Lada: la perla de Samara sigue enamorando en América Latina

¿Qué ayudó al Lada a enamorar a los amantes latinoamericanos del automóvil, su montaje ruso o el favorable clima del sur?

"Nunca he estado en Samara, pero sé que allí vive y trabaja gente maravillosa. En 1984 fabricaron mi Vaz 2105, en 1986 este coche llegó a La Habana y fue entregado a mi padre, un estudiante increíblemente satisfecho de su compra. Pocos estudiantes tenían coche propio por entonces. Mi padre trabajó como taxista con este coche durante 22 años, después lo heredé yo. Yo también soy conductor, este coche me da de comer", explica José Ramón, joven taxista cubano. En Cuba existen muchas historias parecidas, y no sólo en Cuba sino también en toda Latinoamérica.

A comienzos de los años 80 la Unión Soviética comenzó a exportar grandes partidas de automóviles de la Fábrica de Automóviles del Volga (VAZ) a Latinoamérica. Los primeros Lada llegaron a Cuba, Chile, Colombia y Ecuador, aunque varios años después no quedaba en la región un país por cuyas carreteras no hubiera huellas de estos coches.

Hasta la caída de la URSS se exportaron Ladas a Latinoamérica. Durante 20 años se fueron unos 350.000 automóviles. Entre los modelos más vendidos estaban el Lada 21013, el 2106, el 2107, el Lada Samara y el Lada Niva.

La compañía rusa plantaba cara a gigantes competidores norteamericanos como Ford, Chevrolet o GMC, porque los coches soviéticos eran más baratos y sencillos, y sus piezas de repuesto eran más fáciles de encontrar.

Quizá el único aspecto que desilusionaba fue su apariencia exterior. En comparación con otros su aspecto era demasiado primitivo. Sin embargo, los latinoamericanos decidieron añadir a sus queridos coches su propio colorido local. Por ejemplo, los taxistas cubanos unían dos Ladas 21013 para construir una limusina de seis puertas con el doble de capacidad. Estos modelos siguen existiendo en la compañía Cubataxi.

La Unión Soviética cayó y el Lada dejó de exportarse a Latinoamérica durante casi diez años. Evidentemente, durante este tiempo los automóviles soviéticos comenzaron a envejecer y a estropearse. Además, los consorcios automovilísticos norteamericanos, que en otro tiempo habían sido desplazados, comenzaron una campaña de desprestigio de la imagen de Lada como automóvil fiable para poder obtener rápidamente las primeras posiciones en el mercado.

Ladas con buena salud

Sin embargo, gracias al clima y a un buen cuidado, se han conservado en buen estado muchos de estos autos soviéticos, que siguen circulando hasta ahora. Por ejemplo, la mayor parte de los coches de policía y taxis cubanos en la actualidad son Lada 2105 y 2107.

En países como Argentina, Venezuela, Perú y Ecuador, donde existe una circulación más complicada por la dificultad del terreno, se encuentran muchos Nivas. Y en Chile y El Salvador el Lada Samara sigue gozando de gran popularidad.

Entre los apasionados de los coches también existen algunos que, a pesar del fracaso de Lada, no sucumbieron a otras marcas. Ellos siguen reparando y modernizando sus automóviles por sí mismos.

Así, en Latinoamérica existen varios clubes de apasionados del Lada. Desde 2009 existe en Cuba el 'Club de Amantes de los Carros Rusos' (antes llamado 'Club de Amantes del Lada'), cuyos miembros celebran encuentros el segundo domingo de cada mes.

Este club también organiza un concurso anual por el título de 'Mejor Lada'. El consulado ruso otorga al ganador 40 litros de gasolina.

En 2007 en Argentina se creó un club de amantes del Niva llamado Parque 4x4. Sus miembros organizan encuentros para intercambiar detalles y experiencias sobre las reparaciones del Niva. El club tiene su propia página web, en la que los socios se aconsejan unos a otros. “Compré mi Niva hace 12 años. Se encontraba en muy mal estado, fue mucho más barato. Me pasé cuatro años restaurándolo, y cada año que pasaba iba adquiriendo más valor para mí, porque yo iba aportándole algo mío. Ahora de vez en cuando hace algún ruido, descubro que tengo que cambiar algo. Pero nunca me separaré de él, pase lo que pase. Para mí es como de mi familia”,  explica Damían Saborío, miembro de Parque 4x4. 

Vuelta al mercado

Diez años después de la caída de la Unión Soviética, Lada comenzó a regenerarse y a hacerse hueco de nuevo en el mercado latinoamericano del automóvil. A través de la compañía "Rusia  Automotriz S.A." de 1999 a 2001 se exportaron y vendieron más de 7.000 automóviles a Uruguay, Paraguay, Bolivia, Brasil, Nicaragua y Cuba.

Durante los últimos dos años AvtoVAZ ha vendido en el mercado de Nicaragua 1.740 automóviles Lada, entre ellos los modelos Lada Kalina, Lada Priora, Lada Samara y Lada 2107. “En marzo de 2013 nuestro socio Automotive Company SAC abre en Perú un salón de producción de AutoVAZ con una superficie total de 1.200 metros cuadrados. Y en Ecuador ya ha comenzado a funcionar una fábrica de montaje de AvtoVAZ. Hemos recuperado un lugar, aunque no muy grande, en el mercado del automóvil de los países latinoamericanos”, comenta Serguéi Goreslavski, director del departamento de comercio exterior de la corporación estatal Rostech (socio de AvtoVAZ).

AvtoVAZ apuesta por que los nuevos modelos de Lada atraigan a los amantes del automóvil latinoamericanos del mismo modo que lo hicieron sus antepasados: por su sencillez, su bajo coste y la accesibilidad de sus piezas de repuesto.

Lea más:

¿Un Lada o un tanque de guerra?

Andréi Románov, electricista de Omsk reunió partes de vehículos LADA VAZ-2109 para construir su particular medio de transporte, un tanque