Rosneft tiene grandes planes en Venezuela

El director de la compañía, Ígor Sechin, visita Caracas y transmite un mensaje de ánimo a Hugo Chávez. Fuente: AP

El director de la compañía, Ígor Sechin, visita Caracas y transmite un mensaje de ánimo a Hugo Chávez. Fuente: AP

A pesar de la grave enfermedad del presidente de Venezuela Hugo Chávez, Rusia se niega a retirar su apoyo a su principal aliado en Latinoamérica. Vladímir Putin ha transmitido a Chávez sus deseos de una rápida y completa recuperación de su salud. El mensaje lo llevó a Caracas el director de la compañía Rosneft, Ígor Sechin, y el vicepresidente venezolano Nicolás Maduro lo leyó ayer en directo en la televisión local. “Este mensaje pone de manifiesto que Vladímir Putin participa junto con el pueblo venezolano en nuestra lucha por la recuperación del presidente”, señalaba Maduro, a quien Chávez nombró su sucesor la víspera de su salida hacia Cuba.

El objetivo principal de la visita de Sechin es demostrar a Caracas que Rosneft planea ampliar sus relaciones de cooperación con Venezuela. Aún más, el director de Rosneft declaró que Venezuela es una región clave para la compañía.

“Nuestros proyectos a largo plazo siguen adelante. Ninguna circunstancia externa influirá en ellos, - asegura Sechin. – Si hablamos de otros factores, como la enfermedad del presidente, estamos convencidos de que Hugo Chávez se recuperará, como siempre se ha recuperado de todos los problemas. Es un hombre valiente, no dudamos de que le sobran fuerzas para superar la enfermedad”.

Durante la visita de Sechin a Caracas se han firmado cinco acuerdos sobre el desarrollo de proyectos de petróleo y de gas en plataforma, sobre la creación de una empresa conjunta y sobre el abastecimiento de dispositivos de perforación rusos.

Sechin ha anunciado sus planes de invertir en los próximos años alrededor de 10.000 millones de dólares. Según el ministro de Petróleo de Venezuela, una serie de compañías de ambos países invertirán durante los próximos seis años unos 47.000 millones, de los cuales 17.600 millones serán inversión directa de Rusia

Además de Rosneft, participan en estos proyectos Lukoil, Surgutneftegaz y Gazprom. Es posible que a ellos se sume Zarubezhneft.

Estas compañías rusas explotan en Venezuela los yacimientos Junín-6 (con reservas que oscilan entre los 7.000 y los 8.500 millones de toneladas) conjuntamente con la compañía estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA). Rusia está representada por el “Consorcio Nacional Petrolero (Rosneft, Gazprom Neft, Lukoil, TNK-BP y Surgutneftegaz).

Este consorcio se creó en 2008 por iniciativa de Sechin,  entonces vicepresidente del complejo de combustible y energía, y posee el 40% de la participación. Por la entrada en el proyecto el CNP pagó 1.000 millones de dólares. El conjunto de gastos en el proyecto está estimado en 25.000 millones de dólares, y el yacimiento Junín-6 debería alcanzar una extracción máxima de 450.000 barriles al día. Por ahora el ritmo de extracción es de 230.000 barriles.

Ayer se anunció que Rosneft ha reemplazado a Gazprom Neft en el puesto de operador en el CNP. Esta decisión la tomó el consejo de directores del consorcio, que además nombró presidente a Sechin. El modelo de dirección de la compañía está cambiando: el operador recibirá más peso en la toma de decisiones, según aclaraba Alexánder Diukov, director de Gazprom Neft.

En septiembre de 2012 Sechin firmó en Caracas un acuerdo sobre la creación de una empresa conjunta  para desarrollar el yacimiento Carabobo-2, en la faja petrolífera del río Orinoco.

Según Ramírez, las reservas de petróleo de este yacimiento están estimadas en 5.100 millones de toneladas, y la extracción máxima ascenderá a los 400.000 barriles al día. La participación de Rosneft en esta empresa será también del 40%, el máximo porcentaje permitido para inversores extranjeros. El volumen de inversión rusa en el proyecto es de unos 16.000 millones de dólares.

Una fuente de Rusia Hoy cercana a los accionistas del CNP informa de que los proyectos Junín-6 y Carabobo-2 no son ni mucho menos los últimos de este tipo. “Esto es sólo la punta del iceberg en las relaciones con Venezuela, donde los elementos de control son los créditos, el petróleo y las armas, - comenta esta fuente. – La mayor parte de los créditos se devuelve en base a los ingresos de la venta de petróleo. En otras palabras, se trata de un negocio muy rentable”.

No es sorprendente, por tanto, el hecho de que Rosneft planee mejorar las relaciones de cooperación con Venezuela en el ámbito de la energía eléctrica, la infraestructura y la fabricación de dispositivos de perforación. “Este proyecto lo financiaremos en base a créditos de bancos rusos y líneas de crédito de bancos extranjeros”, cita a Sechin la agencia Bloomberg.

A la pregunta sobre si Rosneft está asumiendo un alto riesgo y enormes pérdidas financieras que podría no recuperar en caso de que Chávez saliera de la escena política, Zbignev Ivanovski, investigador destacado del Instituto de Latinoamérica de la Academia Rusa de Ciencias y doctor en ciencias políticas, responde: “Los contrarios multimillonarios con Rusia se podrán revisar desde el punto de vista de la compatibilidad con los intereses nacionales del país, como ya anunció el rival de Hugo Chávez en las anteriores elecciones presidenciales, Enrique Capriles Radonski.

Capriles considera que Venezuela no necesita la enorme cantidad de armamento que Chávez compra a Rusia. En lo que concierne a la cooperación en el ámbito del petróleo y de la extracción de gas, es poco probable que se hagan cambios importantes”.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaia Gazeta.