El futuro de las petroleras rusas en Venezuela

Planean invertir en Venezuela 20.000 millones de dólares, ¿cómo influirá la muerte de Hugo Chávez? Fuente: Reuters

Planean invertir en Venezuela 20.000 millones de dólares, ¿cómo influirá la muerte de Hugo Chávez? Fuente: Reuters

En septiembre del año pasado Rosneft firmó con la Corporación Venezolana del Petróleo (CVP), filial de la compañía de petróleo y gas Petróleos de Venezuela (PDVSA), un acuerdo sobre la creación de una empresa conjunta. Según el director de Rosneft, Ígor Sechin, su compañía invertirá 16.000 millones de dólares en un yacimiento venezolano. Además, las compañías petroleras rusas planean invertir en el país 20.000 millones de dólares. Está por ver si estas inversiones se mantienen tras la muerte de Hugo Chávez.

Se han dado pocos casos en la historia de los contratos petroleros en que, únicamente por tener acceso a un yacimiento, una compañía extranjera haya llegado a pagar 1.100 millones de dólares, con el comienzo de la extracción previsto para los próximos cinco-diez años. Esto es lo que ha hecho Rosneft.

Además, esta compañía ha prometido a la CVP un crédito de 1.500 millones de dólares para un plazo de cinco años. A cambio, Rosneft recibirá el 40% del desarrollo del yacimiento Carabobo-2, en la faja petrolífera del río Orinoco. Aunque para garantizar un volumen de extracción de 400.000 barriles hacia 2018, según prevé el contrato, Rosneft tendrá que construir una fábrica, que le podrá costar hasta 7.000 millones de dólares y será capaz de procesar y convertir en crudo de buena calidad el pesado material que se obtiene en este yacimiento. Estos costes no forman parte de la inversión de 16.000 millones de dólares que anunció Ígor Sechin.

En el país existen compañías petroleras rusas desde 2009. Cinco compañías (Gazprom Neft, Rosneft, Lukoil, TNK-BP y Surgutneftegaz), unidas en Venezuela bajo el Consorcio Nacional Petrolero, planean invertir 20.000 millones de dólares en el proyecto Junín-6, un yacimiento en el que el primer petróleo se extrajo el pasado otoño. Hasta hace poco, Gazprom Neft era el socio principal de las autoridades venezolanas.

Pero Rosneft comenzó a ofrecer competencia. Ígor Sechin tenía desde hacía tiempo la intención de comprar la participación de Surgutneftegaz en este proyecto, hasta que logró que esta compañía desistiera: Surgutneftegaz decidió salir del negocio del lugar. Más tarde se dio la absorción por parte de Rosneft de la participación en Venezuela de TNK-BP.  Como resultado, el papel principal en el consorcio le corresponde a la compañía estatal rusa.

Inversiones chinas y estadounidenses

No obstante, en el mercado petrolero de Venezuela figuran otros dos importantes participantes a los que no les costaría demasiado trabajo echar a los rusos, preocupados por sus tensiones internas.

Desde 2008 la República Popular China ha invertido 20.000 millones de dólares en la economía de Venezuela, y extrae petróleo en todas partes.  En el marco del proyecto chino-venezolano Sinovensa a finales de 2012 se extraían 120.000 barriles al día, un volumen seis veces mayor que el esperado en Junín-6.

En los planes chinos figura incrementar la extracción hasta unos 330.000 barriles, para lo cual China ofrece al país latinoamericano un crédito de 4.000 millones de dólares. Como pago del crédito, Venezuela exporta a China 400.000 barriles de petróleo al día con un coste inferior al precio del mercado.

Por ejemplo, en 2011 el coste era de 101 dólares por barril, mientras que la cotización media anual del crudo de marca Brent era de 107,5 dólares. Además, el gobierno venezolano paga los costes de transporte del petróleo desde sus puertos hasta Singapur. Esto cuesta al régimen de Chávez tres dólares adicionales por barril, según informa José Suárez Núñez, experto de la consultora Petrofinanzas. Como consecuencia, el volumen de comercio entre los dos países ha aumentado de los 300 millones de dólares en 2001 hasta 17.000 millones en 2011.

Por otra parte, el principal socio comercial de Venezuela son los Estados Unidos. El año pasado compraron a la compañía estatal Petróleos de Venezuela 984.000 barriles, lo que hizo que Venezuela se convirtiera en el quinto proveedor de oro negro a los Estados Unidos.

La mitad de la exportación nacional de petróleo se envía al Tío Sam. Además, de forma ininterrumpida y cumpliendo los plazos de entrega. También trabaja con los Estados Unidos la compañía CITGO Petroleum Corporation, filial de PDVSA. Esta empresa se dedica a la importación de petróleo y productos petrolíferos a los Estados Unidos, así como a su procesamiento y a la venta de gasolina y lubricantes a través de su extensa cadena CITGO.

Según el ministro de Energía y Minas de Venezuela, Rafael Ramírez, para apoyar la actividad de esta cadena de gasolineras, las autoridades venezolanas venden el crudo a EEUU a 3-4 dólares por debajo del precio de mercado.

En estos momentos nadie sabe qué sucederá en el país tras la marcha de Hugo Chávez. La posibilidad de que se genere un caos político, un golpe de Estado o una guerra civil amenazan seriamente a todos los participantes potenciales del mercado petrolero en Venezuela.

Existe la posibilidad de que el poder pase a manos de la oposición: su líder, Enrique Capriles, obtuvo en las pasadas elecciones el 44% de los votos. Durante su campaña electoral declaró que si ganaba no permitiría que se produjeran cambios en los contratos petroleros con Rusia, a diferencia de los contratos de venta de armamento.  Pero no cabe duda de que Capriles intentará mejorar las relaciones con otros socios importantes. No se descarta que, como consecuencia de esta distribución de contratos, los petroleros rusos sean los últimos en recibir ofertas.

El pasado verano Hugo Chávez habló sobre un encuentro que mantuvo en octubre de 2010 con el entonces presidente ruso, Dmitri Medvédev.

Comenzaron conversando sobre asuntos del petróleo, y más tarde Chávez preguntó a su homólogo: "¿Qué más os podemos vender?" Medvédev se encogió de hombros: "No sé, ¿flores, quizás?" Chávez dio un salto en su silla: "Flores, perfecto. Tenemos una gran cantidad de plantaciones de flores. Además, tenemos agave, una planta que utilizamos para fabricar nuestro vodka local, el licor de Cocuy. Os la suministraremos y veréis como le hace competencia a vuestro vodka. ¡Inundaremos toda Rusia con nuestro Cocuy!".