La Campana del Zar, la más grande del mundo, se fundió hace 282 años

Campana del Zar en los principios del siglo XX.

Campana del Zar en los principios del siglo XX.

Global Look Press
Uno de los símbolos del Kremlin es una campana que nunca ha sonado

La Campana del Zar se fundió en el siglo XVIII y todavía hoy es la más grande del mundo. Tiene un peso cercano a las 202 toneladas y más de 6 metros de altura. Nunca se ha colocado en una iglesia y jamás ha sonado.

La emperatriz Anna Ioánnovna tomó la decisión de construirla en 1830. Tras 18 meses de trabajo preparatorio finalmente quedó lista en 1735. Dos años después la campana se cayó de su soporte a causa de un fuego y se rompió. Durante más de un siglo quedó en un hoyo y los ingenieros eran incapaces de sacarla.

Finalmente en 1830 el arquitecto francés Auguste de Montferrand, que había construido la catedral de Isaac en San Petersburgo, diseñó un plan para sacar la campana del agujero. Una vez hecho, se colocó en un pedestal en el Kremlin.

Lee más sobre los símbolos más reconocibles del Kremlin: la Campana del Zar y el Cañón del Zar.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lea más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies