¿Y quién no se quiere bañar en un río de Siberia?

Iván Abrosimov, joven de 78 años y miembro del club de nadadodres locales de Krasnoyarsk (Siberia), descansa en un banco tras bañarse en el río Yeniséi. 23 de noviembre de 2014. Fuente: Reuters