7 lugares espeluznantes en Rusia que estaban habitados pero fueron abandonados (Fotos)

Legion Media
Algo ocurrió para que la gente se fuera de estos espacios.

1. “Campamento de pioneros Druzhba", región de Moscú

En Rusia hay muchos campamentos de pioneros abandonados, pero éste destaca por dos razones. Por un lado, este antiguo campamento soviético para niños cuenta con un refugio antiaéreo que también está abandonado: una enorme construcción subterránea completamente sin supervisión. Por si fuera poco, hay todo un complejo de estatuas en el bosque cercano al campamento. Las figuras de piedra de los pioneros están cubiertas de musgo y tienen un aspecto especialmente siniestro sobre el fondo de árboles y edificios en ruinas.

2. La Ciudad de los Muertos, Osetia del Norte

En la República de Osetia del Norte-Alania, en el Cáucaso Norte, se encuentra la llamada Ciudad de los Muertos. Esta gigantesca necrópolis se encuentra en un valle montañoso de difícil acceso. En ella descansan más de 10.000 personas.

El visitante encontrará cuerpos momificados en antiguas criptas que se remontan a los siglos XIV-XVIII. A pesar de su antigüedad, se dice que algunos de los cuerpos siguen teniendo carne hasta el día de hoy.

3. Kadykchan, región de Magadán

Se trata de una ciudad fantasma situada en uno de los lugares más remotos de Rusia. El asentamiento fue construido por prisioneros del Gulag, un hecho bastante espeluznante en sí mismo. El objetivo principal del asentamiento era la extracción de carbón: los trabajadores sudaban bajo tierra en busca de carbón y, a menudo ilegalmente, de oro.

El asentamiento se fundó en la década de 1940, pero, cuando la Unión Soviética se derrumbó, solo quedaban unos pocos miles de residentes.

Una explosión en una de las minas en 1996 dejó seis trabajadores muertos y el gobierno decidió cerrar las minas y subvencionar a los residentes para que se trasladaran a otro lugar. Algunos de los edificios se echaron abajo, mientras que otros permanecieron abandonados. Aunque se anunció que el asentamiento se había despoblado en 2010, raros viajeros informaron haber visto a algunos residentes que se negaban obstinadamente a marcharse.

4. Yukón, Anadyr

Yukón es el nombre de una estación troposférica abandonada a 10 km de Anadyr. En medio de la nada, las viejas antenas oxidadas parecen tan siniestras de lejos como de cerca.

Con el desarrollo de la tecnología de las comunicaciones móviles y de los satélites, la estación, que apoyaba el trabajo de un telecentro local, se quedó obsoleta rápidamente y fue abandonada poco después, en 2003. Los restos de equipos oxidados esparcidos por la colina, por lo demás vacía, dan a este lugar un toque distintivo y espeluznante.

5. Faro del cabo Aniva, Sajalín

El cabo Aniva es uno de los lugares más pintorescos de Rusia, pero su corazón -el faro abandonado- es también uno de los más espeluznantes de todos.

Se encuentra solo en una roca aislada por el océano. Las frecuentes nieblas y las fuertes corrientes separan esta estructura de hormigón de tierra firme, lo que la hace bastante inaccesible. Quién sabe lo que ocurre dentro del viejo faro abandonado cuando cae la noche.

6. Bunker-42, Moscú

Es difícil crear un búnker en el centro de Moscú y evitar que no se sepa nada sobre él. Sin embargo, no había nada imposible para los dirigentes soviéticos durante los primeros años de la Guerra Fría. El búnker fue diseñado para resistir un ataque nuclear directo contra Moscú. El cuerpo de acero del búnker se encuentra a 65 metros de profundidad.

El ambiente en su interior es bastante espeluznante, ya que los gruesos muros parecen encerrar a los visitantes. Sin embargo, una demostración escenificada de un ataque nuclear de represalia contra EE UU que supuestamente sería ordenado desde el búnker por los pocos funcionarios supervivientes en la ciudad aniquilada -o incluso sin ninguna interferencia humana- provoca miedo incluso en aquellos que no se impresionan tan fácilmente.

7. Elevador de grano, Cheliábinsk

Esta torre fue construida a principios del siglo XX en las afueras de Cheliábinsk, pero, al expandirse la ciudad, quedó en el centro.

Hoy en día, el ascensor de grano abandonado atrae a los visitantes, ya que se dice que es uno de los principales lugares embrujados de Rusia. En realidad, sin embargo, la torre abandonada es más peligrosa que macabra: ahora está rodeada de talleres de reparación de automóviles, el interior y el exterior se están desmoronando y un turista desprevenido puede encontrarse con problemas al intentar visitar el lugar.

LEE MÁS: Así es el hospital abandonado más espeluznante de Moscú

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies