El espía soviético que saboteó el comercio entre Argentina y la Alemania Nazi

Planificando el asesinato de León Trotski, saboteando los suministros argentinos a Hitler durante la Segunda Guerra Mundial o viviendo la vida de un diplomático costarricense el superespía soviético Iósif Grigulévich hizo casi de todo. Esta es su historia, desconocida pero fascinante.

La sesión de la Asamblea General de la ONU en 1951 fue acalorada. Con la Guerra Fría en plena ebullición, las tensiones amenazaban con llegar a hervir a alguien Teodoro B. Castro, asesor de la delegación costarricense, pronunció un discurso criticando las amenazas soviéticas de inmiscuirse en los asuntos internos de Centroamérica.

El discurso de Castro fue tan elocuente y rencoroso que los delegados pro-occidentales le dieron una ovación de pie y Andréi Víshinski, el ministro de Relaciones Exteriores soviético, lo llamó "perro guardián del imperialismo". Víshinskno sabía que que Castro era, de hecho, un ciudadano soviético trabajando de forma encubierta.

Su verdadero nombre era Iósif Grigulévich y había nadido en la ciudad de Vilno (ahora en Lituania) en 1913. Pero, ¿qué lo llevó a la ONU como delegado costarricense?

Iósif Grigulévich en 1978.

Joven y rojo

Grigulévich nació en una familia caraita pobre (el caraismo es una rama del judaísmo) en Polonia y creció como un devoto comunista. De hecho se unió al Partido Comunista Polaco a la edad de 17 años y fue arrestado y encerrado antes de huir del país a principios de los años treinta.

Como buen activista de izquierdas, Grigulévich emigró. Después de estudiar en la Sorbona, en Francia, se trasladó a la Argentina. En 1936 estalló una guerra civil en España, donde el Gobierno legítimo de la República se enfrentó a los militantes golpistas de Francisco Franco.  Grigulevich se apresuró a unirse a sus camaradas en el campo de batalla. Fue en España donde los soviéticos lo reclutaron para trabajar como agente encubierto.

La caza de Trotski, la lucha contra los nazis

Como la hija de Grigulévich, Nadezhda, confirmó en una entrevista, después de luchar en España su padre emigró a México, donde planificó el asesinato del archienemigo de Stalin: León Trotski. Había dos grupos independientes de agentes trabajando en el plan y Grigulévich fue parte del menos exitoso.

Un intento de asesinato en mayo de 1940 falló - los aspirantes a asesinos acribillaron a tiros la habitación de Trotski, pero el revolucionario, a pesar de sus 60 años, se escondió rápidamente bajo la cama y salió ileso. Sin embargo, el intento de Ramón Mercader dos meses después tuvo éxito. En cuanto a Grigulévich, después de la Segunda Guerra Mundial, se centró en perseguir a los partidarios de Hitler en América Latina, principalmente en Argentina.

Aunque no era oficialmente aliada de Alemania, Argentina enviaba suministros a Alemania, y Grigulévich se empeñó en detener esto. Organizó un gran grupo (alrededor de 200 personas) que puso en su objetivo impedir que buques de transporte llegasen desde el país sudamericano a los puertos del Tercer Reich. Este grupo saboteó alrededor de 150 barcos con destino a Alemania. Después de una serie de explosiones y robos, el Gobierno argentino detuvo el comercio con el Reich.

Políglota y sociable

Según el historiador Vladímir Chíkov, "era fácil para Grigulévich hablar y pensar usando 10 idiomas distintos", además del lituano y el polaco el espía y saboteador hablaba francés, español y portugués. Tuvo especial éxito en mezclarse ciudadanos latinoamericanos, ya que físicamente parecía uno de ellos. Lo que es más, siempre fue amable con la gente y era fácil confiar en él.

Iósif Grigulévich (durante su servicio como embajador de Costa Rica en Yugoslavia e Italia) y Josip Broz Tito ( jefe de Estado de Yugoslavia).

Tal vez esa fue la razón de su carrera alucinante en Costa Rica. Se hizo amigo del ex presidente José Figueres (que, por supuesto, pensaba que eran compatriotas). Después de ayudar a los costarricenses a establecer negocios en Italia, Grigulévich (o Teodoro B. Castro) fue nombrado embajador en este país, así como en el Vaticano y Yugoslavia en 1952.

Un agente encubierto difícilmente podría esperar lograr más. Disfrutando de la plena confianza de los capitalistas de todo el mundo (incluso el embajador soviético en Italia llamó a Castro "enemigo de la URSS" y "reaccionario"), el agente proporcionó a Moscú información inestimable. Alrededor de 200 ciudadanos extranjeros fueron reclutados por él.

El final del camino

Tristemente para la inteligencia soviética, el trabajo de Castro en Italia no duró mucho - en 1956 fue llamado de vuelta a Moscú, dejando el país a toda prisa junto con su familia.

Iósif Grigúlevich.

Después de la muerte de Stalin en 1953 y la lucha de poder que siguió, muchos de los antiguos agentes fueron considerados poco fiables por las nuevas autoridades. La carrera incomparable de Grigulévich fue paralizada.

Comenzó una nueva vida, convirtiéndose en académico y un historiador que escribió alrededor de 30 libros sobre América Latina y la historia del cristianismo. Nadie entre sus nuevos colegas sabía de su pasado, pero todos respetaban sus éxitos académicos. Grigulévich llevó una vida tranquila y murió en 1988, no mucho antes de que el país que había servido también desapareciese.

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Lea más