Por qué hubo en Rusia 3 revoluciones en 10 años

Alexánder Kislov
Los sucesos de principios del siglo XX pueden ser algo confusos así que aquí presentamos una breve historia para entender lo que pasó.

Incluso para los historiadores rusos, la saga de revoluciones a principios del siglo XX puede ser confusa. ¿Derrocaron los bolcheviques al zar? (Spoiler: no). ¿Por qué hubo dos revoluciones en 1917 (en febrero y octubre)? ¿Qué tuvo que ver la Primera Guerra Mundial con todo esto? ¿Y qué sucedió diez años antes, entre 1905 y 1907?

Vamos a responder a estas preguntas (de la manera más breve posible) con una guía de las tres revoluciones de Rusia.

1905-1907: primer levantamiento popular

Causas: A principios del siglo XX todas las clases sociales de Rusia tenían motivos para estar descontentas con la monarquía absoluta. Los campesinos, que constituían el 77% de la población, deseaban una distribución más justa de la tierra; el proletariado, en desarrollo en las ciudades, pedía mejores condiciones de trabajo; y los intelectuales deseaban una constitución y un parlamento, que no existían en el Imperio ruso.

Sin embargo, al zar Nicolás II no le gustaban las reformas. Al principio de su mandato llamó a la idea de democracia “sueño sin sentido” y prometió que protegería “los pilares de la autocracia”. En realidad, se estaba gestando un levantamiento y la situación empeoró aún más después de una serie de derrotas en la guerra ruso-japonesa (1904-1905), cuando la nación se sintió humillada.

Sucesos importantes: El 9 de enero de 1905 (22 de enero según el calendario gregoriano), una delegación de casi 150.000 obreros marchó desde las afueras de San Petersburgo hasta el Palacio de Invierno, residencia del zar, para entregarle una petición que contenía una lista de demandas, incluyendo el establecimiento de un parlamento. Las autoridades calificaron las demandas de “escandalosas” y ordenaron a la policía que mantuviera a los trabajadores alejados del palacio. Se produjeron disparos que causaron la muerte de al menos 130 personas (según informes oficiales). Los sucesos provocaron gran conmoción.

“Las balas de los soldados que mataron a los trabajadores también mataron nuestra confianza en el zar”, escribió Gueorgui Gapón, líder de la protesta civil. Los disturbios y las huelgas asolaron Rusia durante más de un año. La participación ascendió a más de dos millones de personas. Los revolucionarios asesinaron a varios altos funcionarios, incluidos ministros y el tío del emperador, llamado Serguéi.

Consecuencias: Como respuesta a los disturbios generalizados, el 17 de octubre (día 30 según el calendario gregoriano) de 1905, Nicolás II emitió El Manifiesto para la mejora del orden del Estado. Se estableció la Duma (cuerpo legislativo) y se garantizaron varias libertades civiles. Esto ayudó a calmar las protestas durante un tiempo, pero el manifiesto tenía graves defectos. Nicolás II todavía tenía derecho a disolver la Duma y seguía siendo un autócrata. 

Entre 1906 y 1907 el Estado continuó reprimiendo con ferocidad los disturbios y el zar disolvió la Duma en dos ocasiones. Consiguió conservar su trono, pero era como colocar los problemas bajo la alfombra.

Febrero de 1917: el zar pierde el poder

Causas:Rusia llevaba dos años y medio luchando en la Primera Guerra Mundial y sufría graves problemas económicos. Debido a cuestiones logísticas, resultaba imposible suministrar alimentos a todo el país y el Gobierno se estaba concentrando en el frente, con las ciudades, incluyendo Petrogrado (antiguo San Petersburgo), enfrentándose a una crisis de inanición.

“La industria era incapaz de resolver el problema. La población urbana sufrió en la segunda mitad de la guerra”, escribió el historiador Mijaíl Florinski. Además, la familia real y Nicolás II eran vistos como gobernantes sin talento e inútiles, incapaces de ganar la guerra o llevar la paz. El pueblo estaba llegando al límite.

Sucesos importantes: El 23 de febrero (8 de marzo según el calendario gregoriano), el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, unos 90.000 tejedoras de Petrogrado se declararon en huelga bajo el lema: “¡Queremos pan!”. La huelga pronto se convirtió en un levantamiento político al que se unía cada vez más gente. Finalmente, la guarnición de la capital apoyó las protestas.

Varios días después, el 5 de marzo (18 de marzo), los generales y políticos progresistas obligaron a abdicar a Nicolás II. La monarquía, que había durado de 300 años, cayó en una semana.

Consecuencias:En Petrogrado el poder se dividió en dos. Por un lado, tomó el poder el Gobierno Provisional, que era moderado, y prometió continuar la guerra hasta la victoria. Mientras tanto, era “supervisado” por los sóviets –órganos elegidos en las bases de la sociedad–, compuestos por trabajadores y soldados. El objetivo general era crear una amplia Asamblea Constituyente que determinara el futuro del país, pero esta doble forma de gobernar pronto se derrumbó.

Octubre de 1917: victoria bolchevique

Causas: Los bolcheviques eran el partido más a la izquierda en el espectro político ruso. Sus líderes, incluyendo a Vladímir Lenin, regresaron a Rusia después de la revolución de febrero y comenzaron a pedir el fin inmediato de la guerra, la nacionalización de la tierra y el cambio del Gobierno Provisional “burgués-liberal” por uno soviético.

Mientras tanto, continuaba la Primera Guerra Mundial. El Ejército y la población rusa se estaban debilitando. El Gobierno Provisional no logró ganarse la lealtad de la población y tuvo que hacer frente a varios disturbios, tanto de la derecha como de la izquierda. Las llamadas a esperar a la creación de Asamblea Constituyente no causaban ningún impacto, lo que creó un vacío de poder.

Sucesos importantes: La noche del 25 de octubre (7 de noviembre) los revolucionarios tomaron la oficina central de correos y telégrafos y asaltaron con éxito el Palacio de Invierno, derribando así el Gobierno Provisional; sus miembros huyeron o fueron arrestados. Los bolcheviques fueron ampliamente apoyados por el pueblo y después de llegar al poder, emitieron el Decreto sobre la Paz (proclamando la paz con Alemania) y el Decreto sobre la Tierra (distribuyendo toda la tierra a los campesinos).

Consecuencias: Las promesas de los bolcheviques no eran fáciles de cumplir. La guerra se prolongó durante varios meses y los campesinos tuvieron que esperar mucho tiempo para recibir tierras. Pero los bolcheviques tuvieron éxito y Rusia fue roja durante casi 70 años.

Aquí te contamos todo lo que quieres saber sobre la Revolución de 1917.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies