Rusia expresa sus condolencias tras el atentado en Boston

“Lo ocurrido en Boston es un recordatorio de que tenemos que consolidar las relaciones en vez de realizar listas". Fuente: Reuters / Dan Lampariello

“Lo ocurrido en Boston es un recordatorio de que tenemos que consolidar las relaciones en vez de realizar listas". Fuente: Reuters / Dan Lampariello

Se repiten las muestras de rechazo a lo ocurrido, tanto a nivel institucional como de manera espontánea.

Varias personas han depositado flores en la embajada de EE UU en Moscú tras las explosiones que tuvieron lugar el lunes en Boston, cerca de la línea de meta del maratón. Además, en las redes sociales se han repetido las llamadas a honrar a los muertos y heridos.

El atleta ruso Viacheslav Shabunin, participante en el maratón, declaró que oyó las explosiones pero que se enteró de la tragedia por las noticias de televisión.

“Ya habíamos vuelto al hotel y no fuimos testigos de las explosiones pero sí que oímos dos fuertes estallidos”, declaró Shabunin al canal Rossiya 24.

Según su impresión las detonaciones ocurrieron en un intervalo de 15-20 segundos.

“Fueron un poco raras, quiero decir, recordaban a un disparo de cañón pero con un sonido más seco”, declaró. “Pensamos que algún atleta famoso había llegado a la línea de meta o que, quizá, habían cerrado la meta, lo que era improbable. Entonces nos distrajimos y volvimos a prestar atención cuando se oyeron las sirenas. En ese momento, encendimos la televisión”.

Dijo también que había muchas personas donde tuvieron lugar las explosiones. “Se lo puede imaginar, esos 200 últimos metros son cruciales. Había mucha gente”, declaró el corredor.

Shabunin añadió que no sabía qué había pasado con otros atletas rusos. Dijo que conocía a una compatriota llamada Svetlana, que había terminado la carrera bastante antes del atentado.

Por su parte, Mijaíl Marguelov, presidente del Comité para Asuntos Extranjeros del Senado ruso, declaró que estas explosiones muestran que Rusia y EE UU tienen “un enemigo común que es omnipresente”.

“Lo ocurrido en Boston es un recordatorio de que tenemos que consolidar las relaciones en vez de realizar listas (en referencia a la lista Magnitski)  que nos dividen, porque nos enfrentamos a un enemigo común, que es omnipresente”, dijo. “En esta triste ocasión no hay que preguntar 'por quién redoblan las campanas'. Quizá no sea importante que estas explosiones fueran organizadas por terroristas de EE UU, porque forman parte de una red internacional de asesinos. Lo puedo sentir por la manera en la que lo hicieron”.

Aunque las explosiones en Boston han causado un número de víctimas mucho menor que el ataque a las Torres Gemelas en septiembre de 2001, suponen una gran amenaza porque los terroristas buscaban matar a numerosas personas y mandar señales intimidatorias, explicó Marguelov.

“En esta ocasión, eligieron el centro de una ciudad estadounidense, un evento tradicional que atrae a miles de personas de diferentes países, policías, participantes y público. La explosión en este lugar pretendía demostrar la omnipotencia de los organizadores del ataque”, dijo.

Según informa la policía estadounidense, hay tres víctimas mortales, incluido un niño de ocho años, y más de 140 heridos, 17 de ellos graves, debido a dos bombas que explosionaron cerca de la línea de meta.

El Kremlin informó el martes que Vladímir Putin envió un telegrama de condolencias a Barack Obama.

“Putin condenó de manera enérgica este bárbaro crimen y declaró que la lucha antiterrorista requiere una activa coordinación de esfuerzos de toda la comunidad internacional”, se decía en el documento. 

El presidente ruso subrayó que Rusia “estará lista para prestar la ayuda necesaria si así se lo piden las autoridades de EE UU”.

Por su parte, el embajador de EE UU Michael McFaul ha agradecido a sus seguidores en Twitter el apoyo mostrado tras las dos explosiones.

“Gracias por todas las palabras de apoyo. Tal y como dijo el presidente Obama: 'Boston es una ciudad dura y resistente. Y también lo son sus habitantes”, dijo McFaul en su página de Twitter.

Artículo redactado con información de Interfax.