El tráfico aéreo entre España y Rusia se duplica en cinco años

Las compañías aéreas multiplican su oferta, sobre todo en verano y a destinos costeros, con Barcelona como aeropuerto principal. Fuente: sukhoi.ru

Las compañías aéreas multiplican su oferta, sobre todo en verano y a destinos costeros, con Barcelona como aeropuerto principal. Fuente: sukhoi.ru

La evolución de la economía rusa ha provocado que cada vez haya más ciudadanos de este país con ganas y posibilidades de viajar. Y parece ser que uno de sus destinos preferidos es la costa española. Así lo reflejan los datos de tráfico aéreo entre Rusia y España de los últimos cinco años, un periodo en el que el número de pasajeros se duplicó.

Según la información facilitada por AENA (Aeropuertos Españoles de Navegación Aérea), en 2008, menos de un millón de viajeros (concretamente, 995.011) voló entre España y Rusia, mientras que el año pasado esta cifra se elevó a 2.145.522. Paralelamente, el número de operaciones también se multiplicó, pasando, de las 8.682 de hace cinco años a las 15.550 de 2012. 

Veamos la evolución de los cinco aeropuertos españoles con más pasajeros procedentes de Rusia. Barcelona-el Prat ha pasado en este periodo de 471.963 viajeros a 1.268.204; Madrid-Barajas, de 263.227 a 326.190; Tenerife Sur, de 99.128 a 173.309; Palma, de 47.524 a 163.301 y Málaga-Costa del Sol, de 54.121 a 92.106. 

Las tres compañías aéreas que más pasajeros trasladan entre los aeropuertos de uno y otro país son Transaero Airlines, Aeroflot y Vueling Airlines. Las dos primeras son rusas y la tercera, española. 

Intuimos la respuesta, pero ¿a qué se debe este aumento tan notorio del número de pasajeros? Javier Suárez, manager de rutas de Vueling, recuerda que Moscú es la ciudad más poblada de Europa, con más de once millones de habitantes. Además, la economía rusa, no sólo “está creciendo a un ritmo mucho más rápido que la de otros países europeos”, sino que incluso, “se estima que siga aumentado a un ritmo aproximadamente del 3,7%. Esto sin duda apoya y apoyará que los rusos aumenten aún más sus frecuencias de viajes”. 

Por otra parte, “los rusos se sienten cada vez más atraídos por el clima y la cultura de España. Barcelona es sin duda la ciudad que más atractivo tiene para los habitantes de Moscú. Muchos de ellos están comprando residencias en Barcelona y alrededores”, declara. 

Más de la mitad vuelan a Barcelona 

Efectivamente, los turistas rusos y cada vez más, también los residentes, muestran su predilección por la costa catalana. Y eso tiene, lógicamente, su reflejo en las cifras del transporte aéreo, pues de los más de 6,7 millones de pasajeros que aterrizaron en España procedentes de Rusia entre 2008 y 2012, más de 3,6 lo hicieron en Barcelona-el Prat. 

Esta cifra tiene mucho que ver con los más de 700.000 turistas que visitaron Cataluña el verano pasado. Muchos de ellos, llegaron en alguno de los 700 vuelos mensuales que conectaban los aeropuertos rusos con los catalanes (básicamente, Barcelona-el Prat, aunque también existen conexiones con Reus y Girona-Costa Brava). La oferta de vuelos aumentó un 70% respecto al verano anterior, cuando ya se había más que duplicado respecto a 2010. 

La mayoría de los vuelos, un 66% son chárter y sólo un 34% son regulares. 

En cuanto a las perspectivas del verano que viene, se prevén aún más vuelos, aunque esto se acabará de concretar a raíz de lo que se pueda negociar dentro de muy poquito en la feria turística MITT de Moscú. 

Vueling, más de 307.000 pasajeros en solo cuatro años 

La compañía española Vueling opera con aeropuertos rusos solamente desde 2009, pero una cuarta parte de los pasajeros que vuelan entre Rusia y España eligen esta aerolínea y es líder en la ruta Barcelona-Moscú. En estos cuatro años, ha transportado más de 307.000 personas entre España y Rusia. Cada año ha duplicado o incluso más la cifra de pasajeros respecto al año anterior. 

Empezó con tres vuelos semanales a Moscú y uno a San Petersburgo, pero la oferta ha ido aumentando en estas rutas, concentrada en la temporada estival, y se ha ampliado a otras: Palma en 2012 y, a partir del 17 de junio de este año estrenarán Alicante. Tras consolidar estas rutas, la compañía estudiará la posibilidad de ofrecer otras. 

La mayoría de usuarios, según explica Javier Suárez, son rusos, pero han detectado un número creciente de españoles, que utilizan estas rutas, bien por negocios, o bien por ocio. 

Aeroflot quiere extenderse por España 

Barcelona, Madrid y Málaga son, por este orden, los principales aeropuertos españoles en los que opera la gran compañía rusa Aeroflot . La aerolínea también presenta cifras in crescendo en las rutas entre España y Rusia, sobre todo respecto a Barcelona (han pasado de cerca de 50.000 pasajeros anuales en 2008 a más de 100.000 en 2012). 

Hace dos años, pusieron en marcha la conexión con Tenerife (ahora prevén aumentar la frecuencia de vuelos en esta ruta) y tienen ambiciosos planes de ampliación de sus líneas a Alicante, Mallorca o quizás algún otro destino balear, en un futuro próximo. 

Fuentes de la compañía rusa destacan el turismo como el principal motivo de sus clientes para viajar, alrededor del 70%, mientras que el resto sería por negocios u otras razones. En cuanto a la nacionalidad de los pasajeros, la mayoría son rusos, pero hay notables diferencias, ya que en Málaga esta cifra es del 90%, mientras que en Madrid solo es del 50% (40% son españoles y 10%, otras nacionalidades). 

Otras aerolíneas 

Iberia. Conecta Madrid (con Moscú) y Barcelona (con Moscú y San Petersburgo) en vuelos regulares. 

Vim Airlines: Barcelona (todo el año) y Alicante (en verano) con Moscú. 

Transaero Airlines: Moscú con Barcelona y Madrid (todo el año) y, en verano, Alicante, Ibiza, Málaga y Palma. Esta cronista se puso en contacto con la compañía para poder ampliar la información, pero no obtuvo respuesta. 

Rossiya Airlines: Desde San Petersburgo, vuela a Alicante, Tenerife y Barcelona. Además conecta la ciudad del Nevá, a través de vuelo charter, con otros muchos aeropuertos rusos. 

Siberia Airlines: Vuela desde Moscú directamente a Madrid, Palma, Alicante y Valencia, pero también ofrece la posibilidad de conectar estos aeropuertos con otros en España (Tenerife, Málaga) y en Rusia.