5 datos poco conocidos sobre el hombre que derrotó el cólera y la peste

Dominio público
Este científico nació en el Imperio ruso y salvó millones de vidas, pero su nombre permanece en las sombras.

1. Lucha contra los escépticos

Vladímir Javkin o Waldemar Haffkine (como se le conoce mejor fuera de Rusia) creó vacunas contra enfermedades mórbidas que arrebataron la vida a millones de personas. Primero, se ocupó del cólera. Cuando Javkin estaba trabajando en la vacuna en el Instituto Pasteur de París, Asia y Europa se vieron afectados por la quinta pandemia de cólera. Sólo en India, entre 1877 y 1890, más de un millón de personas perecieron a causa de la enfermedad.

Vladímir Javkin.

En aquel entonces, ni siquiera la comunidad científica creía en la posibilidad de crear una vacuna contra el cólera y la contrarrestaba con un conjunto de medidas de higiene. Esta convicción generalizada entre sus respetados colegas no hizo que el joven científico ruso abandonara su visión, y en 1892 puso su vida en peligro al autoinyectarse la vacuna. El experimento fue un éxito. Sin embargo, la noticia fue recibida con mucho escepticismo. Incluso el famoso bacteriólogo alemán Robert Koch dijo que el resultado era “demasiado bueno para ser verdad”. Javkin necesitaba algunos ejemplos prácticos para convencer a todos de que había creado un medio para curar una de las enfermedades más mortales, que habían perseguido a la humanidad durante siglos.

2. Máxima dedicación

Sin embargo, el Gobierno británico mostró su interés por los hallazgos del epidemiólogo. El Reino Unido quería detener la propagación de la enfermedad en una de sus colonias, India. Así que el científico fue enviado allí: organizó la producción de la vacuna y participó personalmente en la inoculación de más de 40.000 personas. Gracias a esta tarea, la tasa de mortalidad disminuyó diez veces.

Javkin vacuna a los niños indios, 1896.

Como si la epidemia de cólera no fuese suficiente tragedia, en 1896 la capital de India, Mumbai, fue golpeada por la peste bubónica. El Gobierno volvió a contactar a Javkin, que creó una vacuna en sólo tres meses. Varios de sus asistentes no pudieron soportar tanto trabajo y presión, por lo que le abandonaron. De nuevo, probó la vacuna en sí mismo antes de presentarla a los hindúes. La vacuna inicial no proporcionaba protección completa contra la enfermedad, pero redujo a la mitad el riesgo de infección. Fue la primera vacuna eficaz contra la peste. Como muestra de reconocimiento a sus esfuerzos, Javkin fue nombrado caballero en 1897.

 3. Fe y Revolución

Las actividades científicas de Javkin no estaban relacionadas con Rusia, aunque nació en el Imperio ruso en el territorio de la actual Ucrania. Estudió en una universidad de Odessa, pero tuvo dificultades para permanecer allí. Era judío y antes de la Revolución de 1917 los derechos de los judíos en Rusia estaban bastante limitados, y para poder desarrollar una carrera docente en una universidad, los estudiantes judíos tenían que convertirse al cristianismo ortodoxo. Javkin no quiso renunciar a su fe porque era una persona religiosa.

También tuvieron que ver otras circunstancias. Estaba involucrado en la política clandestina de izquierda y soñaba con una revolución socialista en Rusia. Por esto, fue arrestado. Pero cuando los activistas optaron por emplear tácticas terroristas contra la administración zarista, se apartó del movimiento.

4. Comentarios de Chéjov

Fue entonces cuando fue invitado por su mentor Iliá Méchnikov, bajo cuya dirección estudió en Odessa, a trasladarse a la Universidad de Lausana y luego a París, al Instituto Pasteur. Aunque en París sólo trabajó como ayudante de bibliotecario, fue capaz de desarrollar sus ideas con la ayuda de las mentes más brillantes del sector. Méchnikov había sido reconocido por el desarrollo de la teoría de la defensa celular y recibió el Premio Nobel en 1908.

Iliá Méchnikov.

La situación en Rusia que obligó a Javkin a emigrar fue criticada por el escritor Antón Chéjov, que también era médico de profesión. “La plaga ya no es tan aterradora... Ya tenemos inoculaciones que han demostrado ser eficaces. Por cierto, se los debemos al doctor ruso Javkin. En Rusia es una persona totalmente desconocida, mientras que en Inglaterra ha sido elogiado como un gran filántropo, hace mucho tiempo”, escribió Chéjov, respondiendo a las preocupaciones sobre la propagación de esta enfermedad en Rusia.

5. Millones de vidas salvadas

Javkin no sólo tuvo que lidiar con el escepticismo de sus colegas, sino también con la incredulidad de la población local, cuyas vidas pretendía salvar. Cuando el médico ruso, junto con algunos de sus colegas indios, llegó a una aldea cercana a Calcuta para distribuir la vacuna contra el cólera, una turba furiosa los rodeó y se negó a recibir las inyecciones. Los lugareños comenzaron a amenazarlos y lanzaron piedras. En lugar de retirarse rápidamente, el médico se quitó la chaqueta, se desabrochó la camisa y pidió a uno de sus colegas que le pusiera una inyección. Esta demostración causó impresión y más de 100 personas aceptaron ser vacunadas. Ninguno de ellos contrajo cólera.

Retrato de Vladímir Javkin en el Instituto Javkin en Mumbai, 2009.

En cuanto a la vacuna de Javkin, se utilizó para vacunar a ocho millones de personas en 1909 y a 35 millones en 1940. Con el tiempo, el pequeño laboratorio que estableció en Mumbai se convirtió en una enorme institución científica que estudió bacteriología y epidemiología. En 1925 el instituto recibió el nombre de Javkin. Como escribió uno de los directores del instituto, “el pueblo [de India] sabe muy bien que Javkin lo salvó de la muerte, de terribles pandemias como la peste”.

¿Por qué el sistema médico soviético estaba entre los mejores del mundo? Pincha aquí para conocer la respuesta.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies