Tribunal de EE UU multa a Rusia por una antigua colección de libros judíos

En la biblioteca Schneerson se guardan numerosas obras judías. Fuente: ITAR-TASS.

En la biblioteca Schneerson se guardan numerosas obras judías. Fuente: ITAR-TASS.

El pasado 16 de enero, un juzgado de distrito de Washington D.C. condenó a Rusia a pagar una multa de 50.000 dólares diarios a la organización estadounidense Chabad-Lubavitch mientras que la Biblioteca Schneerson, una colección de miles de antiguos libros y documentos judíos, permanezca en Rusia. Dicha sentencia ratifica una anterior del año 2010.

La Biblioteca Schneerson comprende una colección de antiguos libros y manuscritos judíos compilados por el rabino Yosef Yitzhak Schneerson en el Imperio Ruso hacia finales del siglo XIX. Una parte fue nacionalizada por los bolcheviques en 1918 y se sumó a la colección de la Biblioteca Estatal Rusa. Schneerson se las arregló para llevar la otra parte de la colección fuera de la Unión Soviética cuando emigró en los años 30. Posteriormente, cerca de 25.000 páginas de manuscritos fueron incautadas por los nazis, que luego recobraría el Ejército Rojo para entregarlas al Archivo Estatal Militar de Rusia. Chabad-Lubavitch ha estado tras la entrega de la colección Schneerson desde finales de los años 80.

El nuevo fallo ha enfurecido aún más a las autoridades rusas.

 

El ministro del Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, respondió que el fallo era ilegal, ya que la colección “nunca dejó el territorio ruso y fue nacionalizada, debido a que la familia Schneerson no contaba con herederos legítimos. Por ende, el 'regreso' de dichos libros a los Estados Unidos, en principio, es imposible”.

Además, insistió con que “el jasidismo de EE UU se supone que devolvería siete libros de esta colección a Rusia, prestados a ellos por la Biblioteca Estatal de Rusia por dos meses en 1993 a través de la Biblioteca del Congreso mediante el sistema de intercambio internacional interbibliotecario y han estado en su posesión ilegítimamente durante 16 años”.

“Resulta escandaloso que un tribunal de Washington haya dado este paso sin precedentes repleto de consecuencias gravísimas, como la imposición de una multa a un estado soberano”, manifestó el ministro del Exterior ruso en una declaración del 17 de enero.

“Hemos declarado en diversas ocasiones que este fallo es extraterritorial por naturaleza, va en contra del Derecho Internacional y es nulo de nulidad absoluta. La colección Schneerson fue construida históricamente en el territorio de nuestro país, es la herencia nacional de todo el pueblo ruso y, en su calidad de propiedad estatal de la Federación Rusa, goza de inmunidad jurisdiccional”, añadió el ministro.

El ministro ruso ha advertido a los Estados Unidos que podría tomar medidas en represalia, en caso de que se incauten los bienes rusos.

“La Biblioteca Schneerson forma parte de la colección de bibliotecas rusas y, por ende, no puede entregarse a individuos de los Estados Unidos, al igual que no puede entregarse a nadie fuera de nuestro país”, declaró a Interfax el viceministro de Cultura de Rusia, Grigori Ivliyev, el pasado jueves.

“Este fallo judicial es consecuente con la situación política general y debería tomarse en cuenta considerando el espectro completo de relaciones entre Rusia y los Estados Unidos, en especial, en el ámbito cultural”.

El ministro de Cultura ruso no se retractará de su posición, añadió el viceministro. “Estamos actuando de conformidad con la ley, y nuestra postura no será modificada. No nos retractaremos”.

Insistió con que la colección está bien conservada y subrayó que no existen restricciones para que ciudadanos estadounidenses accedan a estos documentos. “Los manuscritos están archivados del modo que corresponde. Se han provisto las condiciones necesarias para su adecuado almacenamiento”, expresó Ivliyev.

“No restringimos el acceso de ciudadanos estadounidenses a dichos documentos de ninguna manera, pero partimos mayormente de intereses de nuestros ciudadanos, quienes tienen el derecho de familiarizarse con semejantes documentos, tan importantes y excepcionales”, agregó.

Mientras tanto, la Federación de Comunidades Judías de Rusia descree y critica los intentos de una organización judía de los Estados Unidos por obtener la posesión de la Biblioteca Schneerson a través de fallos judiciales.

La biblioteca cuenta con libros religiosos. Fuente: ITAR-TASS.

“Este lento litigio, que ya lleva varios años, se asemeja más a una maniobra propagandística que a un verdadero proceso legal”, declaró a Interfax el portavoz de la Federación de Comunidades Judías de Rusia, Baruk Gorin.

“[El último fallo del juzgado estadounidense] es igual de materializable que los anteriores: el tribunal tendrá el mismo éxito en la obtención del dinero que el que tuvo en la recuperación de la biblioteca”.

Gorin duda que esta 'saga judicial' pueda tener algún futuro. “Resulta evidente para cualquier observador que Rusia no está apresurada por cumplir con ningún fallo estadounidense y nunca lo hará.

Al preguntarle si cree que la Biblioteca Schneerson debería permanecer en Rusia, Gorin manifestó que el asunto posee un aspecto moral y otro legal. “En lo que respecta a la legalidad, yo no soy quien debe responder dicha pregunta. Y en lo que respecta al aspecto moral, estoy convencido de que lo que se incaute por una u otra razón a los propietarios legítimos debería ser devuelto a ellos. Estos libros fueron obtenidos en forma ilegítima: se comprometieron a almacenarlos y nunca los devolvieron”.