Amistades forjadas en el mar más cruel: Los convoyes del Ártico en la Segunda Guerra Mundial

Ewen Weatherspoon
Hace ochenta y un años, el primer convoy del Ártico partió hacia Rusia. Churchill lo llamó “el peor viaje del mundo”; 3.000 marineros británicos habían muerto en esta ruta para mayo de 1945. Pero dos naciones encontraron la amistad en la adversidad.

El visitante de los Juegos Olímpicos de 2012 en Weymouth que se adentró en el museo del Fuerte Nothe pudo sorprenderse al ver un sombrero de marinero soviético. Se trataba de un regalo al museo de Dorset de Eric Alley, un residente local al que se lo regalaron en Armenia en 1989, cuando trabajaba allí para un equipo de ayuda de las Naciones Unidas tras un terremoto.

Durante la última noche de Alley en el país, su anfitrión le preguntó si había estado alguna vez en la Unión Soviética. “Sí, en 1941”, respondió. Tras una breve pausa, el anfitrión dijo: “Pero eso fue en la Gran Guerra Patriótica. ¿Dónde estaba usted?”. El Sr. Alley sonrió en este punto de su historia y dijo: “Múrmansk”. “Ahh”, dijo su anfitrión al caer en la cuenta. “Los convoyes del Ártico”. A partir de ese momento, el Sr. Alley se convirtió en un firme amigo. Le regalaron el sombrero y le nombraron miembro honorario de la marina soviética. Los convoyes árticos no figuran en el programa escolar de las aulas británicas, pero la historia de los marineros británicos y aliados que desafiaron lo que Sir Winston Churchill describió como “el peor viaje del mundo” se enseña en las escuelas rusas desde que terminó la guerra.

Los barcos de un convoy del Ártico atraviesan el hielo durante la travesía. Fotografía tomada desde el crucero Scylla.

Fue Churchill quien propuso los convoyes, tras el inicio de la Operación Barbarroja, la invasión alemana de Rusia. Prometió abastecer a Stalin “a toda costa”, sabiendo que, si Rusia hubiera caído, todo el peso de la maquinaria nazi se habría dirigido contra Occidente. Los documentos del Gabinete de Guerra, ahora disponibles en los Archivos Nacionales, pedían que se enviara “el máximo que este país pudiera permitirse... Debemos suministrarle municiones hasta el límite de nuestra capacidad. Hacer menos aumentaría los peligros de que Rusia hiciera una paz por separado”.

Cartel de propaganda “Armas para Rusia: un gran convoy de barcos británicos escoltados por cazas soviéticos entra en el puerto de Múrmansk con suministros vitales para el Ejército Rojo”

Los primeros convoyes

El Sr. Alley, originario de Preston, en Lancashire, estuvo en el primer convoy ártico, cuyo nombre en clave era Operación Derviche, que salió de Hvalfiourdur, en Islandia, el 21 de agosto de 1941. Para entonces, Noruega y los países bálticos habían sido invadidos por Alemania, y la única manera de que los suministros llegaran a Rusia era a través de los puertos de Múrmansk y Arcángel, ambos situados dentro del Círculo Polar Ártico.

Convoy aliado de camino a la URSS.

Desde que estalló la guerra había intentado alistarse en la marina en dos ocasiones, pero hasta que no cumplió los 18 años no pudo ser aceptado. Se ofreció como voluntario para el primer papel activo que se presentó, que era el de operador de radar, y después de tres semanas de entrenamiento se incorporó al destructor HMS Inglefield. Entre agosto de 1941 y marzo de 1943, el Sr. Alley haría 15 viajes en convoy a Rusia en su barco desde su base en Islandia.

Convoyes a Rusia durante la Segunda Guerra Mundial. Imagen correspondiente al Convoy Jw53, 15-27 de febrero de 1943

En la imagen, dos buques mercantes anclados en la ensenada de Kola, al norte de Rusia. Parte del HMS Inglefield, a bordo del cual se tomó esta fotografía, se aprecia en primer plano.

En ese primer viaje a Arcángel, el HMS Inglefield fue desplegado como parte de la pantalla del convoy. “La mayoría de los buques mercantes eran muy antiguos”, recordaría el Sr. Alley. Su carga incluía 10.000 toneladas de caucho, 3.800 cargas de profundidad y minas magnéticas y 15 aviones de combate Hurricane. Aquel verano, el tiempo fue bueno y llegaron a Arcángel el 31 de agosto.

“La Operación Derviche fue muy sencilla”, comentó al ser entrevistado a el Sr. Alley mientras revisaba sus cajas de recuerdos en el estudio de su piso de Weymouth. “No hubo mar gruesa ni ninguna acción, y prácticamente hubo 24 horas de luz. Los alemanes no se dieron cuenta de lo que estábamos haciendo. Todos pensábamos que iba a ser fácil”.

“Pero después de Derviche, los alemanes sí se despertaron a lo que estaba pasando. La Luftwaffe y los submarinos se trasladaron al norte de Noruega, así que los convoyes tuvieron que mantenerse lo más al norte posible.”

Avión de patrulla y ataque marítimo Focke-Wulf Fw 200

Un clima extremo

En los meses siguientes, las condiciones se volvieron cada vez más sombrías. En invierno, los convoyes navegaban en una oscuridad casi total y con temperaturas tan bajas que la piel se desollaba de los dedos desnudos si tocaban cualquier parte del exterior del barco, algo que le ocurrió al Sr. Alley cuando se agarró a la barandilla de una escalera.

Formación de hielo en un proyector de señales de 20 pulgadas del crucero HMS Sheffield mientras ayuda a escoltar un convoy ártico hacia Rusia. 1941.

Recordaba la alta mar, con olas tan altas como acantilados, que ponían a los barcos en grandes montañas rusas. Las olas caían sobre las cubiertas en forma de hielo sólido, que había que recoger en cada momento libre, sin importar el tiempo, ya que era capaz de hacer zozobrar un barco, y nadie duraba mucho tiempo en el agua. Cuatro barcos mercantes se hundieron sólo por el mal tiempo. Los relatos de incendios, de muertes terribles y de supervivencias milagrosas eran legión, algunos de ellas con marineros de tan sólo 14 años.

 Miembros de la tripulación limpiando el hielo de la cubierta del HMS Inglefield.

Incluso cuando no había acción, con las escotillas y los ojos de buey cerrados, la vida estaba lejos de ser acogedora. “Estábamos calentitos en nuestro camarote del radar, pero los comedores eran terribles”, contó el Sr. Alley. “Desde que salimos de Islandia hasta que llegamos a los puertos rusos, mantuvimos las hamacas levantadas, y la comida y la ropa se apilaban en las redes de las hamacas bajo la mesa del comedor, en los camarotes de los oficiales e incluso en la sala de máquinas. Las cubiertas de los comedores olían y estaban llenas de agua con guisantes secos y harina y otras cosas. Y prácticamente todo el mundo a bordo fumaba”.

Golpes catastróficos

Al trabajar en la sala de radar, el Sr. Alley no vio mucha acción de guerra, aunque pudo escuchar los acontecimientos por la radio. Lo más espantoso fue el destino del convoy PQ17, el más grande que jamás había navegado. En julio de 1942, mientras el HMS Inglefield buscaba al acorazado alemán Tirpitz, el PQ17 recibió la orden de dispersarse debido a los informes de que los buques de guerra alemanes estaban repostando para poder interceptar el convoy. Desprotegidos, los mercantes fueron eliminados uno a uno en el peor revés de la campaña: 24 de los 35 cargueros fueron hundidos. “Oímos a los barcos pedir ayuda y no pudimos hacer nada al respecto”, narró el Sr. Alley con tristeza. “Teníamos nuestro propio trabajo que hacer”.

El submarino alemán U-255 enarbola, a su llegada a puerto tras atacar al convoy PQ17, cuatro banderines de victoria y la bandera del buque mercante SS Paulus Potte

En marzo de 1943, tras un año y medio de trabajo constante en convoyes, el HMS Inglefield fue enviado al Mediterráneo, donde fue hundido por una bomba planeadora alemana frente a Anzio, en Italia. El Sr. Alley fue rescatado, pero 33 de sus compañeros murieron: sus cuerpos permanecen en el casco del heroico buque veterano del convoy del Ártico, que todavía yace en el fondo del Mediterráneo.

El HMS Inglefield, fotografiado en 1936.

Número de muertos

Los convoyes británicos del Ártico, con base en Islandia y en Loch Ewe (Escocia), continuaron sus viajes hasta mayo de 1945. Un total de 78 convoyes entregaron más de cuatro millones de toneladas de carga, incluyendo 7.000 aviones, 5.000 tanques y otros vehículos, así como medicamentos, combustible y materias primas. En total, 101 barcos fueron hundidos, y unos 3.000 marineros de la Marina Mercante y de la Marina Real murieron a causa de las explosiones, los incendios y el agua helada. El número de muertos entre los buques mercantes fue menor porque sus tripulaciones eran mucho más pequeñas. Estaban poco armados y sus cañones eran servidos por la Artillería Real. La RAF les proporcionó pilotos de caza y aviones que eran catapultados desde las cubiertas, pero sin posibilidad de volver a aterrizar en los mercantes adaptados para esta misión.

“Odiábamos ver hundirse un barco de la Royal Navy, porque había muchos hombresa bordo", explicó hace años el veterano de los convoyes Jock Dempster, que consiguió alistarse en la Marina Mercante a los 16 años. Aunque era joven entonces, dijo: “Apreciábamos los grandes peligros”.

Mar de Barents. 1942. Una bomba de un avión Junkers 88 alemán explota a cerca del destructor de HMS Wheatland. Obsérvese la concentración de buques, en el convoy número PQ-18, que transportan suministros a Rusia por la ruta del Ártico.

Gratitud mutua

El Sr. Dempster, que fue presidente de la Asociación de Convoyes Rusos (Escocia), disfrutó de su contacto con los rusos. “Una vez, en Múrmansk, regalamos todo lo que teníamos: acabamos sin nada. No nos lo pedían, sólo queríamos ayudar”.

El sentimiento de gratitud mutua continuó, y un equipo de 11 especialistas de San Petersburgo viejó hace algo más de una década a Londres para reparar los mástiles del HMS Belfast, el buque convoy del Ártico que sobrevivió y que ahora forma parte del Museo Imperial de la Guerra. El proyecto de 250.000 libras fue una donación de los rusos en agradecimiento a los convoyes, aunque Gran Bretaña se benefició de ellos tanto como Rusia.

El HMS Belfast saliendo de Islandia el 21 de febrero de 1943 para escoltar al convoy JW53 hacia Rusia.

Año tras año, el número de veteranos de los convoyes del Ártico disminuye, pasando de 17.000 a unos 200 en la actualidad. El Sr. Alley murió en 2013. Empapado de recuerdos de sus experiencias en el Ártico, estuvo escribiendo un libro sobre ellas. Se intercambió durante años tarjetas de Navidad con los rusos que conoció, guardando un cálido recuerdo de sus visitas, y manteniendo su interés por la Rusia contemporánea.

“Los hijos y nietos de muchos de los veteranos se han interesado por lo que hicimos, y han mantenido los recuerdos”, dijo. “Es gratificante pensar que se seguirá hablando de los convoyes del Ártico en los próximos años”.

Un grupo de la cubierta de vuelo del Fleet Air Arm a bordo del HMS Victorious apoyado en la isla del portaaviones mientras esperan el regreso de los aviones de la patrulla. La fotografía fue tomada mientras este portaaviones ayudaba a proteger los convoyes hacia la URSS

Todos los derechos reservados por Rossíiskaia Gazeta.

Síguenos en nuestro canal de Telegram: https://t.me/russiabeyondes 

Estimados lectores,
Nuestro sitio web y nuestras cuentas en las redes sociales corren el riesgo de ser restringidos o prohibidos, debido a las circunstancias actuales. Por lo tanto, para mantenerte al día con nuestros últimos contenidos, simplemente haz lo siguiente:

  • Suscríbete a nuestro canal de Telegram: https://t.me/russiabeyondes
  • Suscríbete a nuestro boletín semanal por correo electrónico: debajo de cada artículo hay un espacio para hacerlo.
  • Habilita las notificaciones push en nuestro sitio web.
    Instala un servicio de VPN en tu ordenador y/o teléfono para tener acceso a nuestra web, aunque esté bloqueada en tu país.

LEE MÁS: ¿Qué material británico y estadounidense usó el Ejército Rojo?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies