La admiración de Gagarin por la argentina Lolita Torres

Mijaíl Trajman/Sputnik; Smetanin/MAMM/MDF
Al primer cosmonauta de la historia le encantaban las canciones de la argentina y se llegaron a conocer personalmente.

“En 1962, por intermedio de la Embajada de la Unión Soviética en la Argentina, recibí una carta de Yuri Gagarin, el primer astronauta que orbitó la Tierra. En ella se declaraba fan mío y me solicitaba una foto autografiada. Yo no lo podía creer y hasta sentí algo de pudor, por provenir de un héroe a nivel mundial. Así se lo manifesté a vuelta de correo, al tiempo que le mandé la foto, pidiéndole a su vez, que me mandara una suya. Cuando lo hizo, me respondió algo que nunca olvidé: ‘No soy ningún héroe. Soy sólo su admirador Nº 1’. En esa carta, me contaba también que durante el período de concentración y entrenamiento que le demandó su hazaña, había escuchado diariamente mis discos. Concluía con algo que me emocionó profundamente: 'Por eso, la primera música que llegó al espacio es la que llevé en mi mente y en mi corazón. Es decir, su voz'. Tuve el honor de estrechar su mano al año siguiente de este intercambio epistolar, cuando fuimos presentados en el Festival de Cine de Moscú”, se cuenta en el libro de Mario Gallina Querida Lolita, que trata sobre la vida de la actriz. Según informó RIA Novosti, la actriz tenía en un lugar muy visible la foto de su encuentro con Gagarin. 

El público de la URSS conoció a Torres gracias a su papel de Soledad Reales en La edad del amor. En 1963 fue invitada por primera vez al país socialista. Volvió cinco veces más en 1972, 1974, 1978, 1980 y 1984. Era tal la devoción que despertó en la antigua Unión Soviética, que los padres llegaban a bautizar “Lolita” a sus hijas en honor a la argentina.

La propia actriz también correspondía al amor que mostraron a ella desde Rusia y poco antes de su muerte donó un traje escénico al centro ruso en Buenos Aires, que lo envió al  Museo de Cultura Musical Glinka de Moscú, donde se exhibe actualmente.

La actriz se retiró del espectáculo en la década de 1990 por problemas de salud. Fue declarada Ciudadana ilustre de la Ciudad de Buenos Aires, en 2002, pocos meses antes de su fallecimiento en la capital argentina.

LEE MÁS: El barco ruso que acudió en ayuda de los marineros del General Belgrano

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies