¿Por qué los refugios soviéticos contra la lluvia radiactiva eran los más seguros del mundo?

Dmitri Solodiankin
La Unión Soviética gastó enormes sumas de dinero en la construcción y equipamiento de miles de refugios contra la lluvia radiactiva. Estos siempre contenían suficiente comida, agua, aire limpio e incluso armas pequeñas para luchar contra posibles invasores.

Durante la Guerra Fría, tanto soviéticos como estadounidenses estaban seguros de que cualquier día las bombas nucleares podrían empezar a caer sobre sus cabezas, destruyendo casas y ciudades. No es de extrañar que los refugios contra la lluvia radiactiva en ambos países se multiplicasen.

Si en Estados Unidos muchos refugios fueron construidos por entusiastas en los patios de sus casas, no existían los refugios individuales en la Unión Soviética. Todos los refugios soviéticos fueron diseñados, construidos y equipados por el Estado.

La mayoría de los refugios contra la lluvia radiactiva se construyeron en los sótanos de los edificios, estando los más importantes y más grandes en fábricas, plantas y administraciones municipales.

Es difícil decir cuántos refugios de lluvia radiactiva había en cada ciudad soviética. Estadísticamente, una ciudad mediana de 200.000 habitantes tenía entre 70 y 100 refugios. Moscú o Leningrado (San Petersburgo) tenían diez veces más. Además, las estaciones de metro en las dos capitales también eran consideradas como perfectos refugios.

Los diferentes refugios podrían albergar de 100 a casi 1.000 personas. Es difícil describirlos como lugares espaciosos donde vivir cómodamente. Si hubiera estallado una guerra nuclear, la gente se habría visto obligada a vivir en condiciones de hacinamiento: muchas personas en un mismo búnker.

Sin embargo, incluso el refugio soviético más modesto estaba equipado con un avanzado sistema de refrigeración y diferentes filtros que protegían contra las armas químicas y biológicas, el polvo radiactivo y el humo. El Estado no escatimó dinero en un equipo tan caro.

Se planificó el suministro de alimentos y agua, así como el correcto funcionamiento de los filtros durante tres días. Después de este período, las peores consecuencias iniciales de un bombardeo nuclear habrían pasado, y la gente podría abandonar el refugio y ser evacuada de la zona de peligro.

Cada refugio contenía un depósito con agua limpia y un generador de energía eléctrica a diésel, o incluso dos. En refugios avanzados, se podían encontrar neveras. 

Algunos refugios incluso almacenaban armas pequeñas para luchar contra posibles enemigos invasores. Sin embargo, esto no fue una práctica general.

A pesar de que después de la Guerra Fría la mayoría de los refugios contra la lluvia radiactiva se convirtieron en almacenes, muchos de ellos se conservaron y siguen funcionando como búnkeres.

Pincha aquí para ver un vídeo del búnker de Stalin en la ciudad de Samara

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies