La ayuda de Mongolia en la victoria soviética sobre la Alemania nazi

Russia Beyond (Foto: Legion Media)
Uno de cada cinco caballos del Ejército Rojo procedía de Mongolia y uno de cada cinco abrigos de los soldados soviéticos estaba hecho de lana mongola.

Mongolia fue uno de los aliados más fieles de la Unión Soviética en la primera mitad del siglo XX. Resistieron conjuntamente la invasión japonesa de la República Popular en 1939. 

Lejos de Mongolia, la guerra en Europa se convirtió realmente en su guerra. La ayuda que este país, poco poblado y mal dotado, prestó a la URSS fue, en algunos aspectos, tan buena como la proporcionada por EE UU en el marco del programa de préstamo y entrega.

“Un regalo del pueblo mongol”

Los dirigentes mongoles comprendieron que no podían enviar sus tropas al oeste: todavía existía una gran amenaza por parte de Japón, y el país no estaba en condiciones de reunir una fuerza expedicionaria seria. La República pretendía ayudar económicamente a la URSS en la medida de sus posibilidades.

Bajo el lema “No debe haber una sola persona en el país que no contribuya personalmente al fondo de ayuda del Ejército Rojo”, se lanzó una campaña en Mongolia para recoger dinero y regalos para el Ejército Rojo.

Ya en octubre partió el primer tren hacia la Unión Soviética, lleno de donaciones de pieles, chaquetas de piel, mitones calientes, valenki, chaquetas y cinturones. En el siguiente tren, en febrero de 1942, se añadieron los productos alimenticios: carne, salchichas, aceite, productos de confitería. Los trenes de regalo partieron hacia la URSS hasta principios de 1945.

Engelin Badam

Una de las donantes más generosas fue la aratka (campesina nómada) Engelin Badam. Donó 16 camellos, 93 caballos y 1.600 ovejas, así como la suma de 10.000 tugriks, por los que se podrían haber comprado 12.000 ovejas y media.

Materias primas estratégicas

Además de los regalos, Mongolia organizó envíos masivos regulares de carne, lana, pieles de oveja y caballos a la URSS a precios de ganga. Moscú las pagó con productos industriales y alimenticios que el país asiático necesitaba, así como aplicando una compensación por las deudas mongolas con la Unión Soviética.

Durante todo el período de la guerra los mongoles entregaron al aliado unas 500.000 toneladas de carne (de los EEUU llegaron 665.000 toneladas de carne enlatada), 64.000 toneladas de lana (de los EEUU, 54.000 toneladas). Uno de cada cinco soldados tenía un abrigo de lana de Mongolia.

La República Popular de Mongolia era esencialmente el único proveedor de pieles de oveja a la URSS. Se utilizó para hacer abrigos de piel de oveja para los comandantes del Ejército Rojo.

Los caballos mongoles fueron el apoyo más importante del Ejército Rojo. Durante el primer periodo de la guerra, la URSS perdió casi la mitad de sus corceles: en septiembre de 1942 sólo quedaban nueve de los 17,5 millones.

Durante los años de la guerra, el Estado mongol compró a los árabes casi 485.000 caballos para la Unión Soviética, y otros 32.000 fueron donados por los campesinos. Estos animales robustos y resistentes se adaptaron bien a las duras condiciones del Frente Oriental y ayudaron activamente a las tropas soviéticas en el transporte de suministros y artillería hasta que se resolvieron los problemas del transporte por carretera. Uno de cada cinco caballos soviéticos en el frente procedía de Mongolia.

“Los caballos tenían excelentes cualidades para la marcha”, recordaba el general soviético Issa Pliev: “El caballo mongol corto tiene una complexión fuerte y patas cortas y fuertes con cascos pequeños y robustos. Es capaz de cruzar cien kilómetros en un día durante varios días... El caballo mongol, resistente y sin pretensiones, y un tanque soviético llegaron a Berlín”. 

Tanques, aviones y voluntarios

El 16 de enero de 1942, el gobierno de la República Popular de Mongolia decidió comenzar a recaudar fondos para construir una columna de tanques como regalo para el Ejército Rojo. Un año después, la delegación mongola encabezada por el líder del país, el mariscal Horloguin Choibalsan, entregó a la 112ª Brigada de Tanques soviética 32 tanques T-34 y 21 tanques ligeros T-70 construidos con el dinero recaudado.

La 112ª Brigada, apodada “Mongolia revolucionaria”, participó en la batalla de Kursk, donde luchó con éxito contra una de las unidades más gloriosas de la Wehrmacht: la división de la Gran Alemania. Por su valor y heroísmo, los soldados recibieron medallas soviéticas y mongolas.

En el verano de 1943 se creó el 2º escuadrón de aviación de caza de la Guardia Arat de Mongolia”, que fue transferido solemnemente el 25 de septiembre al 2º regimiento de la Guardia de la 322ª división de aviación de caza.

“Y ahora ha llegado la hora tan esperada. Desde detrás del bosque, aparecieron uno tras otro 12 flamantes aviones de combate La-5 con la inscripción en rojo brillante Arat de Mongolia en sus fuselajes. Dando una vuelta ceremonial sobre el aeródromo, los aviones aterrizaron en una parcela especialmente asignada. Los gritos de ‘¡Viva el Arat mongol!", "¡Viva el pueblo mongol!" ahogan el rugido de los motores”, recordaba el teniente general de aviación Alexánder Semenov de aquel día. 

El escuadrón participó en batallas cruciales como la operación Bagration y las operaciones de Berlín y Praga. La manutención del personal de la escuadra (así como de las tripulaciones de los tanques de la brigada Mongolia Revolucionaria) corrió en parte a cargo de los mongoles, que nunca olvidaron recompensar con condecoraciones el valor de sus pupilos. 

De 500 a varios miles de voluntarios mongoles participaron en las batallas contra los alemanes en el Frente Oriental. En el Ejército Rojo se les valoraba por sus excelentes habilidades como cazadores y jinetes, y en general se les enviaba a servir en la caballería y también se les utilizaba activamente como exploradores y francotiradores.

LEE MÁS: Estos eran los sueños de Hitler en los Urales que se quedaron en papel mojado

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies