Obras maestras de la joyería soviética que se conservan en el Kremlin

Russia Beyond (Foto: Gokhran)
El mayor tesoro de Rusia no solo cuenta con joyería antigua y piedras preciosas de las dinastías imperiales sino también con obras creadas por maestros soviéticos para ser exhibidas.

Es fácil imaginar estos lujosos collares de esmeraldas y tiaras de diamantes en un evento de la alta sociedad, pero en realidad nunca se usaron. Fueron fabricados en la época soviética especialmente para una exposición del Fondo del Diamante en la que se recreaban joyas históricas perdidas.

El Fondo del Diamante

Durante la Primera Guerra Mundial, los tesoros de los Romanov almacenados en la Sala de Diamantes del Palacio de Invierno fueron trasladados a la Armería del Kremlin de Moscú para su custodia. Sin embargo, tras la Revolución de 1917 las valiosas joyas imperiales acabaron en poder de los bolcheviques. En los años siguientes, los nuevos dirigentes del país organizaron grandes ventas en subastas en el extranjero y solo conservaron las gemas y joyas más inusuales.

En 1967 el Kremlin inauguró una exposición de gemas y obras de joyería artística para conmemorar el 50º aniversario del gobierno soviético. Inicialmente, debía durar un año, pero resultó ser tan popular que se convirtió en una exposición permanente. En la década de 1970, los joyeros del Fondo del Diamante decidieron recrear las joyas del Salón del Diamante a partir de antiguos catálogos. Sus creaciones siguen expuestas hoy en día.

Diadema del Campo Ruso

Diadema del Campo ruso soviético y diadema de la “gavilla de trigo” de los Romanov.

Campo ruso es una réplica de la “gavilla de trigo”, una de las diademas más famosas de los Romanov. La original perteneció a la emperatriz María Fiódorovna (1759-1828), esposa de Pablo I, y fue realizada por los hermanos Duval a principios del siglo XIX. Consta de “orejas de lino” doradas decoradas con diamantes y un conjunto de zafiro leuco (un zafiro incoloro que simboliza el sol) en el centro. Se vendió en una subasta, pero no se sabe nada más sobre su destino.

La diadema soviética se hizo en 1980 en honor al “desarrollo de las tierras vírgenes”. Las espigas amarillas son de oro y los tallos de lino blanco son de platino y están decorados con 1.837 diamantes de diferentes tamaños. En el centro de la tiara hay un diamante amarillo de 32,52 quilates.

Tiara de la Belleza Rusa

Tiara de Belleza rusa y tiara de perlas.

Otra pieza famosa fue la recreación de una diadema de perlas perdida que perteneció a Alexandra Fiódorovna (1798-1860), esposa de Nicolás I. La diadema original de 1841, obra de Carl Bolin, se revendió varias veces y lo más probable es que ahora se encuentre en Filipinas. En 1987, unos joyeros soviéticos consiguieron hacer una copia bastante fiel de esta obra maestra. La diadema está decorada con 928 diamantes y 25 grandes perlas. A diferencia del original, las perlas de la recreación son cultivadas artificialmente, y en lugar de plata los joyeros utilizaron platino.

Collar de plastrón

El collar soviético y el collar original

El plastrón es un tipo de collar enorme que cubre no solo el cuello, sino también el pecho. Esta decoración es una reproducción exacta de un antiguo plastrón realizado por Carl Faberge a mediados del siglo XIX. Consta de cinco arcos móviles, cada uno de los cuales contiene una esmeralda de los Urales cortada en cabujón.

Broche fantasía floral

Este tipo de broches se utilizaban en la época zarista para decorar los vestidos, y solían ser seccionales. Este broche exacto nunca estuvo realmente en el cofre de los Romanov, sino que es una creación original realizada por joyeros soviéticos en 1991 a partir de imágenes de varias joyas antiguas. Fantasía floral consta de cinco partes móviles y puede transformarse en un collar, pequeños broches y colgantes. Con un peso de casi 400 gramos, la joya está hecha de platino, oro, 1.135 diamantes, 68 rubíes y 15 perlas.

Broche de rosa

Broche de fabricación soviética y una foto del antiguo broche.

La última emperatriz, Alexandra Fiódorovna (1887-1918), tenía un broche con forma de rosa que solo se conserva en fotos antiguas. Pero los joyeros soviéticos no se limitaron a hacer una copia de este artículo. La rosa de tamaño natural está hecha de platino y fijada sobre muelles, por lo que la flor parece balancearse como una de verdad. El broche está decorado con casi 1.500 diamantes y se fabricó en 1970 con motivo del centenario de Vladímir Lenin.

Collar y pulsera de muelles

El conjunto Primavera fue creado en 1977 basándose en la antigua joyería rusa. El collar y la pulsera son de platino y oro con diamantes de Yakut y esmeraldas de los Urales.

Broche bouquet

Pequeño y precioso ramo, fabricado en 1968, este artículo se asemeja a las joyas del siglo XVII con motivos florales populares. El Fondo del Diamante ha conservado varios broches antiguos similares. En el pasado, los maestros ponían láminas bajo las piedras para “colorear” los diamantes. El broche soviético está hecho de diamantes y esmeraldas.

Collar del jubileo 

Esta pieza de platino y oro se fabricó en 1981 para conmemorar el 35º aniversario de la Victoria soviética en la Segunda Guerra Mundial. Tiene 512 diamantes y 31 rubíes.

LEE MÁS: 10 obras maestras de la joyería con las que cuenta el Museo Estatal de Historia de Moscú 

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies