10 pilotos rusas que dominan los cielos…e Instagram (Fotos)

@ryzhikova_m
Estas mujeres demuestran que el cielo es el límite y que cualquiera puede seguir su verdadera vocación, ¡aunque sea a 3.000 metros de altura!

Ser piloto sigue siendo considerado por muchos una profesión “masculina”: En todo el mundo, sólo el 5% de los pilotos son mujeres. Sin embargo, a continuación os presentamos algunas mujeres sorprendentes de Rusia que están rompiendo los estereotipos y eligiendo competir por lo más alto con sus homólogos masculinos.

1. La copiloto de la aerolínea de bajo coste Pobeda, Olesia Sheláieva, tiene más de 23.000 seguidores en Instagram. “El mundo de la aviación no tiene límites y ofrece a todos sus entusiastas algo más que un 'hobby'... al menos, una visión del cielo”, escribe. Por cierto, también fue copiloto en el reciente y especial vuelo de Pobeda de Moscú a... Moscú. 

2. Yulia Krilova es piloto de un avión de entrenamiento militar Aero L-29 Delfín en el aeródromo de Oréshkovo, en la región de Kaluga (por cierto, el hogar del famoso oso Mansur).

“Soy una persona adicta a la aviación. Puedo charlar sobre el vuelo durante horas. Y cuando me canso de ello, bebo un poco de agua y vuelvo a empezar mis 'aviocháchara'”, se describe a sí misma.

“En mi blog, muestro lo hermosa que es la aviación, lo hermoso que es el cielo y espero inspirar a todos los que consultan mi blog para que sigan interesados en la aviación (y en mi blog) para siempre”, escribe Yulia.

3. María Uvárovskaia es piloto al mando desde 2014. Tras graduarse en la Academia de Aviación Civil de San Petersburgo, se incorporó a la compañía aérea Aeroflot en 2007. Empezó a trabajar como copiloto en el Tu-154 y ahora vuela un Airbus A320.

“La máxima acrobacia que me permito en mi trabajo es cuando todo está tranquilo, en calma y normal”, dice María.

4. Margarita Rízhikova, de 25 años, es estudiante de la escuela de formación de la región de Orenburgo, tras lo cual podrá trabajar en la aviación civil. Para la formación se utilizan pequeños aviones Diamond DA40NG y 42NG de cuatro plazas. “¿Qué significa para una chica estudiar en una escuela de vuelo de aviación civil? Es lo mismo que para un chico, pero siempre hay que responder a ese tipo de preguntas”, ironiza. Sin embargo, admite que una de las cosas más duras para ella en la escuela son los madrugones.

5. La primera y única piloto al mando de la compañía aérea de Yakutia, Anna Lozóvskaia, confiesa que se inspiró en su padre, piloto del helicóptero Mi-8.

“Observando con admiración a mi padre, que sembró en mí el amor por el cielo desde la infancia, decidí seguir sus pasos y probar en la aviación. Mis padres, al enterarse de mi decisión de ser piloto, no interfirieron, me apoyaron”, dice Anna. “Ya tengo un total de 4.300 horas de vuelo, de las cuales 1.100 horas las realicé en tareas sanitarias para prestar atención médica de urgencia en asentamientos remotos y de difícil acceso de Yakutia”, afirma.

6. A los 24 años, Aliona Verjúshina ya es copiloto de Airbus A320 en Nordwind Airlines. Se decantó por la aviación en el instituto y terminó la escuela de formación en la región de Riazán.

“Ahora hay muchas chicas en el negocio, la demanda de esta profesión ha aumentado. Tal vez, por la atracción de Instagram, tal vez porque las chicas se dieron cuenta de que pueden ser pilotos”, dice Aliona.

Su cuenta de Instagram es muy bonita, ¡sobre todo las vistas desde su cabina!

7. En 2017, Viktoria Kúmova se convirtió en la primera mujer piloto de la aerolínea Utair. A los 31 años, se clasificó como piloto al mando de Boeing-737CL/NG, tras 9 años como copiloto.

“Me gusta la sensación de libertad. Sí, el trabajo es difícil, con un horario duro, pero no estás atado a un lugar, cambias constantemente de ciudad, de dirección, de vista fuera de la ventana, de rutas aéreas. Cada vuelo es único”, dice.

Su adicción por las alturas apareció gracias a su padre, también piloto. “En nuestro campo, las mujeres piloto son tratadas a veces con cierta cautela, pero una vez que creyeron en mí, me dieron la oportunidad de cumplir mi sueño de la infancia”, admite Viktoria.

8. María Trúnina es piloto al mando de Aeroflot. Al principio trabajaba en los servicios de tierra de la aerolínea de bandera rusa, pero luego fue a un aeroclub y probó a volar. Esto la inspiró tanto que primero se convirtió en piloto comercial de pequeña aviación y luego se formó para convertirse en piloto certificada de Boeing 737.

9. La piloto rusa Svetlana Kapánina ha sido siete veces campeona mundial absoluta de deportes aéreos.

Lleva más de 30 años en el cielo: empezó a formarse a finales de los años 80 en un aeroclub y, desde el año 2000, Svetlana trabaja como piloto instructor para la Oficina de Diseño de Sujói. Es difícil de creer, pero Svetlana se convirtió en piloto por accidente: en su juventud, quería hacer paracaidismo, pero confundió las citas y se presentó en un curso de deportes de aviación, en su lugar.

10. Olga Yeroshenko es piloto comercial. Se dedica al transporte de aviones y a la coordinación de rutas. En su blog, explica lo que significa ser rubia en el aire y bromea sobre la combinación de su manicura y el color de los aviones.

LEE MÁS: Esta es Irina Márkova, instructora de vuelo acrobático

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies