Un día como hoy de 1867 EE UU ratificó el tratado para comprar Alaska

Gerhard Kraus/Global Look Press
Alaska fue parte del territorio ruso desde mediados del siglo XVIII hasta 1867, cuando el zar Alejandro II la vendió a EE UU por 7,2 millones de dólares.

Uno de los primeros en alcanzar la región y documentarlo, fue el marino de la Armada rusa, Vitus Bering. Poco después comenzaron las expediciones rusas por la región. En Alaska vivían pueblos nativos. Al principio el trato fue cordial pero las enfermedades transmitidas provocaron la muerte de cuatro quintas partes de la población local.

El primer asentamiento ruso tuvo lugar en 1784, con la creación de una colonia en la isla de Kodiak, que actualmente es una base naval de EE UU. Poco después de la colonización de la costa, en la década de 1790, comenzó la actividad de la Compañía ruso-americana. La actividad económica más destacada en la región fue la caza de nutrias. La zona también ganó peso como centro de comercio. En la capital Novoarjánguelsk (actual Sitka), se vendían telas chinas, té e incluso el hielo que se utilizaba en EE UU antes de que se inventaran los frigoríficos. Se construyeron barcos y fábricas, se extraía carbón. Sin embargo, resultaba una colonia muy lejana y cara de mantener.

Además, en aquella época Rusia pasaba por una difícil situación financiera y temía perder territorios ante el Reino Unido. Así las cosas, Alejandro II impulsó la venta de Alaska tras el fracaso en la Guerra de Crimea y la necesidad de contar con recursos financieros.

El contrato para la venta de 1,5 millones de hectáreas de posesiones rusas a Estados Unidos se firmó en Washington el 30 de marzo de 1867. En realidad fue una venta de tierras muy barata. EE UU ratificó el tratado con Rusia se hizo el 9 de abril.

La transferencia oficial de las tierras se celebró en Novoarjánguelsk. Tropas estadounidenses y rusas se apostaron junto a un mástil del que empezaron a arriar la bandera de Rusia después de una salva de cañones. Pero según contaron algunos testigos, la bandera se enredó en la parte superior del mástil.

La historia posterior es conocida. La fiebre del oro y del petróleo llegó a este remoto territorio que se convirtió en el 49º estado de EE UU en 1959.

Si te interesa saber más sobre cómo Alaska pasó de manos rusas a las estadounidenses, te lo contamos aquí

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies