La victoria de Maduro asegura la presencia rusa en Venezuela

Tras una dura campaña electoral Nicolás Maduro ganó las elecciones. Estos resultados hacen prever que continuará la cooperación estratégica con Rusia.

La primera campaña electoral  de los últimos 14 años sin la participación de Hugo Chávez, se saldó con una estrecha victoria de Nicolás Maduro, que obtuvo un 50,6 % del total de los votos. 

Según informó la Voz de Rusia, el presidente ruso Vladímir Putin felicitó a Maduro por su victoria electoral. Putin declaró que “bajo su mandato Venezuela fortalecerá la asociación estratégica con Rusia”, y además confirmó la “disposición de ambos para  desarrollar un diálogo constructivo en todos los ámbitos de las relaciones bilaterales y en cuestiones internacionales”. 

Rosneft en Venezuela 

En septiembre del año pasado Rosneft firmó con la Corporación Venezolana del Petróleo (CVP), filial de la compañía de petróleo y gas Petróleos de Venezuela (PDVSA), un acuerdo sobre la creación de una empresa conjunta. Según el director de Rosneft, Ígor Sechin, la compañía rusa invertirá 16.000 millones de dólares en un yacimiento venezolano.

El primer de la campaña electoral, el 9 de abril, en Sabaneta comenzó a trabajar una comisión ruso-venezolana. Según informa la revista Kommersant Vlast los miembros de la delegación rusa declararon que la comisión apenas tiene un contenido de negocios. “Se trata exclusivamente de política”, declaró un alto dirigente de la compañía. 

Además, el comienzo de la reunión entre Maduro y el ministro de Industria y Comercio Denís Mantúrov se retransmitió en directo por televisión. Según datos de la revista Kommersant Vlast, los rusos recibieron la invitación para este encuentro durante el entierro de Chávez. La delegación rusa en esta ceremonia estuvo encabezada por el presidente de Rosneft, Ígor Sechin. “Nuestros amigos nos invitaron. Para ellos era importante demostrar que Rusia está con Maduro”, declaró uno de los funcionarios rusos.  

Las batallas electorales ya han quedado atrás, y ahora es tiempo para trabajar. Nicolás Maduro pronto asumirá el cargo. No va a ser fácil, porque hereda gran cantidad de acuciantes problemas que requieren soluciones urgentes. 

Entre ellos, una inflación galopante, la más alta del continente; unas altas tasas de criminalidad, tanto en las ciudades como las aldeas; apagones; un aparato burocrático cada vez mayor; la corrupción y la fuga de capitales; la emigración de personas formadas o la escasez de alimentos, entre otros. 

“Rusia siempre tiene que preocuparse por los recursos que se encuentran en los países que interesan a los EE UU. Rusia insistirá en el cumplimiento de los contratos. Según el resultado de las últimas elecciones es poco probable que cambie la posición de Rusia. Hay que tener en cuenta que Maduro no es Chávez, EE UU conoce perfectamente sus puntos débiles. Me parece que asistiremos a una proliferación de insitutos civiles en Venezuela, que podrían crear una oposición a Maduro. EE UU intentará utilizarlo, pero no ahora, posiblemente en el futuro”, declara Alexéi Mujin, director general del centro de información política. 

Compra de armamento

En poco más de cinco años, Venezuela ha gastado más de 11.000 millones de dólares en armamento ruso. Es uno de los grandes compradores junto con India y China.

El país latinoamerciano ha adquirido 24 aviones de combate Sujói, varias decenas de helicópteros del tipo Mi, tanques BMP-3F, cañones motorizados, 100.000 rifles de asalto Kalashnikov, sistemas antiaéreos S-300, tanques T71, morteros motorizados, tanques Ilyushin IL-78, rifles Dragunov o sistemas antimisiles.

A nivel de política exterior, el resultado de la elecciones significa que no habrá cambios significativos, aunque no se descartan ciertas correcciones. El mantenimiento de la cooperación estratégica con Rusia, a nivel político, económico, militar y cultural. Según cita Kommersanta un alto dirigente de una empresa petrolífera rusa: “Para los venezolanos, somos los clásicos inversores. Ellos no tienen dinero para crecer, y por voluntad política nosotros invertimos aquí miles de millones”, explica un alto dirigente de una empresa petrolífera rusa acerca del crecimiento en Venezuela. “En estos proyectos el 50% es negocio, y el 50%, política”. 

Maduro, que se reunió con el director de Rosneft Ígor Sechin en la ceremonia de despedida de Hugo Chávez, habó con claridad: todos los proyectos se seguirán desarrollando. 

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.