Gorbachov visitó a Castro en Cuba un día como hoy de 1989

Mijail Gorbachov

Mijail Gorbachov

AP
Fue el primer viaje del mandatario soviético a la isla. Ambos líderes estaban en desacuerdo sobre las reformas que necesitaban los regímenes socialistas.

Cuando Mijaíl Gorbachov llegó a La Habana, Fidel Castro lo recibió con efusividad. Mientras el mandatario soviético bajaba las escaleras del Il-62, junto a su esposa Raisa, el líder cubano comenzó a aplaudir. Era una manera de desmentir desde el primer momento las supuestas contradicciones que había entre ambos.

Según cálculos oficiales más de medio millón de personas asistieron al encuentro en el que entrelazaron sus manos. Medio millar de periodistas de todo el mundo recogieron el histórico momento. Ambos presidentes habían estado enfrentados debido a la perestroika. “Hemos visto cosas tristes en otros países socialistas, cosas muy tristes”, afirmó Castro en noviembre de 1989, en referencia a las reformas que se estaban aplicando en varios países aliados como la URSS,  Alemania del Este, Hungría o Polonia. Durante la visita, Fidel dijo que un proceso como la perestroika no era posible en un país situado a 150 km de las costas de EE UU y con diez millones de habitantes, frente a los 200 millones de la URSS. “Cuba está mas amenazada por el capitalismo que los demás países socialistas”, declaró.

“El gran duelo de discursos entre los dos personajes que han atraído la atención mundial en los últimos días fue más bien un diálogo de sordos, en el que el presidente soviético defendió los aspectos liberalizadores de la perestroika y el líder cubano persistió en negar esa fórmula para su país, alegando que él no es Stalin”, escribía desde La Habana Antonio Caño para el El País, periódico que dirige actualmente.

A pesar de las discrepancias se firmó un acuerdo de amistad y cooperación. Gorbachov se refirió a América Latina como un “gigante del futuro” y habló de que la región tenía un gran porvenir. Los disidentes cubanos asistieron con entusiasmo a la visita del mandatario soviético y le entregaron una carta en la que pedían que retirara su apoyo a Fidel y lo elogiaban como “uno de los grandes reformadores sociales de nuestro tiempo”. Afirmaban también que “la inmensa mayoría del pueblo cubano también desea cambios democráticos”.

Poco menos de dos años después, en 1991, la URSS colapsó, lo que tuvo un efecto directo en Cuba. La isla perdió a su principal aliado comercial. Poco después comenzó el llamado “periodo especial”, marcado por las restricciones, y se recrudecieron las consecuencias del bloqueo impuesto por EE UU.

Tras la muerte del líder cubano en 2016, Gorbachov afirmó que Castro será recordado como un “político prominente” que consiguió dejar “una huella profunda en la historia de la humanidad”.

También hemos contado cómo fue la visita de Castro a la URSS. Echa un vistazo aquí.

Haz click aquí si quieres suscribirte a nuestros boletines semanales.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más