Los primeros años del fútbol soviético en imágenes (Fotos)

Iván Shaguin/Sputnik
Este deporte acompañó a los soviéticos en tiempos de guerra y paz.

Cuando el Imperio Ruso desapareció en 1917, también lo hizo su selección nacional de fútbol. Sus jugadores se dispersaron por todo el mundo, luchando en batallas de la Primera Guerra Mundial, convirtiéndose en pioneros de la ciencia, e incluso trabajando para la inteligencia británica.

Después de la Guerra Civil se estaba creando un nuevo país. El aislamiento internacional hizo de la existencia de la selección nacional soviética un problema de segunda clase para la dirección soviética. La situación cambió radicalmente en 1924 a causa de Turquía.

La selección nacional de Turquía no era la más fuerte de todas. Turquía sólo jugó un partido en las Olimpiadas de Verano de 1924 en París y perdió contra la selección nacional de Checoslovaquia. Sin embargo, quería jugar contra los soviéticos, un equipo que nadie conocía.

La selección de la URSS de 1924.

Después de que Turquía obtuviese el acuerdo de la FIFA, envió una propuesta oficial a la Unión Soviética para jugar un partido amistoso entre las dos selecciones nacionales. Los soviéticos reunieron a su Consejo Supremo de Cultura Física que aprobó la celebración del partido y estableció el uniforme de las selecciones nacionales, camisetas rojas y pantalones blancos.

El uniforme de la selección soviética.

La emoción y las expectativas se dispararon. El partido amistoso estaba programado para el 16 de noviembre de 1924, y tendría lugar en Moscú. Esta era la primera vez que un equipo nacional de otro país visitaba la Unión Soviética y la propaganda soviética la describía como un partido de gran importancia.

A medida que se acercaba el día del partido, se formó el nuevo equipo soviético. Mijaíl Butúsov, un representante de la famosa dinastía futbolística y, sorprendentemente, un jugador de hockey con pelota, fue nombrado capitán del equipo.

El capitán de la selección soviética, Mijaíl Butúsov.

El día del partido, el periódico soviético Krasni Sport (Deporte Rojo, en español) escribió sobre el encuentro: "La gente apenas creía que el partido tendría lugar el 16 de noviembre. Ha estado nevando toda la semana, en lugar de un deshielo se produjeron heladas, y los campos quedaron cubiertos de hielo. Sin embargo, la naturaleza permitió que este partido tan interesante se celebrase. Hubo más de 15.000 espectadores, un número récord para Moscú y la URSS".

El equipo nacional de la Unión Soviética ganó el partido 3-0. La victoria, relativamente fácil contra un equipo de tamaño mediano, fue presentada como un triunfo de los deportes soviéticos contra el bloqueo político que los países capitalistas habían establecido contra la URSS. Esto marcó el comienzo de un renacimiento de las tradiciones futbolísticas perdidas en el país.

Un partido de revancha celebrado en Ankara el 15 de mayo de 1925, terminó con el marcador a 2-1 a favor de la Unión Soviética. La noticia causó júbilo en la URSS.

Sin embargo, la excitación disminuyó tan rápido como había crecido. La FIFA se opuso a otros juegos en los que participara la selección nacional soviética, ya que la URSS no ingresó en la FIFA hasta 1947. Aunque los futbolistas soviéticos no podían jugar grandes partidos, el fútbol se estaba desarrollando en el país. En 1928 se inauguró en Moscú un estadio único, el Dinamo.

Estadio

El 22 de mayo de 1936, el equipo de fútbol "Dinamo" de Leningrado jugó contra el "Locomotiv" de Moscú, en el marco del primer campeonato de fútbol de la URSS entre equipos de clubes.

El fútbol estaba conquistando rápidamente los corazones del pueblo soviético en toda la URSS. En 1940 se celebró el primer partido de fútbol en el Ártico.

Durante los años más duros de la Segunda Guerra Mundial, el fútbol unió al pueblo soviético y le dio esperanza. Un famoso partido fue el celebrado entre el club de fútbol "Dinamo" y los trabajadores de la Planta Metalúrgica de Leningrado, muchos de los cuales jugaban antes para clubes de fútbol profesionales.

Cuando la guerra terminó, tuvo lugar una visita histórica del equipo del "Dinamo" de Moscú al Reino Unido. En el Reino Unido, los deportistas soviéticos jugaron contra los mejores clubes de Inglaterra, Gales y Escocia, incluyendo el "Chelsea" y el "Arsenal". Los jugadores soviéticos ganaron dos de los cuatro partidos y consiguieron empatar en los otros dos. El éxito de la gira futbolística soviética por Gran Bretaña ayudó al país a unirse a la FIFA en 1947.

La selección nacional de la URSS se ganó el respeto internacional muy rápidamente. En 1960 el equipo nacional venció a Yugoslavia 2-1 y se llevó a casa la Copa Europea de Naciones.

¿Sabías que el Mundial de fútbol ha desatado la fiebre por aprender ruso en América Latina? Pincha aquí y accede a esta información.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lee más
Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies