Putin comparó el coronavirus a los pechenegos y los polovtsi ¿Qué me dices?

Alexei Druzhinin/Galería Estatal Tretyakov/Sputnik
Estas antiguas tribus nómadas lucharon contra los príncipes rusos pero también hubo alianzas matrimoniales.

El pasado 8 de abril Vladímir Putin volvió a hablar de la epidemia de coronavirus. 

Durante una reunión online con miembros del gobierno y jefes de las regiones de Rusia, el presidente habló de la propagación del coronavirus en Rusia y de las medidas necesarias para contener la enfermedad.

De repente, al final de su discurso, el presidente se desvió hacia la historia de Rusia y ofreció una analogía con tintes poéticos del efecto de la pandemia en el pueblo ruso. Concretamente Putin habló de los pechenegos y los polovtsi...

Esto es lo que dijo el presidente Putin:

"¡Queridos amigos! Todo pasa y esto pasará también. Nuestro país ha pasado repetidamente por serias pruebas: los pechenegos nos atormentaron, los polovtsi también. Rusia pudo con todo. También venceremos esta enfermedad, el coronavirus. Juntos lo superaremos todo.

Algunos rusos no entendieron inmediatamente a quién se refería Putin al hablar de los pechenegos y de los polovtsi y cómo se relacionaban con la pandemia de coronavirus.

Esto es lo que hay que saber.

Los pechenegos y los polovtsi (también conocidos como cumanos) eran dos grandes grupos de tribus nómadas turcas, que se asentaron y se desplazaron por las estepas del mar Negro y hacia el este entre los siglos VIII y XIII. Interactuaron con los príncipes y el pueblo rusos de muchas maneras.

El príncipe Ígor, tras la batalla contra los Polovtsi, obra de Victor Vasnetsov

Estas tribus no desarrollaron el lenguaje escrito, así que no dejaron mucha información. Sin embargo, los historiadores, que basan su conocimiento de estos pueblos en las viejas crónicas rusas, dicen que la relación de estas tribus nómadas con los rusos estaba lejos de ser solamente hostil.

“La guerra y la paz entre los príncipes rusos y los polovtsi se alternaban de manera bastante regular”, afirmó el historiador Fiódor Uspenski en una entrevista con Meduza.

Según el experto, las tribus mencionadas por Putin crearon algunos problemas a los rusos. Los pechenegos sitiaron Kiev en 1036, la ciudad era la capital de la Rus de Kiev en aquella época. Este es solo uno de los  muchos sangrientos altercados entre los rusos y estos nómadas.

Al mismo tiempo, hubo ocasiones en la que formaron alianzas y arreglaron matrimonios dinásticos. Según Uspenski, los príncipes rusos no siempre observaban las alianzas estrictamente, porque los nómadas no eran cristianos y romper una alianza con los paganos no se consideraba un pecado o una estricta violación del código moral de un príncipe.

Los polovtsi dejaron de existir como resultado de la invasión mongola de Europa del Este en el siglo XIII.

Después de que Putin mencionara las dos tribus nómadas y lo comparara con el coronavirus, algunos observadores se preguntaron por qué el presidente eligió estas tribus en particular, cuyo efecto sobre los rusos no fue tan grave como, por ejemplo, la invasión mongola o la guerra contra los nazis.

El historiador Fiódor Uspenski presentó su propia teoría acerca de la elección del presidente:

“Creo que cuando Putin habló de los problemas que tuvieron lugar en Rusia en el pasado, se refería realmente a la invasión tártaro-mongola. Pero, considerando la situación actual y el factor de corrección política, simplemente no quería ofender a los tártaros o, por ejemplo, a los polacos, así que eligió a aquellos [pueblos] que ya no existen”.

Los medios de comunicación rusos señalaron que Putin había tomado prestada la cita sobre los polovtsi y los pechenegos de un discurso del abogado ruso Fiódor Plevako, que ejerció la abogacía en la época del Imperio Ruso.

Mientras defendía a una anciana acusada de robar una tetera, Plevako supuestamente logró que la absolvieran después de haberse dirigido al jurado de la siguiente manera:

“Rusia ha tenido que soportar muchos problemas y desafíos durante más de mil años de existencia. Los pechenegos la atormentaron y también los polovtsi, los tártaros y los polacos. Doce lenguas descendieron sobre ella y conquistaron Moscú. Rusia lo soportó todo, lo superó todo, y se fortaleció como resultado de esos desafíos. Pero ahora... una anciana ha robado una vieja tetera que cuesta 30 kopeks. Esto, por supuesto, Rusia no lo soportará y perecerá irrevocablemente…”

Antes de incorporarse al KGB, Vladimir Putin estudió derecho en la Universidad Estatal de Leningrado y se graduó en 1975. Es posible que entonces conociera esta anécdota judicial. Ya se había referido a ella en dos ocasiones anteriores: en 2010, cuando habló de los incendios forestales y en 2013, cuando discutió con el ministro de Finanzas sobre el apoyo a los estudios de animación rusos.

Las guerras de Rusia, ¿contra qué países ha luchado más? 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies