Avanza la cooperación antidroga con Perú

Cortesía de la embajada de la Federación de Rusia

Cortesía de la embajada de la Federación de Rusia

Entre los planes de cooperación está la formación de agentes.

Rusia y Perú siguen trabajando juntos en la lucha al narcotráfico. El director del Servicio Federal de Control de Tráfico de Estupefacientes de la Federación Rusa (FSKN), Víctor Ivanov, ha vuelto a reunirse con las autoridades peruanas después de su primera visita a Lima en junio de 2012. 

El mismo funcionario y la presidente ejecutiva de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas, Carmen Masías, han firmado un Acta de Intenciones para fortalecer la cooperación bilateral entre los dos países. Además de impulsar el intercambio de información sobre el tráfico de drogas, este acuerdo instituye un curso de capacitación, organizado por el FSKN, para los agentes antinarcóticos peruanos. 

El objetivo es favorecerles un mayor conocimiento de las metodologías modernas, así como la experiencia de sus colegas rusos. Esta iniciativa pertenece a un proyecto más amplio del Servicio Federal Antidrogas ruso para formar a policías de los países de America Latina. En Nicaragua 100 agentes han participado al primer curso del programa "Lucha Antidrogas". Al margen del acuerdo, Ivanov ha subrayado el buen momento de la cooperación entre Lima y Moscú hablando de la detención de unos narcotraficantes que intentaban operar a través de una nueva ruta criminal desde Perú hacia Rusia. 

Perú es el primer productor mundial de cocaína con 6.4400 hectáreas de cultivos de coca. El presidente Ollanta Humala ha colocado la lucha contra el narcotráfico entre los objetivos prioritarios de su gobierno: el año pasado se planteó erradicar 14.000 hectáreas de cultivos de hoja de coca. Durante las reuniones con Vladímir Putin y Dmitri Medvédev, el presidente peruano ha confirmado que el país andino necesita el apoyo de Rusia para implementar una política exitosa de combate al narcotráfico. 

Desde el 2012 el gobierno ruso viene estrechando sus relaciones bilaterales con América Latina con el objetivo de detener el comercio ilícito de cocaína que tiene Rusia como destino final. 

No sólo con los países productores, sino también con los que sirven para el tránsito de estupefacientes. En este sentido Víctor Ivanov hizo varias giras por Ecuador, Argentina y el Centro América para firmar acuerdos de cooperación en la lucha al narcotráfico. Durante su visita al Perú el "zar antidrogas" ha asegurado que la cocaína de América Latina viaja a Rusia camuflada en las exportaciones de plátanos de Ecuador y las remesas de flores de Colombia; también se utiliza la ruta de los países de la costa oeste de África para que la droga llegue a Europa. 

El director del FSKN ha criticado, incluso, la tendencia global de despenalización de las drogas. Hace falta recordar que Rusia ha sido uno de los 11 países (entre ellos  Estados Unidos y México) que han rechazado la propuesta de Bolivia de enmienda al artículo 49 de la Convención de las Naciones Unidas sobre las drogas del 1961. 

Este tratado sanciona cualquier tipo de utilización de la coca, incluso la ancestral tradición del masticado, que según el gobierno boliviano, que necesita ser despenalizada. De todas formas, en enero de 2013, Bolivia ha logrado su objetivo al no alcanzarse el número previsto (hacían falta 62 países en contra sobre un total de 184) para que se rechazara. 

Entre los puntos todavía en negociación entre Rusia y Perú está la instalación de un centro de entrenamiento regional para la lucha contra el narcotráfico y la cesión temporal de radares 3D para la detección de aeronaves realizando vuelos irregulares en el espacio aéreo peruano.