Sus cómics sexis recaudan mucho dinero y despiertan por igual admiración y odio

Andréi Tarúsov
El artista Andréi Tarúsov es un maestro del arte pin-up que aplica su talento tanto en Rusia como en Estados Unidos.

“Conseguirás que tu nombre pase a la historia del arte erótico”, anuncia con entusiasmo Andréi Tarúsov, de 34 años, a sus potenciales mecenas en un vídeo de presentación de su material de cómic para adultos que publica en Patreon. El primer libro de la serie – Swinging Island, una novela gráfica erótica sobre las aventuras de una pareja de nudistas inexpertos dispuestos a explorar su sexualidad en una paradisíaca isla turística- amplió la base de fans de Tarúsov y le inspiró para escribir una secuela: Swinging Island: Pleasure Land.

Mientras tanto, el maestro del arte pin-up trabaja con los principales estudios cinematográficos de Estados Unidos, coopera con empresas comerciales y estatales rusas y alimenta planes para aplicar su talento al “gran arte” en el futuro.

En 2015, Tarúsov siguió a su mujer y se trasladó a Los Ángeles. “Soy una persona afable y me gustó la idea de vivir en un lugar diferente”. En Estados Unidos, Tarúsov se dio cuenta de que los estadounidenses se diferenciaban de los rusos en su percepción del arte pin-up.

“A menudo, en Rusia predomina una actitud patriarcal con respecto al arte pin-up. Los rusos utilizan el pin-up para los anuncios; la promoción de ventas se hace con imágenes sexis. En Estados Unidos, la gente aprecia el fan art basado en películas famosas, pero lo utilizan con menos frecuencia para fines comerciales, porque no aceptan la sexualización [con fines comerciales]. A ellos [los estadounidenses] les encanta dividir lo privado de lo público [sic]”, dice Tarúsov.

Tras trasladarse a Estados Unidos, el artista pronto descubrió que necesitaba producir muchas más obras para mantenerse a flote económicamente. “En Estados Unidos no se puede llevar un estilo de vida relajado como en Rusia. Mientras estaba en Rusia, me bastaba con cumplir algunos pedidos realizados a través de comentarios de seguidores. En Estados Unidos, tuve que lanzar muchos proyectos paralelos: cómics, proyectos de Kickstarter, libros, barajas de cartas personalizadas, etc. Las cosas iban mejorando. He alcanzado un nuevo nivel de productividad en Estados Unidos; me di cuenta de que podía hacer más, y de ahí los resultados”, presume Tarúsov.

Tarúsov no tardó en darse cuenta de la demanda que había en los Estados Unidos. “Los estadounidenses me aceptaron bien. Muchos ya conocían mi arte. Participé en convenciones de cómics. Enseguida me di cuenta de que a los estadounidenses les gustaban los héroes de Marvel y las princesas de Disney. Empecé a dibujar lo que les gustaba y rápidamente alcancé cierto nivel de popularidad”.

En Rusia, las cosas eran radicalmente diferentes en cuanto a gustos y exigencias del público. “Mi carrera [en Rusia] comenzó con calendarios personalizados. Cada año, hago muchos para diferentes firmas comerciales e instituciones. En este sentido, estoy muy solicitado en Rusia. En Estados Unidos, la gente aprecia mi otra faceta, que es el fan art. Tiene una gran demanda en Estados Unidos, a diferencia de lo que ocurre en Rusia. En Rusia, el arte socialmente significativo suele tener más repercusión”.

El instinto artístico de Tarúsov le valió algunos proyectos con importantes revistas (Playboy, Maxim y otras) y estudios de cine en Estados Unidos. Dos de sus proyectos con la 20th Century Fox y los estudios Walt Disney consistieron en la cooperación con el equipo de Tim Burton para la promoción de las películas El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares y Alicia en el país de las maravillas.

A pesar de los temas predominantemente frívolos que Tarúsov explora en su arte, el artista suele inspirarse en fuentes mucho más serias y profundas. “Me gusta el viejo Hollywood y el cine europeo de los años setenta. También me inspiro en el arte clásico, los museos y las pinturas. Me gusta absorber información y basarme en ella”, dice el artista.

A veces, Tarúsov se sumerge en temas mucho más serios de lo que su estilo artístico podría sugerir a primera vista. Recientemente ha creado arte relacionado con las protestas en Estados Unidos, Rusia y Bielorrusia. “Así es como expreso mi opinión civil. Dibujo lo que me preocupa. Si no hubiera estado en Estados Unidos durante el movimiento Black Lives Matter, no lo habría entendido. Cuando pienso en algo el tiempo suficiente, empiezo a buscar formas de expresarlo [artísticamente].”

Tarúsov dice que siempre había participado en las principales protestas en Rusia, antes de alejarse a propósito de las noticias y la política durante un largo periodo. “Entonces me di cuenta de que era imposible permanecer en el vacío y no expresar mis opiniones políticas”, dice el artista, que a veces se refiere a temas sociales en sus obras.

En cuanto al argumento de la novela gráfica Swinging Island que recaudó 30.000 dólares en Kickstarter cuando se lanzó, Tarúsov dice que no plasma verdaderamente su estilo de vida. “Naturalmente, he tenido diferentes experiencias en mi vida, pero esto es más bien mi imaginación creativa en funcionamiento. Además, a menudo mis lectores me sugieren nuevos argumentos en los comentarios. Siempre pregunto a los lectores hacia dónde quieren que vaya la historia”, dice el artista.

Los temas provocativos de Tarúsov a veces llaman la atención de los críticos de mentalidad puritana, que expresan su desaprobación de la obra explícita del artista. “Sus pin-ups de Disney son extremadamente espeluznantes y de muy mal gusto. Como madre y abuela, me dan mucho asco. Me pondré en contacto con Disney Corporation para pedirles que se pongan en contacto contigo directamente”, decía un comentario.

Sin embargo, la artista no se inmuta. “El arte pin-up no es para masturbarse. Es un poco más interesante [que el porno]. No es tan primitivo [como el porno]. Además, mucha gente, incluso artistas, aprecia la forma en que realizo mi arte. Incluso tengo una escuela online en la que enseño a dibujar, no sólo pin-up, sino también otros estilos. El pin-up no es tan fácil de dibujar como parece. Muchos lo intentan, pero sólo unos pocos lo consiguen. Además, [el pin-up es apreciado] porque puedes dibujar algo que nunca podrás recrear en la vida real. Es difícil explicar [por qué la gente ama el pin-up], pero es así”, afirma.

Tarúsov guarda las críticas más duras en una carpeta a la que llama irónicamente ‘Vergüenza’ [Sramota en ruso] y a veces las revisa sólo para reírse.

Sus planes para el futuro son empezar a dibujar con óleo. “Ha llegado el momento de sumergirse en el arte serio”, dice el artista.

LEE MÁS: Pin-Up vintage como si fuese propaganda soviética

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies