Ruso construye maqueta a tamaño real de un galeón en su patio trasero

Antón Vergun/www.go31.ru
Lo ha convertido en el “Museo de la Piratería”.

Valeri Kiku vivía en Crimea antes de trasladarse a una aldea en la región de Bélgorod, en el suroeste del país y una zona sin mar. Como extrañaba el mar hizo algo inesperado.

Kiku construyó en el patio trasero de su casa una reproducción fiel de galeón, un barco de vela de varias cubiertas usado por los estados europeos de los siglos XVI a XVIII.

Kiku bautizó su creación como “Golden Hind” (Cierva dorada) en honor al galeón capitaneado por el marino inglés Sir Francis Drake.

Aunque el barco recién construido no puede navegar realmente y se mantiene en tierra firme en el patio trasero de Kiku, se parece mucho al famoso buque.

“Soñaba con un amigo ser dueño de un barco cuando vivía junto a una base naval en Crimea”, dijo Valeri Kiku en una entrevista con Ruptly.

El sueño de la infancia no se materializó inmediatamente. Kiku se mudó, construyó una casa y tuvo hijos. Mientras sus hijos crecían, uno de sus hobbys era hacer maquetas de barcos.

Sin embargo, pronto, el inofensivo pasatiempo entró en aguas desconocidas.

“Cuando necesité construir un taller de garaje, por alguna razón quise que pareciera un barco. Tomé el Golden Hind como modelo para mi proyecto”, dijo Kiku.

El hábil artesano fue metiéndose cada vez más en su hobby. Se propuso construir un modelo de un galeón a su escala original. Kiku construyó la planta baja de la estructura en 2014 y gradualmente fue subiendo hasta que terminó los mástiles y las velas del barco más de seis años después.

Los vecinos de Kiku, que veían el mar una vez al año mientras estaban de vacaciones, vieron su proyecto con recelo al principio. El hombre fue criticado por despilfarrar dinero en el proyecto que otros consideraban inútil.

“Pero ya he construido una casa, ayudo a mis hijos [con dinero]. [Construir el galeón] es mi hobby”, respondió Kiku a quienes les resultaba difícil entender por qué alguien construiría un barco en su patio trasero tan lejos del mar.

Sin embargo, el inusual sitio -que Kiku transformó en lo que llamó el Museo de la Piratería- atrae hoy en día la atención de los lugareños e incluso de la gente que vive en los asentamientos y ciudades cercanas. En 2020, el propietario del barco comenzó a permitir visitas en la cubierta de la maqueta del Golden Hind. Aunque nada indica de que Kiku tenga intenciones de comercializar su proyecto.

LEE MÁS: Moscú en miniatura: concluyen 8 años después maqueta de 369 metros cuadrados de la capital rusa

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

Más historias fascinantes en la página de Facebook de Russia Beyond.
Lee más

Esta página web utiliza cookies. Haz click aquí para más información.

Aceptar cookies