7 curiosidades sobre Mologa, la Atlántida rusa del siglo XX

La otrora próspera ciudad se sumergió en 1941 durante la construcción del embalse de Ribinsk, uno de los más grandes del mundo. Hay muchas cosas sorprendentes y misteriosas en su historia. Aquí están algunas de ellas.

1. Mologa era una ciudad rica y próspera

Se cree que la ciudad se remonta a 1149, cuando se la mencionó por primera vez en las crónicas históricas. El asentamiento estaba situado entre dos ríos: el Volga y el Mologa. En estos lugares se encontraban esturiones, estorninos y corégonos, y los pescadores locales los capturaban y enviaban a la mesa del zar.

Desde finales del siglo XIV hasta principios del XVI, se celebró aquí una de las mayores ferias de la antigua Rusia, a la que acudían comerciantes de Europa y Asia.

En 1777, por decreto de Catalina la Grande, a Mologa se le concedió el estatus de centro de distrito. La ruta comercial del Volga y la activa construcción de San Petersburgo contribuyeron al crecimiento de la ciudad. Cada año cientos de barcos pasaban por Mologa, donde eran cargados con mercancías y disfrutaban de varios servicios portuarios.

2. Mologa era famosa por su arquitectura medieval y clásica

El Convento de San Atanasio

El Convento de San Atanasio, fundado en el siglo XV, era uno de los principales grupos de edificios en los alrededores de la ciudad. A finales del siglo XIX el monasterio tenía cuatro iglesias.

Una estación de bomberos diseñada por hermano de Fiódor Dostoievski

La Catedral de la Epifanía, construida en 1882 en estilo bizantino ruso, destacaba entre las iglesias de la ciudad. Los habitantes de la localidad también se enorgullecían de su parque de bomberos construido en piedra con una torre de vigilancia diseñada por Andréi Dostoievski, el hermano del famoso escritor.

3. Se suponía que la ciudad no debería haber quedado sumergida

El proyecto inicial del embalse de Ribinsk no preveía la inundación de Mologa, pues se suponía que la ciudad se convertiría en una especie de isla. Sin embargo, durante la construcción de la presa se decidió elevar el nivel del embalse en varios metros para aumentar así la capacidad de la central hidroeléctrica. La decisión condujo a una importante ampliación del área del embalse y a que la ciudad terminase bajo las aguas.

4. Más de 6.000 habitantes vivían aquí antes de la inundación

Un total de 6.100 residentes vivían en Mologa en 1940. La ciudad tenía 900 edificios, de los cuales alrededor de 100 eran de piedra. Su plaza del mercado tenía unas 200 tiendas, grandes y pequeñas. Había 11 fábricas y plantas industriales que hacían vino, ladrillos, pegamento, extractos de bayas y otros bienes de consumo.

5. Los habitantes perdidos bajo el agua

Cuando el destino de la ciudad se decidió finalmente, comenzó la evacuación de los residentes a la vecina Ribinsk. Las casas de madera fueron desmanteladas y transportadas en balsas por el Volga y se pagó una compensación por las viviendas de piedra, mientras que los grandes edificios fueron volados. Sin embargo, según la leyenda, no todos los residentes quisieron abandonar su ciudad.

Según un informe secreto del oficial Skliarov de la NKVD, 294 personas se negaron a ser evacuadas y prefirieron terminar en el fondo, pero en su pueblo. Se encadenaron a objetos pesados y murieron en la inundación.

Sin embargo, algunos historiadores dudan de la veracidad del documento. La verdad es que el embalse se llenó gradualmente, a lo largo de un período de seis años. Este hecho hace que el relato de los ahogamientos intencionados sea algo improbable. El destino de los residentes que se negaron a ser evacuados sigue siendo un misterio.

6. El hundimiento fue predicho medio siglo antes

En 1881 la priora de un monasterio cerca de Mologa, la Madre Superiora Taisiya, tuvo un sueño profético. Al despertar, escribió un relato detallado.

En su sueño estaba caminando por un campo de centeno, que terminó sumergido en el agua. Sintió que había aparecido aquí debido a acciones humanas. Entró en el agua y continuó caminando hasta que le llegó a su cuello. En ese momento alguien le dio un bastón desde arriba. Taisiya se apoyó en él y el nivel comenzó a bajar. Las paredes de piedra blanca de un monasterio se elevaron desde debajo del agua.

Mucha gente todavía cree que la segunda parte de la profecía se cumplirá y que las áreas sumergidas se convertirán de nuevo en tierra firme.

7. La ciudad resurge cada pocos años

El nivel del embalse de Ribinsk a veces baja y Mologa se libera del agua. Los descendientes de los habitantes de Mologa vienen de todas partes del país para visitar su ciudad natal.

Hoy en día, la ciudad está casi completamente destruida. En casi 80 años el agua ha desolado todo lo que los bolcheviques no consiguieron hacer explotar, y todo lo que queda aquí son las calles pavimentadas y cimientos de edificios.

LEE MÁS: Estos son los lugares predilectos de los amantes del turismo de misterio en Rusia

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies