual destacó la existencia en el poder de los expertos de la ONU de datos que demuestran un posible uso de armas químicas, concretamente del gas sarín, por parte de la oposición, y no de las fuerzas del gobierno", señaló el portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores.

Lukáshevich indicó asimismo que "los signos de una preparación de la opinión pública mundial para una posible intervención militar en el prolongado conflicto interno en Siria" son motivo de gran preocupación para el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

Hizo un llamamiento para poner fin a la politización de este asunto sumamente serio y a la exacerbación del sentimiento antisirio.

Rusia ha vuelto a hacer énfasis en la necesidad de seguir los Acuerdos de Ginebra, y ha expresado su convicción en la inadmisibilidad de la intervención externa en el conflicto sirio.

"No podemos permitir la internacionalización de este extremadamente peligroso y destructivo conflicto interno en Siria. En general, todo indica que es necesario un decidido esfuerzo para volver los acontecimientos en Siria a un curso pacífico", dice el comunicado del Ministerio.

Al mismo tiempo, el ministro Serguéi Lavrov que tuvo una conversación telefónica con su homólogo siria, Al Muallin y llamó a la contención a las partes.

También Vladímir Putin, habló sobre los ataques con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, aunque no se conocen los detalles de esa conversación.

El enfrentamiento armado entre las autoridades y la oposición en Siria comenzó en marzo de 2011. La oposición exige la dimisión del presidente Bashar Al-Assad, a quien acusan de crímenes contra la población civil. El oficial de Damasco asegura que son "bandas de terroristas armados" que actúan con el pretexto de las consignas democráticas en el país y que apoyan a los grupos extranjeros de islamistas radicales.  

Para este artículo se han utilizado materiales de RBC Daily y de Kommersant