71 estadounidenses sin permiso para entrar en Rusia

Dos listas elaboradas por el Ministerio de Asuntos Exteriores prohíben la entrada a  involucrados en casos contra ciudadanos rusos. Fuente: kommersant

Dos listas elaboradas por el Ministerio de Asuntos Exteriores prohíben la entrada a involucrados en casos contra ciudadanos rusos. Fuente: kommersant

Desde enero funcionan en Rusia dos listas negras en respuesta a la 'ley Magnitski' aprobada en el 2012 en Estados Unidos. Según escribe el diario 'Izvestia', se prohíbe la entrada a 71 ciudadanos de EE UU.

La primera lista, formada por el Ministerio de Asuntos Exteriores en otoño del año pasado incluía a 11 funcionarios estadounidenses involucrados, según datos de Moscú en infracciones a los derechos humanos y torturas en la base de Guantánamo y en prisiones secretas de la CIA en Europa.

Este documento se presentó inmediatamente después de que Estados Unidos  prohibiera la entrada en su territorio a 11 ciudadanos rusos.

“Ahora hemos empezado a operar una segunda lista, en la que están incluidas 60 personas”, dijo Pushkov. Este documento es la  reacción a la “ley Magnitski”   ya aprobada por Barack Obama, según la cual se prohibió la entrada en EE UU a otros 60 ciudadanos rusos.

Se trata de una lista privada, solo conocida en el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso. En otra lista aparte se incluía a los involucrados, según Moscú, en el proceso judicial contra el empresario ruso Víctor Bout, condenado a 25 años de cárcel en EE UU por tráfico de armas, y el piloto Konstantin Yaroshenko, así como los estadounidenses que vulneraron los derechos de los niños rusos adoptados y los autores y cabilderos de la ley Magnitski, destaca Védomosti.

Según lo sugerido por el vicepresidente del Comité de la Duma de Asuntos Exteriores, Viacheslav Nikónov, algunas personas incluidas en la segunda lista podrán figurar en el informe del Ministerio de Relaciones Exteriores sobre la observación de los Derechos Humanos presentado el 22 de octubre del 2012.

Además, Nikónov explica que ya antes de adoptar la ley en respuesta a la 'ley Magnitski', se negó la entrada a Rusia al contralmirante de la Marina de EE UU Jeffrey Harbeson, exdirector de Guantánamo.

En el informe del Ministerio de Relaciones Exteriores se señalan los nombres de los funcionarios que acordaron en el 2002 la aplicación de torturas: el exvicepresidente Dick Cheney; la asesora de Seguridad Nacional, Condoleezza Rice; el ministro de Justicia, John Ashcroft; el director de la CIA, George Tenet y otros funcionarios. También se nombra a algunos funcionarios del Ministerio de Justicia que prepararon "técnicas de tortura con fundamento jurídico”.

En el informe se enumera también a “los responsables de infracciones contra niños adoptados”: 10 padres de familia, el Tribunal de la ciudad de York (Pensilvania), el Tribunal de Justicia de Bristow (Virginia), la fiscalía del condado de Walworth (Wisconsin). "Los padres que están en ella (en la lista),  deben ser: asesinos de ciudadanos rusos que no tienen lugar en Rusia”, considera Nikónov.

En el informe no se menciona a los perseguidores" de But, arrestado en el 2008 y Yaroshenko, detenido en el 2010. 

Nikónov no descartó que "en teoría" en la lista puede incluirse al ministro de Justicia, Eric Holder, que inició su mandato en 2009. 

Las personas que introdujeron la 'ley Magnitski' en la Cámara Alta, en mayo del 2011, fueron 15 senadores. Entre ellos, Benjamin Cardin, John McCain, Jon Kyl, Joseph Lieberman. Anteriormente Pushkov declaró que en la lista estaba Cardin. 

Sobre la inclusión en la lista de los senadores, y también Condoleezza Rice o Dick Cheney, Nikonov "no oyó nada." Cheney y Rice por lógica, no deberían estar en la lista, esto echaría a perder las relaciones diplomáticas entre los dos países, dijo el vicepresidente de la Comisión de Asuntos Exteriores, Leonid Kaláshnikov. Según él, a pesar de la ampliación de la ley en respuesta a la 'ley Magnitski, los políticos actúan bajo sus efectos. 

Según el periódico Védomosti, Rusia y Estados Unidos continuarán intercambiando escarnios, pero no se debe exagerar el 'ruido mediático' no se debe exagerar. 

Rusia no es una de las prioridades internacionales de Estados Unidos, y en la administración de Obama las relaciones apuntan a una mejora,  considera el director del Centro de Investigación de Políticas Públicas, Vladímir Yevséyev. 

Según él, no habrá consecuencias económicas y la prohibición de entrada en Rusia solo afectará a unos pocos. 

Mientras tanto, según el diario Vzgliad, senadores de EE UU y miembros del Congreso  hicieron un llamamiento a Vladímir Putin y a Barack Obama en cuanto a la 'ley Dima Yákovlev', que prohíbe las adopciones de niños en respuesta a la ley Magnitski aprobada en EE UU. 

“Estamos entristecidos por la reciente decisión de la Federación de Rusia de prohibir la adopción y solicitamos su ayuda. Pedimos que esta cuestión se haga prioritaria en la agenda de las relaciones con la Federación de Rusia y en sus relaciones personales con Vladímir Putin, que se instruya a nuestros diplomáticos para que se planteen esta cuestión en las reuniones con los representantes de la Federación de Rusia en todos los niveles”,  se dice en una carta, cuyo texto adjunta RIA Novosti. 

Los legisladores enumeran los casos en los que los niños rusos que esperan ser adoptados no podrán llegar a sus familias de acogida debido a la aprobación de la ley. Según datos de los autores de la carta, anualmente los ciudadanos de la Federación de Rusia adoptan 7.400 huérfanos y los estadounidenses cerca de un millar. 

Los parlamentarios califican de político el problema existente. “Estamos obligados a encontrar la manera de ayudar a los niños y a las familias afectadas por este problema político. La larga estancia de los niños en centros de acogida implica trastornos neurológicos y emocionales”, indican. 

Al dirigirse a Putin, los legisladores le piden que permita llevar hasta el final los procesos de adopción de niños rusos ya iniciados por familias estadounidenses. 

Para realizar este artículo se ha utilizado información de Izvestia, Vzgliad, Védomosti y RIA Novosti.